Lorenzo Amor: «Hay autónomos que ya están subiendo los salarios de sus empleados más del 5%»

orenzo Amor, presidente de la Federación de Asociaciones de Autónomos. / J. R. LADRA

Para el presidente de ATA el colectivo «no se merece que la banca siga pidiendo la partida de bautismo» para dar un crédito

ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Cada día del mes de mayo, quince personas se dieron de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en Castilla y León. En el primer trimestre del año, los autónomos personas físicas generaron 1.099 puestos de trabajo asalariados que sirvieron para impulsar el empleo generado por el colectivo a un ritmo cercano al 2,4%, más del doble que el total de empleo. «Veo en las cifras que el auge del empleo autónomo ha venido para quedarse y no es algo coyuntural como respuesta a la crisis del mercado laboral, como muchos siguen argumentando», sostiene Lorenzo Amor, presidente de la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). «El 77,3% de los que hay en Castilla y León han consolidado su actividad y tienen más de tres años de antigüedad», recuerda.

–¿Cómo está la salud del colectivo que representa?

–En este momento, al igual que sucede con la economía española, hay autónomos a los que le está yendo bien, regular y mal. Cada grupo son un tercio, aproximadamente. A quienes mejor les va es a los que trabajan en algún ámbito que tenga que ver con el sector turístico, o con las actividades que más tiran de la economía. Regular les marcha, por ejemplo, a los que se mueven en el entorno de la hostelería, o en el mundo profesional, que experimentan una recuperación pero lenta y suave. En el tercio de autónomos a los que aún les va mal englobaría a gran parte de los del sector del comercio. Sobre todo el de proximidad, el tradicional, concentra a quienes aún lo están pasando mal y se trata de un sector que tiene un verdadero problema debido a las grandes cadenas y los nuevos modelos de venta por Internet. También metería aquí a los autónomos que se ocupan en las nuevas formas de trabajo; muchos de ellos están rozando una relación mercantil pseudo laboral. Me refiero a los que se dedican más bien, algunos de ellos, a actividades encubiertas, aquellos que en lugar de ser asalariados, son autónomos. Estos todavía no tienen una facturación suficiente.

–Los falsos autónomos, que algunos como los sindicatos aseguran que son los que más aumentan...

–La expresión ‘falso autónomo’ no me gusta. No quiero dar publicidad a quienes en realidad no son autónomos. Me limito a decir que debe actuar la Inspección de Trabajo.

Pero, ¿no cree que hay muchos de ellos que se ven obligados por algunas empresas a darse de alta como trabajadores por cuenta propia y que son más víctimas que responsables de esa ‘falsedad’?

–Creo que se trata de un asunto exclusivamente de la inspección. Tenemos un buzón del fraude en el empleo y a todo el que se encuentra en esta situación le recomendaría que lo denuncie.

–¿Es efectivo?

–Absolutamente. Cuatrocientas mil actividades irregulares descubiertas hasta la fecha significa un promedio de más de quinientas al día.

–¿Se trata de la punta de un iceberg muy grande, o es una corrección significativa?

–Evidentemente en España sigue habiendo fraude laboral, pero que se hayan regularizado todas estas me parece muy importante. Claro que quiero que se llegue mucho más lejos.

«La competencia empuja fuerte y la formación, el reciclaje y adaptarse al cambio es fundamental»

–¿Qué puede o qué debe hacer un autónomo para mejorar la marcha de su negocio en estos momentos?

–Hay que adaptarse a las nuevas realidades y a los nuevos tiempos. El mundo digital entra con gran fuerza y hay que apostar por el comercio electrónico y por todas las oportunidades y avances que proporciona la digitalización. El autónomo ya no compite sólo con el vecino de la puerta del al lado, sino también con alguien que se anuncia en Internet. Esto es imparable y un reto para muchos autónomos. Si no puedes con ese competidor, aprende de él para saber cómo competir. Un sector donde se está trabajando en esto es el del taxi. Buscan sacarle partido a las posibilidades de lo digital, promueven plataformas propias para prestar mejor servicio al ciudadano. Así hacen frente a las nuevas formas de transporte que están apareciendo. El comercio, o los profesionales, tienen que intensificar su ritmo de adaptación porque la competencia empuja muy fuerte. La formación, el reciclaje, el aprendizaje continuo y el saber adaptarse día a día a las nuevas realidades es fundamental.

–A las pymes se les recomienda crecer y ganar tamaño como condición indispensable para, incluso, sobrevivir. ¿Necesitan los autónomos también buscar fórmulas de asociación, o alianzas complementarias, para acceder a nuevos nichos de mercado? ¿Tiene el colectivo camino por recorrer en este sentido?

–El autónomo es el que más tamaño ha ganado. Nunca ha habido en España, ni en Castilla y León, tantos autónomos generando empleo. Hemos pasado de tener 400.000 autónomos empleadores a tener 500.000. Me refiero a autónomos personas físicas, no a societarios. Hemos pasado de generar 780.000 empleos, a casi 900.000. Eso significa que el autónomo está ganando tamaño. Algunos hablan de la economía colaborativa como un sector de futuro;bien, pero lo primero que hay que hacer es regularla. Es un problema de toda la UE. Y Uber no es economía colaborativa, porque no puede serlo una empresa que paga el 20% a quien realiza el transporte y el resto es beneficio. No todo vale. Para el autónomo todo son inspecciones y trámites, mientras que alguien que vende por Internet puede hacer lo que quiera. Ojalá no haya que esperar a sufrir un problema sanitario con algún alimento para que se tomen medidas. Por otro lado, cuando compro algo en una tienda física sé que ese IVA se queda en España. Pero cuando compro a través del comercio electrónico, ¿a dónde va?

–Ese empleo que dice que están creando los autónomos, ¿cómo es? ¿Está la situación como para que sea ya estable y de cierta calidad?

–Para una gran empresa, un trabajador es un número. Para una pyme es un apellido. Para un autónomo, es un compañero de fatigas. Quiero decir que ese compañero, en los años de la crisis, ha estado con la misma fatiga que el autónomo. Muchos de ellos, haciendo esfuerzos para mantener los puestos de trabajo. Ahora, los autónomos están devolviendo a los trabajadores el poder adquisitivo perdido. Cuando oigo que si la patronal y los sindicatos pactan una subida salarial del 1% o del 2%... Conozco a autónomos a quienes ya empieza a irles bien y que están subiendo los sueldos por encima del 5%. Quizá cuando las cosas iban mal los bajaron el 20%para sobrevivir y no prescindir de nadie. Ahora, el que puede, está devolviendo. El autónomo siempre ha creado empleo de calidad. Invierte en sus empleados, los forma, los integra... El empleo temporal no interesa. Quizá el comercio aún no pueda, pero otros, sí.

–¿Mejora la financiación para el colectivo?

–Yo fui a Iberaval y me ha ido muy bien. Lo recomiendo a todo el mundo; allí es más fácil. Sí se nota que los bancos están como locos por dar financiación, pero al final a los autónomos nos siguen pidiendo hasta la partida de bautismo.

«Si hubo que bajar los sueldos el 20% cuando las cosas iban mal fue para sobrevivir y no prescindir de nadie»

–¿No cree que lo hagan por su propio bien?

–No son los autónomos los que han generado los problemas de morosidad de la banca. Lo que pasa es que se utiliza el mismo rasero para todos.

–Ha invitado usted a la Junta de Castilla y León, como método para combatir el fraude del IVA, a aplicar desgravaciones en el tramo autonómico del IRPF por gastos realizados en servicios sanitarios, de educación o reparaciones domésticas. ¿La España autonómica trata a los autónomos de manera muy desigual?

–Hay mucho complejo a la hora de tratar el asunto del gasto en sanidad privada, en educación extraoficial o en reformas del hogar. A todos nos han ofertado servicios con o sin IVA, por parte de actividades que no están dadas de alta. Si una factura permitiera deducirse el gasto, las personas preferirían contratar a quienes están dados de alta. Cuando me he encontrado con un médico que ni tenía datáfono ni daba facturas, no he vuelto a aparecer. Cantabria ya tiene esta deducción y Canarias está estudiándola. He pedido que sea de ámbito estatal pero hay complejo para reconocer lo que es una realidad, que muchos ciudadanos de este país visitan la sanidad privada y que recurrimos a academias para complementar la formación de nuestros hijos. Que se haga de forma legal eleva la recaudación y nos viene bien a todos.

Fotos