El Ibex, vulnerable a los riesgos de EE UU, vuelve a los 10.300 puntos

Sede de la Bolsa, en Madrid.
Sede de la Bolsa, en Madrid. / Efe

El índice español retrocedió un 0,69%, para dar un último cambio en los 10.338,10 puntos y siendo el peor de Europa

CRISTINA VALLEJOMadrid

Fue una jornada de más a menos para el selectivo español. El Ibex-35 amaneció con ganas de subir, marcó máximos en los 10.440 puntos, pero a partir de las diez de la mañana entró en rojo y ya nunca más volvió a estar en positivo. Las pérdidas fueron a más a medida que fueron transcurriendo las horas y al cierre de la sesión daba un último cambio en los 10.338,10 puntos, lo que supone un recorte del 0,69%, un poco por encima de los mínimos de la sesión que había marcado por debajo de los 10.320 puntos a las cuatro y media de la tarde. 

El indicador español fue el peor del día en Europa, seguido del Ftse Mib de Milán, que se dejó medio punto porcentual. El Dax alemán, por su parte, retrocedió un 0,45%. El PSI-20 de Lisboa y el Cac 40 francés perdieron algo más de un 0,30%. El Ftse 100 británico fue el único indicador que dio esquinazo a los números rojos, aunque sólo consiguió cerrar plano, apoyado en la evolución de la libra, que ha alcanzado su mínimo de los ocho últimos años contra el euro. 

En el Ibex-35, únicamente cinco valores lograron esquivar las pérdidas: el más rentable fue Cellnex, que ganó un 2,44%. Después se colocaron Abertis, con una subida del 0,21%, mientras que completaron la lista de valores en verde Grifols, Endesa y Siemens Gamesa, con subidas de alrededor de un 0,15% los dos primeros y de un 0,08% el tercero. 

Ya en rojo, Gas Natural, Merlin Properties y Acerinox terminaron el día con minúsculas pérdidas de menos de un 0,10%. Meliá fue el peor valor del día, con un recorte del 2,07%, seguido de IAG, Acciona, BBVA, Mediaset, Dia, Mapfre, Bankia y Enagás, que fueron los que bajaron más de un punto porcentual.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Borges fue el valor más rentable, con una subida del 10,83%. Atresmedia fue el peor, con un recorte del 3,53%. En el Eurostoxx 50, al menos diez de sus valores se salvaron de las pérdidas, liderados por la eléctrica Engie, con una subida del 0,88%. Los peores fueron Intesa SanPaolo, Ahold y BNP Paribas, los tres con pérdidas idénticas de un 1,46%.

Los riesgos de EE UU

Wall Street, por su parte, comenzaba la jornada en negativo, con descensos para sus indicadores de entre un 0,2% y un 0,4%. En parte, la preocupación existente en los mercados tenía que ver con las incertidumbres políticas que hay en Estados Unidos. El presidente Donald Trump ha amenazado con llevar a Estados Unidos al cierre del Gobierno si no logra respaldo para aprobar una partida presupuestaria para financiar el muro en la frontera con México, una de sus principales promesas electorales.

No hay que olvidar que en las próximas semanas el Congreso de Estados Unidos deberá negociar la ampliación del techo de deuda y que si no hay un acuerdo, se puede llegar a ese cierre de la Administración con el que amenaza Trump y, eventualmente, a un impago. A este problema, a la posibilidad de que el muro con México empantane las negociaciones sobre el techo de deuda y ello conlleve acciones por parte de las agencias de calificación crediticia, como ha advertido Fitch, se une el riesgo que también ven los inversores en que Trump termine cancelando el acuerdo de libre comercio del Atlántico Norte, el NAFTA, con Canadá y México.

Además, también han salido a la luz informaciones que apuntan que la relación entre el presidente Trump y el líder de la mayoría del Senado ha empeorado. Con ello, se apagaba el optimismo que reinaba un día antes, cuando el secretario del Tesoro de Estados Unidos afirmó que sus prioridades eran la aprobación del techo de deuda y la reforma fiscal, lo que había alimentado las subidas de Wall Street.

Pero incluso cuando los riesgos parten de Estados Unidos, la Bolsa americana aguanta mejor, o cae menos, que la europea. De hecho, conforme avanzaba la sesión, los índices de Wall Street iban reduciendo sus números rojos.  

A las últimas incertidumbres hemos de añadir las derivadas de la reunión de los principales banqueros centrales que comienza este jueves en Jackson Hole (EE UU). Porque se esperan pistas respecto a las medidas futuras que podrían poner en marcha la Reserva Federal norteamericana y el Banco Central Europeo. El presidente del BCE, Mario Draghi, no daba esta mañana en un discurso pronunciado en Alemania muchos detalles respecto al que se cree cercano inicio de la retirada de estímulos.

El dólar se debilita y el oro vuelve a subir

Todo ello, además de provocar caídas en las Bolsas, ocasionó un debilitamiento del dólar. En primer lugar, frente al euro: la moneda comunitaria, al cierre de la sesión europea avanzaba cerca de medio punto porcentual, para situarse el tipo de cambio en 1,1813 unidades. También el billete verde caía respecto al conjunto de monedas del mundo: el US Dollar Index bajaba cerca de un 0,4%. 

El oro, en cambio, volvía a subir: al término de la jornada bursátil de las Bolsas del Viejo Continente el precio de la onza subía un 0,3%, hasta acercarse de nuevo a los 1.290 dólares. Ello, por el aumento de la aversión al riesgo.

En el mercado de deuda, el comportamiento de los títulos más seguros y el de los de la periferia europea fue el opuesto. Así, entró dinero en los primeros, lo que llevó a que sus rentabilidades cayeran ligeramente (la del título estadounidense a diez años, desde el 2,21% hasta el 2,18%; la de su comparable alemán, desde el 0,40% hasta el 0,37%).

En cambio, subió el interés de los bonos de la periferia: el de los títulos italianos, desde el 2,09% hasta el 2,11%; el de los españoles, más levemente, hasta el 1,55%. De todas maneras, la reacción de los diferentes activos a las declaraciones realizadas por Trump no fue demasiado gruesa. Ello se debe, según los analistas, a que no se cree que las amenazas del presidente se vayan a hacer realidad.

Todo ello, en un contexto de datos económicos favorables en Estados Unidos: el índice de gestores de compras compuesto (incluye industria y servicios) correspondiente al mes de agosto subió desde los 54,6 hasta los 56 puntos, gracias fundamentalmente al sector servicios, que batió expectativas, lo que compensó la inesperada y ligera caída en el caso de las manufacturas. Decepcionaron, eso sí, las ventas de viviendas nuevas del mes de julio. 

En el Viejo Continente, el índice compuesto de gestores de compras subió desde los 55,7 hasta los 55,8 puntos, cuando se esperaba una reducción hasta los 55,5 puntos. Esa mejora, a diferencia de la que vimos en Estados Unidos, se debió a la mejora del sector industrial, frente a la ligera decepción propinada por el sector servicios.

Temas

Ibex 35

Fotos