El Ibex-35 cae un 0,84% y pierde los 9.800 puntos

El Ibex-35 cae un 0,84% y pierde los 9.800 puntos
EFE

El selectivo español vuelve al rojo lastrado por la cautela de los inversores que han optado por vender tras el comienzo de la cumbre del G7, marcada por la tensión comercial entre EE UU y el resto de países, y la incertidumbre política procedente de Italia

ESTHER GARCÍA LÓPEZ

El Ibex-35 vuelve al rojo lastrado por la cautela de los inversores que han optado por vender tras el comienzo de la cumbre del G7, marcada por la tensión comercial entre Estados Unidos y el resto de países, y la incertidumbre política procedente de Italia. El selectivo español perdió en la sesión la cota psicológica de los 9.800 enteros, con una caída del 0,84% y situándose en los 9.746 puntos básicos. En la semana ha remontado un 1,18%.

El resto de los principales índices europeos también cerraron con pérdidas, a excepción del Cac 40 de París que escaló un discreto 0,03%. Lideró las caídas el FTSE MIB de Milán que se dejó un 1,89%, seguido por el Dax 30 de Fráncfort que cedió un 0,35% y por el FTSE 100 de Londres que se desplomó un 0,30%.

En el selectivo español solo cuatro valores lucían el verde al final de la sesión. A la cabeza de las ganancias se situó Grifols con una subida del 3,78% debido a que la compañía ha declarado ante los inversores que se va a focalizar en China y va a mantener su negocio tradicional. Seguían a la farmacéutica Vicofán, que ha escalado un 1,40% tras conocerse que pretende aplicar las envolturas de colágeno que fabrica para productos cárnicos en el tratamiento de los infartos; Amadeus (+0,57%) y Red Eléctrica (+0,11%).

En la parte baja de la tabla Aena encabezó los descensos con un retroceso del 3,67% después de darse a conocer que el nuevo Gobierno quiere que la compañía baje el pay-out del dividendo y que revise la inversión. La seguían Dia, que cedió un 3,24%, ArcelorMittal (-2,47%), que se vio penalizada por la caída del precio de los metales, Cellnex (-2,36%) y Gas Natural (-2,05%).

Los analistas de Link Securities achacan este comportamiento de los mercados a que los inversores han comenzado a descontar un escenario de progresiva normalización monetaria tras los comentarios del miércoles de varios miembros del BCE, que confirmaron que la próxima semana el Banco Central Europeo podría comenzar a discutir la finalización del programa de compra de bonos que está llevando a cabo, paso previo a comenzar a subir los tipos de interés. Según los analistas, «dicho escenario de mayores tipos se traduce en un impulso a las cotizaciones de los bancos, a las rentabilidades de los bonos europeos y al euro».

Las caídas en Europa seguían a las que se han producido en las bolsas asiáticas. El índice Nikkei de Tokio acabó con cuatro jornadas de subidas al cerrar la sesión con una pérdida del 0,56 por ciento, hasta situarse en los 22.694 puntos, y el Topix cayó un 0,42%, hasta frenarse en los 1.781 enteros.

Por su parte, Wall Street cerró el jueves con resultados mixtos. El Dow Jones de Industriales terminó en verde con una remontada del 0,38% y en los 25.241 puntos, mientras el S&P 500 se dejó un 0,07 hasta colocarse en los 2.770 enteros, y el Nasdaq cedió un 0,70% tras haber marcado tres records históricos consecutivos en las sesiones precedentes. Cerró en las 7.635 unidades lastrado por la caídas de Facebook y Alphabet.

Otro de los motivos del comportamiento bajista de las bolsas en la jornada ha estado motivado por la prudencia de los inversores ante la cumbre del G7 que se ha iniciado hoy y que refleja las tensiones de los países que la componen frente a Estados Unidos, originadas por la batalla comercial iniciada por Trump con la subida de los aranceles al acero y al aluminio. Este enfrentamiento afloró la víspera del encuentro con un rifirrafe por twitter entre Donald Trump, Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. A esto se suma la incertidumbre procedente de Italia y la amenaza por parte de su nuevo Gobierno a un «cambio radical», lo que ha provocado el aumento su prima de riesgo y del interés de su bono a diez años, que supera el 3%.

En este escenario, el mercado de deuda español no logra mantener la prima de riesgo por debajo de los 100 puntos básicos y la rentabilidad del bono a diez años se sitúa en el 1,46%, impulsada por la situación en Italia.

En el mercado de divisas, el euro se intercambia a 1,18 dólares y en el de materias primas, el precio del barril de petróleo Brent supera los 76 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se paga sobre los 65 dólares. El oro sube hasta cotizar a 1.298 dólares la onza.

Los inversores esperan atentos las tres grandes citas que se producirán la semana que viene: la reunión, el martes, entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, la reunión de la Reserva Federal americana, que tendrá lugar el martes y el miércoles, y la del BCE que se celebrará el jueves. Según los analistas de Link Securities, se da casi por seguro que la Fed subirá en 25 puntos básicos sus tipos de interés de referencia el miércoles, con lo que ya serían dos subidas en lo que va de año. «Tras las fuertes cifras macro que se vienen publicando en el país es posible que en 2018, además de una tercera subida ya anticipada por la Fed, se produzca una cuarta», aseguran. Por el contrario, creen que, «la desaceleración que parece que sigue padeciendo la economía europea en el segundo trimestre de 2018 no facilita nada al BCE continuar con su proceso de normalización progresiva de la política monetaria, lo que sería conveniente que comenzara a hacer antes de que el ciclo económico vuelva a decaer, con el fin de tener margen de maniobra para volver a incrementar su estímulo a la economía cuando sea necesario».

Contenido Patrocinado

Fotos