Sólo un 14% de las 'start-up' genera resultados positivos

Un ingeniero de Bilbao con el robot expendedor diseñado por él mismo en su 'start-up'. / E. C.

Más de la mitad de los negocios de emprendedores se quedan en el camino, aunque esta cifra ha descendido un 11% en el último año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La multitud de aplicaciones móviles para gestionar viajes, facilitar habitaciones compartidas o guiar a los turistas, entre otras muchas iniciativas que lanzan los emprendedores a través de las 'start-up' aún no consiguen beneficios de explotación positivos. Solo un 14% de estos proyectos alcanzan un Ebidta -resultado antes de impuestos y amortizaciones- en números negros, según el Mapa del Emprendimiento 2017 presentado hoy por Spain Startup-South Summit.

Aunque aparentemente se trate de un porcentaje mínimo de iniciativas empresariales que consiguen una cuenta de explotación óptima, la fundadora y responsable del encuentro que tendrá lugar del 4 al 6 de octubre en Madrid, aclara que "si tenemos en cuenta que una 'start-up' tiene hasta cinco años de vida y que la mitad de esas iniciativas fallan, en realidad la tasa de proyectos que tienen Ebitda positivo es muy elevado". De hecho, ese 14% de empresas noveles aspiran a cerrar este año con una facturación de entre 150.000 y 500.000 euros.

El mercado en el que se mueven estas iniciativas es mucho más volátil que el de las grandes corporaciones, asentadas plenamente en su actividad. De hecho, todavía fallan un 55% de los proyectos que se ponen en marcha, aunque esta cifra es un 11% inferior a la del anterior informe referido a 2016, donde se reflejaba que un 62% de las 'start-up' tenían que cerrar anticipadamente por falta de negocio. Sin embargo, una de cada tres sociedades es vendida antes que optar por el cierre definitivo.

El informe del Spain Startup South-Summit refleja que cuantas más veces intenta un emprendedor llevar a cabo una iniciativa empresarial, menor es el grado de fracaso. "La tendencia a ese fracaso disminuye a medida que aumenta el número de 'start-up' creadas por una misma persona", según el informe. Así, la probabilidad de fracaso en la primera iniciativa es de un 33%, mientras que en la segunda cae al 29%, en la tercera hasta un 26% y en la cuarta hasta un 20%.

Al mismo tiempo, la profesionalización de estos proyectos de emprendedores conlleva un auemnto de la generación de empleo. Actualmente, en España dos de cada diez 'start-up' cuentan con un equipo de entre cinco y 10 personas, y un 9% tiene entre 10 y 20 empleados en plantilla, un 2% más que en 2016.

Además, la primera fuente de financiación de los emprendedores siguen siendo sus propios recursos -así ocurre en un 57% de los casos en los que se deciden a lanzar un proyecto-, mientras que en un 24% de las ocasiones se recurre a ayuda financiera de amigos y familiares, en un 15% a fondos pricados, en un 2% a crédito bancario y en otro 2% a proyectos de 'crowdfunding'.

Fotos