Diez propuestas para combatir el paro juvenil

Inauguración de un curso de Formación Profesional./Archivo
Inauguración de un curso de Formación Profesional. / Archivo

El Instituto de Empresa Familiar considera que la mejor arma para reducir el desempleo es reformar y potenciar la Formación Profesional Dual, a ejemplo de Alemania o Austria

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el país es el paro, y más concretamente el juvenil, cuya tasa se dispara al 37,5% en la población entre 16 y 24 años, pese a haberse rebajado considerablemente después de superar el 55% en el peor momento de la crisis. Sin embargo, aunque en España se dé la segunda tasa de desempleo más alta de Europa, las empresas manifiestan que tienen serias dificultades para encontrar personal cualificado que se adapte a los requerimientos de los nuevos empleos, algo que parece ser una paradoja.

Ante este panorama, el Instituto de Empresa Familia (IEF) considera que la mejor arma para terminar con el elevado desempleo juvenil es hacer una reforma en profundidad de la Formación Profesional Dual -a imitación de países con bajo paro juvenil y un fuerte arraigo de este tipo de formación, como Alemania o Austria-, puesto que parece claro que «existe un desfase entre nuestro sistema de formación y el mercado de trabajo», algo que se ha convertido en «uno de los principales obstáculos para el crecimiento empresarial», según consta en el informe 'Orientación Profesional y Formación Dual: Hacia un modelo integrado para el empleo juvenil' elaborado por el IEF con la colaboración de la Fundación Bankia.

Por eso, y tras analizar en profundidad el fenómeno del desempleo juvenil, el estudio realiza diez propuestas concretas en el ámbito de la Formación Profesional encaminadas a combatir este problema:

-Incorporar la Formación Profesional Dual como uno de los grandes pilares del futuro pacto por la educación, teniendo en cuenta que, si sufre demoras en el tiempo, hay que desarrollarlo igualmente.

-Generar información pública de calidad sobre las tendencias del mercado laboral, las profesiones del futuro y las especialidades de los centros de formación, de forma que facilite la toma de decisión de los jóvenes.

-Potenciar la figura del orientador profesional e integrarla como parte del proceso formativo.

-Fomentar la especialización de los centros de formación para elevar su calidad y facilitar su integración en los procesos productivos.

-Incentivar la movilidad de los jóvenes a aquellos centros de Formación Dual especializados que mejor se adapten a sus capacidades y expectativas profesionales.

-Impulsar la colaboración público-privada en el ámbito formativo, especialmente en la gestión de los centros de formación que implementen la modalidad dual.

-Definir y capacitar adecuadamente la figura del tutor en la empresa, a la vez que invertir en la formación y actualización del profesorado.

-Promover la Formación Profesional Dual entre pequeñas y medianas empresas que puedan satisfacer las necesidades locales y sectoriales.

-Adaptar el marco regulativo y administrativo con el fin de facilitar el desarrollo de la Formación Profesional Dual.

-Realizar un seguimiento y evaluación de la política formativa por centros, de forma que permita un control de la eficiencia y la generación de estadísticas de calidad.

Contenido Patrocinado

Fotos