Casi la mitad de clientes afectados por el Popular acepta los bonos del Santander

La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín. /Efe
La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín. / Efe

En medio mes, los titulares de 490 millones de euros suscriben la compensación que el banco les ofrece por las pérdidas sufridas tras la intervención

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El consejero delegado del Banco Santander España, Rami Aboukhair, ha explicado que la entidad ha conseguido que un 50% del volumen previsto para compensar a los antiguos accionistas del Popular se haya adherido a la solución propuesta por la entidad presidida por Ana Botín. El grupo había realizado una emisión de 980 millones de euros, por lo que serían aproximadamente unos 490 millones los suscritos hasta ahora a la misma.

Aunque ese importe no se corresponde exactamente con el número de accionistas, la cifra ofrecida por Aboukhair en el encuentro financiero de KPMG representaría a casi la mitad de los minoritarios, al haberse acotado esta posibilidad financiera a los inversores con posiciones de hasta 100.000 euros. Se calcula que los afectados potenciales rondarían entre los 110.000 y los 115.000 inversores, por lo que serían algo menos de 50.000 los adscritos a estos 'bonos fidelización'.

En principio, el Santander había habilitado un calendario para adherirse a este sistema, que vencía el 7 de diciembre de este año. Sin embargo, el proceso se ha acelerado desde que se puso en marcha a mediados de este mismo mes por parte de las oficinas del grupo. Con la adquisición de este producto, que es gratuito para quienes compraran acciones del Popular entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016, se ofrece un interés anual del 1% durante los siete primeros años de vida del bono, en pago trimestral. A partir de 2024, se aplica una remuneración ligada a una permuta de carácter quinquenal. Quienes deseen acogerse a este sistema tendrán que renunciar a emprender acciones legales y mantener una relación comercial "equivalente" a la que tenían cuando compraron las acciones o las obligaciones subordinadas.

Esta compensación se puso en marcha como compensación por la pérdida total de las inversiones de los minoritarios, al establecerse en el rescate del Popular una valoración de cada título del banco a 0 euros, lo que implicaba la liquidación de esas acciones, así como de la deuda, para los tenedores de bonos y otros instrumentos similares.

Santander estima en unos 680 millones de euros el coste de la emisión para la entidad, pero aclaró que la operación no tendrá impacto adicional en el capital del grupo teniendo en cuenta los ajustes que se realizaron tras la adquisición de Popular. En el folleto de emisión, el banco indicaba que la acción de fidelización tampoco tendrá impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias y que su impacto en patrimonio neto "no será significativo".

Contenido Patrocinado

Fotos