El salario medio cae por primera vez desde la crisis y se sitúa en 1.878 euros

Un operario en una cadena de montaje./Rafa Gutiérrez
Un operario en una cadena de montaje. / Rafa Gutiérrez

La distancia entre el 10% con mayor retribución y el 10% con menor sueldo también ha descendido pero aún continúa siendo muy alta, del 900%

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Aunque España encadena ya tres ejercicios consecutivos de crecimiento económico superior al 3%, la recuperación sigue sin alcanzar a la mayoría de trabajadores. Así lo demuestra que sea precisamente ahora, una década después del inicio de la última gran crisis, cuando empieza a caer los sueldos de forma generalizada. Lo dice el propio INE, cuyos datos que revelan que el salario bruto mensual en 2016 se redujo 15,6 euros respecto al de 2015 para situarse en los 1.878,1 euros. Esto supone que disminuyó hasta ocho décimas en solo doce meses.

Esa bajada importante cobra aún más relevancia al ser la primera vez que sucede en toda la serie estadística histórica, que se remonta a 2006. Desde entonces el sueldo bruto promedio de los españoles ha ido creciendo desde los 1.572 euros de una década atrás hasta los 1.893,7 euros de 2015. Ni siquiera cayó -hablamos en medias, pues si hubo bastantes empresas donde descendió- en los años más duros de la crisis, cuando una de las formas de capearla fue, además de la notable destrucción de empleo, bajadas masivas de las remuneraciones de trabajadores. Hasta ahora.

Desde el organismo estadístico no hacen interpretaciones de las causas. No obstante, es más que probable que la baja calidad de los empleos que se están creando, donde nueve de cada diez son temporales, sea al menos una de las razones más importantes. De esta forma, los puestos cada vez peor pagados tiran la media hacia abajo.

Y esto se refleja muy bien en esta estadística que, tomando como base los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), delimita los trabajadores en tres grupos dependiendo de su remuneración: el 40% de los asalariados ganó entre 1.229,3 y 2.137,5 euros en 2016, mientras que un 30% se situó por encima de esa horquilla y otros 30 %, por debajo.

Lo que sí explica el INE es que "los contratados temporales tienen salarios más bajos que los indefinidos". Así, mientras que el sueldo medio de los segundos se situó en los 2.079,8 euros brutos al mes en 2016, el de los temporales se redujo hasta los 1.312,4 euros, un 58,4% inferior. Además, el 50,9% de los eventuales percibió una remuneración inferior a 1.229,3 euros en 2016, frente al 22,6% de los empleados fijos.

Menor tiempo y antigüedad

Otros factores que han podido ser determinantes son el tiempo de trabajo -los sindicatos vienen denunciando que cada vez hay más jornadas a tiempo parcial no deseadas- y la antigüedad. "Trabajar menos de la jornada habitual implica una mayor probabilidad de estar en tramos inferiores de remuneraciones", explica el organismo estadístico. El salario medio de los trabajadores a tiempo completo se situó en 2.106,7 euros brutos al mes, mientras que en jornada parcial se redujo hasta los 734,2 euros.

A su vez, una persona que acaba de entrar a trabajar en una compañía cobra de media unos 1.000 euros mensuales menos que el que lleva en dicha compañía diez años o más: 1.232,3 euros ingresa el primero frente a los 2.397,3 euros del segundo. Y, de igual manera, el sueldo medio de los jóvenes menores de 25 años se situó en 1.029,3 euros, frente a los 2.228,1 euros que cobraron de media en 2016 los mayores de 55 años, algo que en la nota atribuyen a que entre la juventud hay una mayor proporción de trabajo a tiempo parcial y temporal, así como una menor antigüedad.

También destaca la importante brecha en cuanto a género: ellas cobran al mes casi 415 euros menos que ellos. Y otro dato más de la gran diferencia salarial que hay: cuatro de cada diez mujeres percibieron menos de 1.229,3 euros al mes, frente a apenas dos de cada diez hombres. El INE considera que una de las razones principales es porque "ellas suelen trabajar a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad menos remuneradas en mayor proporción que los varones".

De hecho, el salario más bajo se dio entre los empleados del hogar, que ingresaron en 2016 poco más de 823 euros y donde la gran mayoría son mujeres. Agricultura y hostelería son las otras dos actividades en las que menos se gana: 1.159,5 y 1.172 euros al mes, respectivamente. Por el contrario, los salarios más altos se pagaron en el sector financiero y las compañías de seguros, donde el sueldo medio se situó en 3.126,8 euros brutos al mes pese al recorte de más de 350 euros el año pasado.

En cualquier caso, la diferencia salarial entre el 10% de los trabajadores con mayor retribución y el 10% con menor sueldo también se redujo por primera vez en la crisis. Eso sí, pese a dicho ajuste la diferencia todavía sigue siendo muy alta, del 900%.

Fotos