El último ciberataque costará 113 millones al dueño de 'Durex'

Anillos estimuladores de Durex. /Ideal
Anillos estimuladores de Durex. / Ideal

El nuevo virus 'Petya' ha afectado su capacidad de frabricar y distrbuir los productos en su mercado mundial.

EUROPA PRESSLondres

Reckitt Benckiser, dueño de marcas como 'Durex', 'Harpic' o 'Nurofen', calcula que el último ciberataque masivo protagonizado por el virus 'Petya' restará un punto porcentual al crecimiento de la facturación de la compañía, lo que equivale a un impacto negativo de 98,9 millones de libras (113 millones de euros), según ha informado la multinacional.

La compañía, que en 2016 alcanzó una cifra de negocio de 9.891 millones de libras esterlinas (11.275 millones de euros), ha rebajado al 2% su previsión de crecimiento de las ventas en el conjunto del presente ejercicio, cuando anteriormente esperaba una expansión del 3%.

La mayor parte del impacto negativo derivado de este ciberataque se registrará en las cuentas del segundo trimestre, cuando Reckitt Benckiser anticipa una caída del 2% de sus ventas, lo que equivale a un impacto negativo de 45 millones de libras (51 millones de euros).

"Creemos que el problema ha sido contenido materialmente y seguimos trabajando con nuestros socios tecnológicos para resolver las cuestiones pendientes", dijo la empresa.

Sin embargo, la multinacional reconoció que el ciberataque del pasado mes de junio afectó a su capacidad de "fabricar y distribuir productos a los consumidores en múltiples mercados", lo que impidió enviar y facturar algunos pedidos antes del cierre del trimestre, mientras que algunos centros de producción "aún no operan con normalidad".

De este modo, la compañía expresó su confianza en que parte de los ingresos perdidos en el segundo trimestre se recuperarán en el tercero, aunque admitió que las persistentes dificultades en algunas fábricas hacen prever la pérdida permanente de algunos.

'Petya', el nuevo virus de ciberataque

El pasado 27 de junio, empresas e instituciones de varios países de europeos fueron víctimas de un ciberataque protagonizado por una variedad de 'ransomware' conocida como 'Petya', que secuestró los ordenadores de empresas como la propia Reckitt Benckiser, la firma de publicidad británica WPP, el grupo de alimentación Mondelez o la danesa Maersk.

En este sentido, la naviera danesa ha emitido un comunicado en el que informa de que sigue trabajando en la plena recuperación tras el ciberataque, subrayando que ha desplegado todos los recursos necesarios para mantener el flujo de transporte con las menores interrupciones posibles.

Temas

Europa

Contenido Patrocinado

Fotos