Luz verde al decreto que facilita la reinversión de 5.000 millones de superávit de los ayuntamientos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Consejo de Ministros./EFE
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Consejo de Ministros. / EFE

El Gobierno aprueba la normativa que amplía las áreas financieramente sostenibles que permitirán destinar estos recursos a a infraestructuras sociales, culturales y deportivas

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El Gobierno ha aprobado el decreto ley que permite a los ayuntamientos reinvertir los más de 5.000 millones de superávit obtenidos en 2017. En concreto, con esta normativa las corporaciones locales no tendrán que esperar a que se aprueben los Presupuestos de 2018 y podrán desde ahora hasta abril de 2019 -prácticamente un año- para gastar parte de esos recursos. Además, se amplían las áreas en las que los municipios pueden destinar esas inversiones, como le habían exigido los ayuntamientos.

De esta forma, el Ejecutivo cumple el acuerdo alcanzado con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para sacar adelante este mes el decreto que facilita la reinversión. «La medida permite que utilicen una parte importante de su superávit para financiar inversiones que hacen que esas corporaciones locales sirvan mejor a los ciudadanos», ha señalado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Hay que tener en cuenta que las corporaciones locales suman seis ejercicios con saldos positivos en sus cuentas públicas. Sin embargo, la regla de gasto recogida en la ley de estabilidad impide que puedan utilizarlo en su mayor parte. Es decir, fija un tope de incremento del gasto en función del crecimiento potencial de la economía, lo que en la práctica impide a los ayuntamientos consumir su superávit salvo que se dediquen a operaciones financieramente sostenibles (mantenimiento de alumbrado, alcantarillado, zonas verdes, sistemas de transporte...) o amortizar la deuda.

Pues bien, el decreto aprobado recoge la demanda de la FEMP de extender el concepto de inversiones financieramente sostenibles –aquellas a las que se pueden dedicar los recursos del superávit–. «Ampliamos los capítulos que entran en ese concepto de financieramente sostenibles a otros capítulos», ha resaltado Montoro. En concreto, podrán dedicarse a áreas de seguridad y orden público, protección civil, prevención de incendios, centros docentes educativos, asistencia primaria sanitaria, bibliotecas e instalaciones culturales y deportivas.

Contenido Patrocinado

Fotos