Apenas un 4% de los parados cambió de residencia en el último año

Desempleados en la cola del Inem. / Archivo

De lo más de 4,2 millones de desempleados, 3,5 millones llevan en el mismo municipio más de cinco años y 1,4 millones no se ha trasladado nunca

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La búsqueda de empleo es una tarea que en muchas ocasiones obliga a las personas a trasladar su lugar de residencia. Sin embargo, parece que en España esta tendencia está muy poco arraigada, tanto si ya tienes un trabajo como si lo que quieres es encontrarlo. Y eso pese a que cuenta todavía con una tasa de desempleo superior al 18%.

Pues bien, de los más de 4,2 millones de parados que había en el país en el primer trimestre de 2017, apenas 171.300, un 4%, cambió de municipio de residencia en el último año, según se desprende de la Estadística de Movilidad Laboral y Geográfica publicada hoy por el INE.

Supone, sin embargo, una décima más que el año pasado y se encadenan dos años consecutivos de incrementos después de cinco años de tendencia a la baja, precisamente desde 2015, cuando se logró medio millón de ocupados más coincidiendo con la recuperación económica. Aún así, todavía representan un 1,6% menos de parados que se han trasladado respecto a 2010, cuando se situaba en el 5,6%.

Pero todavía hay otros datos muy llamativos: 3.529.000 de parados llevan en el mismo municipio al menos cinco años, lo que supone un 82,9% del total, y un tercio de los desempleados (32,6%) no ha cambiado de residencia nunca, concretamente 1,38 millones.

La movilidad geográfica entre los parados es superior entre los más jóvenes: un 5,5% de los que tienen entre 16 y 34 años se ha mudado en el último año, porcentaje que se reduce hasta el 2,2% entre los mayores de 55 años. De igual manera, los extranjeros son más dados a cambiar de residencia: un 9,3% de los parados no nacionales lo ha hecho en el último año, frente a un 3% de españoles.

Y si se analiza por comunidades, los desempleados más nómadas fueron los navarros, catalanes y madrileños, precisamente las regiones que más empleo generan. Por el contrario, los más sedentarios fueron los extremeños, andaluces y baleares, los dos primeros con una alta tasa de paro.

Menor movilidad entre trabajadores

Y este fuerte arraigo que hay entre los parados se manifiesta de forma más acusada entre los ocupados. Así, apenas un 2,4% de los más de 18,4 millones de trabajadores que había en España en el primer trimestre de 2017 cambiaron de municipio de residencia hace menos de un año, una décima menos que en 2016 y nueve menos que en 2010.

A su vez, casi 16 millones de ocupados (un 86,1% del total) lleva cinco años o más en la misma localidad, mientras que uno de cada tres no ha cambiado de lugar de residencia desde su nacimiento. Al igual que sucedía con los parados, la movilidad de los trabajadores es superior entre los más jóvenes: el 4,7% del total de ocupados tenía entre 16 y 34 años, porcentaje que se reduce hasta el 0,8% entre los mayores de 55 años.

Fotos