El Ibex-35 no logra recuperar los 10.400 y pierde un 0,39% en la semana

Bolsa de Madrid. /Efe
Bolsa de Madrid. / Efe

El euro marcó un nuevo máximo desde principios de 2015

CRISTINA VALLEJOMadrid

Coincidiendo con el último tramo de la sesión europea, tenía lugar la intervención de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal norteamericana, dentro de la reunión de banqueros centrales en Jackson Hole (EE.UU.). Yellen no habló de política monetaria, sino que dedicó su intervención a defender la regulación financiera puesta en marcha después de la crisis por el fortalecimiento del sector financiero que se ha derivado de ella. Además, advirtió de que cualquier reforma debería ser modesta, en clara alusión a la desregulación planteada por el presidente Donald Trump. Esta ausencia de referencias a sus planes de política monetaria hizo pensar que la posición de Yellen es acomodaticia, blanda, "dovish": ni aprovechó para preparar al mercado para otra subida de tipos ni advirtió sobre la evolución de la inflación. Y si no fuera tanto, sí al menos, se despejaba el riesgo de que fuera muy dura. Así se explica que el euro, coincidiendo con la publicación de su discurso subiera con fuerza, hasta situarse en 1,188 unidades, marcando su nivel más alto desde principios del año 2015. Además, el dólar no sólo se debilitó frente a la divisa comunitaria, sino también con el conjunto de monedas importantes del mundo: el US Dollar Index marcaba su nivel más bajo de este 2017.

Además, el rendimiento del bono americano a diez años retrocedía desde el 2,19% hasta el 2,17%. ¿Es que el mercado cree que es menos probable que la Fed suba los tipos una vez más antes de que finalice el año, tal y como estaba previsto? Es posible.

Las palabras de Janet Yellen también tuvieron consecuencias en los mercados de renta variable. Wall Street, que comenzaba la sesión en positivo, aupado por las declaraciones del asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, respecto a que espera que la reforma fiscal se aprobará este año, redujo la potencia de su subida, hasta el punto de que el Nasdaq, al cierre de la sesión europea, ya había entrado en negativo. Algo parecido ocurrió con los índices de renta variable europeos, que redujeron al mínimo los ascensos, para terminar la jornada la mayoría de ellos en números rojos. Así, el selectivo español, que antes de conocerse las palabras de Yellen se movía levemente por encima de los 10.400 puntos, se replegaba hasta los 10.345,3 puntos, lo que supone un cierre con un descenso del 0,12%.  

El peor índice del día ha sido el PSI-20 de Lisboa, con un descenso del 0,58%. El Cac 40 francés ha retrocedido un 0,17%. El Dax alemán, mientras, se ha dejado un 0,11%. En verde únicamente ha terminado el Ftse Mib de Milán, que se ha anotado casi un 0,10%. 

A los inversores parece no gustarles el tono "dovish" que atribuyen Janet Yellen, demasiado centrado en la inestabilidad y a los riesgos financieros. 

Todo ello, por supuesto, antes de conocerse la intervención del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que vendría después del de su homóloga de la Fed y tras el cierre de la sesión en las Bolsas del Viejo Continente. ¿Aprovecharía Draghi para avanzar la reducción de las compras de bonos o haría como Yellen, hablar de cuestiones completamente ajenas a la política monetaria?

En todo caso, el cierre semanal en los mercados europeos es mixto. El que ha cosechado un mejor resultado ha sido el Ftse 100 británico, que se ha anotado alrededor de un 1% en las cinco últimas sesiones. Mientras tanto, el Dax alemán ha terminado prácticamente en tablas. El Cac 40 francés ha retrocedido un 0,19%; el Ftse Mib de Milán un 0,31% y el Ibex-35 y el PSI-20 de Lisboa, un 0,39%. 

Indra, el mejor; Cellnex, el más bajista

Indra fue el valor más rentable de la jornada en el Ibex-35, con una subida del 1,29%. A continuación se colocó Técnicas Reunidas, con una revalorización del 0,85%. Después, Abertis, Ferrovial y Siemens, con ganancias de alrededor de un 0,75%. ArcelorMittal, por su parte, terminó el día con una subida de medio punto porcentual. Entre los grandes valores, Telefónica e Iberdrola fueron los únicos que cerraron en positivo, con subidas de alrededor de un 0,20%. Santander fue el otro 'blue chip' que, al menos, no restó, al terminar el día en tablas. Pero Inditex, Repsol y BBVA bajaron entre un 0,10% y un 0,20%. 

En negativo, Cellnex fue el peor, al bajar un 2%. Dia, Meliá y Colonial se dejaron cerca de un 1,5% y Amadeus ha sido el otro valor que ha caído más de un punto porcentual. 

Borges fue el valor más rentable, con una revalorización del 5,21%, seguido de Almirall, que se anotó un 3,46%. En rojo, Reno de Medici fue el peor, al caer un 3,16%. 

En la semana, Indra y Acerinox fueron los valores más rentableS, con ganancias de más de un 5%, mientras que los peores han sido Meliá y Amadeus, con pérdidas de un 3,39% y de un 1,92%, respectivamente. 

El oro vuelve a acelerar

En el mercado de materias primas, nos encontramos con que el precio de la onza de oro volvía a subir: al cierre de la sesión europea avanzaba un 0,43%, hasta los 1.292 dólares. Esta subida se consolidó después del discurso de Janet Yellen. Comenzaba la semana cambiándose por 1.284 dólares. 

El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 0,38%, para asentarse más cómodamente sobre los 52 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzaba medio punto porcentual, hasta los 47,5 dólares.

Fotos