El Ibex no puede con los 10.700, pero esquiva los números rojos

El selectivo sube el 0,17% en una jornada apática, sin apenas incentivos para los inversores

CRISTINA VALLEJOMadrid

El Ibex-35 comenzaba la sesión marcándose una meta: la conquista de los 10.700 puntos que vio por última vez el pasado 28 de junio. Y no parecía un objetivo muy ambicioso, puesto que cerró la semana pasada a apenas cuarenta puntos de esa cota. Pero no cumplió la misión. Si bien al principio de la jornada llegó a acariciar los 10.690 puntos, a las diez de la mañana regresaba a los niveles de cierre del viernes (10.660 puntos), para intentar recuperar y, a continuación, volver a pugnar por no entrar en números rojos. Esa última batalla duró hasta el final de la sesión y ganaron las subidas. El indicador dio un último cambio en los 10.676,5 puntos, lo que supone un avance del 0,17%.

ArcelorMittal encabezó los ascensos del selectivo, con una revalorización del 4,78%, gracias a las subidas de precio tanto del metal de hierro como del acero, seguido de Aena y Bankinter, ambos con ganancias de un 1%. Cellnex, Colonial y CaixaBank se apuntaron alrededor de un 0,85%. 

Al selectivo español le ayudó a cerrar en verde que BBVA y el Santander terminaran en positivo, con ganancias de un 0,45% y de un 0,29%, respectivamente. Repsol, por su parte, se anotó un 0,07%, mientras que los otros 'blue chips', Inditex, Telefónica e Iberdrola, restaron, pero poco: ninguno de ellos llegó a retroceder ni un 0,10%. 

En rojo, el peor fue Técnicas Reunidas, con un descenso del 3,61%, seguido de Dia y Siemens Gamesa, ambos con pérdidas de más de dos puntos porcentuales. Siemens Gamesa, por tanto, regresa a las caídas tras el rebote registrado en las tres últimas sesiones de la semana pasada. Y lo mismo sucede con Técnicas Reunidas, que vuelve a bajar tras el repunte de más del 3% que se anotó el viernes. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Ezentis fue el valor más rentable, con una subida del 11,06%. El peor fue Borges, con un retroceso de casi un 19%.

La clave del día vino de Alemania

Desde primera hora de la mañana los indicadores europeos tuvieron que enfrentarse al mal dato de producción industrial de Alemania, que registró su primera caída mensual desde diciembre del año pasado. Fue el dato económico más relevante de la sesión. Y el mayor damnificado fue, lógicamente, el Dax alemán. Así, fue el peor del día, con un descenso del 0,33%. El Cac 40 francés, por su parte, terminó la sesión prácticamente en tablas. Los mejores fueron el Ftse Mib de Milán y el PSI-20 de Lisboa, que avanzaron un 0,43%. El Ftse 100 británico se apuntó un 0,27%. 

El indicador español lleva oscilando alrededor de los 10.500, con los 10.425 puntos como cota mínima y los 10.675 como nueva cota máxima, desde que comenzó el mes de julio. Si sus objetivos más próximos son los 10.700 y los 10.800 puntos, más lejos quedan los 11.000 puntos que llegaba a superar a principios del mes de mayo. 

Pese a ese recorte desde esos máximos anuales, el selectivo español aún gana un 14% en lo que llevamos de ejercicio, avance que sólo supera, y por poco, el Ftse Mib de Milán.

En la jornada de hoy, dentro del paneuropeo Eurostoxx 50, el valor más rentable fue Ahold, con un avance del 2,10%, mientras que el peor fue Fresenius, con un descenso del 1,87%. 

En el Ftse 100 británico brillaron las compañías ligadas a las materias primas por las mismas razones por las que ArcelorMittal lo hizo en España. Así, Anglo American se anotó más de un 3%, mientras que Glencore, Rio Tinto y BHP Billiton se apuntaron más de un 2%. 

Wall Street sí está en máximos

Los que sí se encuentran en máximos son los índices americanos, con el Dow Jones por encima de los 22.000 puntos por primera vez en la historia, mientras que el S&P 500 rebasa los 2.475 puntos. Con ello, ambos ganan en el año más de un 10%, mientras que el Nasdaq se apunta un 18%, superando ya con creces el traspié de hace unas semanas. La sesión de hoy la comenzaban plana el Dow Jones y el S&P 500, mientras que el Nasdaq avanzaba alrededor de un 0,30%. Ello después de que el viernes pasado se conociera un informe de empleo mejor de lo esperado por los analistas en prácticamente todas sus rúbricas (principalmente, creación de puestos de trabajo y evolución de los salarios). 

En el mercado de deuda, bajada en las rentabilidades de los bonos europeos, con el rendimiento de los títulos españoles situado en el 1,43%, mientras que el de los italianos se mantiene bajo el 2% y el de los alemanes, en el entorno del 0,45%. En Estados Unidos, el interés de los bonos a diez años rondaba el 2,25%.

En Europa, pues, se corregía la subida de los rendimientos que provocaba el viernes el buen informe de empleo. En Estados Unidos, mientras tanto, se mantenía. 

En el mercado de divisas, si el euro cayó de repente el viernes desde 1,187 unidades hasta situarse por debajo de 1,175 unidades con el informe de empleo americano, en la jornada de hoy recupera posiciones y llega a rozar el nivel de 1,18 dólares.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 1,64%, hasta los 51,56 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía un 1,23%, hasta perder la cota de los 49 dólares. De nuevo vuelven a introducir presión especulaciones respecto a que la abundancia de oferta cotizará a la baja en el precio del barril. 

El precio del oro cotizaba plano a las puertas de los 1.260 dólares la onza. 

Fotos