El Ibex-35 atrapa los 9.700 puntos

El Ibex-35 atrapa los 9.700 puntos

El selectivo cierra la sesión con una subida del 0,62%, para dar un último cambio en los 9.742,80 puntos

CRISTINA VALLEJOMadrid

La jornada prometía ser ampliamente alcista en todas las Bolsas europeas, pero al final se quedaron solos el Ibex-35, el PSI-20 de Lisboa y el Ftse Mib de Milán claramente en verde. Y entre los tres, el mejor fue el Ibex-35, que se anotó un 0,62%, para dar un último cambio en los 9.742,8 puntos. Mientras, el Dax alemán se apuntó un 0,17% y el Ftse 100 británico, un 0,15%. El Cac 40 francés terminó el día con un avance del 0,10%.

La de hoy fue una jornada volátil para el indicador español, aunque siempre en terreno positivo, y en un rango de variación de todas maneras estrecho: entre los 9.720 puntos en que marcaba mínimos del día tres o cuatro veces y los 9.790 puntos, en que marcaba máximos pasadas las diez y media de la mañana y que no volvió a tocar.

En el selectivo español, sólo siete valores terminaron la jornada en rojo. Técnicas Reunidas fue el peor, con un recorte del 2,54%. A continuación se colocó Indra, que sufrió un descenso del 1,59%. Mientras tanto, Acerinox bajó un 0,87%. Mapfre, Viscofán, Mediaset y Repsol completaron la lista de valores en negativo.

En verde, AENA fue el valor más alcista, con una subida del 2%. Después se colocó IAG, que ganó un 1,70%. Cellnex, Bankia, Enagás, BBVA, Ferrovial, CaixaBank y Meliá también subieron más de un 1%.

Wall Street abre en verde con la esperanza en la distensión de Xi Jinping

De apoyo de Europa funcionó Wall Street, que comenzaba la jornada en positivo, con ganancias de más de un punto porcentual. El Dow Jones, al cierre de la sesión europea, avanzaba un 1,27%, mientras que el S&P 500 se apuntaba un 1,05%. El mejor de todos era el Nasdaq, que se apuntaba un 1,75%. Ello después de la negra sesión del pasado viernes, cuando el Dow Jones retrocedió un 2,65% y el Nasdaq, un 2,77%.

Los inversores parecen haber dejado de lado la amenaza que representa la amenaza comercial para posicionarse ante el próximo arranque de la campaña de presentación de resultados del primer trimestre, que se espera que, como la del último tramo del año pasado, sea favorable. De todas maneras, mañana, atentos al discurso que pronunciará el presidente chino, Xi Jinping, en el Boao Forum para Asia: se espera que lance una seria advertencia sobre las consecuencias de una escalada que lleve a una guerra comercial total. El mercado también tiene la sensación de que a China no le interesa atacar con su divisa, devaluándola, como hizo en el verano de 2016, lo que tanta volatilidad ocasionó en las Bolsas mundiales, al menos de manera inmediata, si bien no se descarta que haga uso de esa herramienta como último recurso. En todo caso, lo que desea el mercado, según apunta James Barty, de Bank of America Merrill Lynch, es que comiencen a darse signos de que arranca una negociación entre Estados Unidos y China.

Otro foco de enfrentamiento lo representa Estados Unidos con Rusia: el índice ruso ha registrado hoy su mayor caída en cuatro años después de conocerse las sanciones que la Casa Blanca ha impuesto a empresarios conectados con el Kremlin.

Europa: entre los malos datos macro y el optimismo de Draghi

Al margen de eso, la agenda económica de la sesión no fue muy favorable en el Viejo Continente. En primer lugar, vimos que la balanza comercial alemana lograba un superávit en febrero inferior al previsto con importaciones y exportaciones cayendo por sorpresa. Además, el índice de confianza del inversor en Europa también se colocaba por debajo de lo esperado, al retroceder desde los 24 hasta los 19,6 puntos, cuando se esperaba que se situara en los 20,8 puntos.

Pero el euro ganó posiciones frente al billete verde. Al cierre, la divisa comunitaria avanzaba un 0,25%, para recuperar niveles por encima de 1,23 unidades. Y ello porque el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, afirmó que se sigue observando un fuerte crecimiento en la zona euro.

En el mercado de deuda, estabilidad en Europa: el rendimiento del bono alemán a diez años se mantenía en el entorno del 0,50%, mientras que el interés de su comparable español continuaba por encima del 1,20%.

Sí subía, sin embargo, el rendimiento del bono americano a diez años: avanzaba desde el 2,77% hasta el 2,80%.

En el mercado de materias primas, el precio del oro se mantenía plano en los 1,333 dólares la onza. El crudo, en cambio, subía. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 1,91%, hasta los 68,39 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía un 2%, hasta los 63,32 dólares. Ello, después de las fuertes caídas sufridas el viernes.

Temas

Ibex 35

Contenido Patrocinado

Fotos