Leonoticias

Los grandes valores roban los 8.700 puntos del Ibex-35

Interior de la Bolsa de Madrid.
Interior de la Bolsa de Madrid. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo mejora respecto al bund alemán y se sitúa cerca de la barrera de los 100 puntos básicos

El optimismo con que terminó ayer el Ibex-35 no ha tenido continuidad en la jornada de hoy. El selectivo español estuvo durante toda la mañana en rojo, marcando sus mínimos intradiarios por debajo de los 8.660 puntos poco después de iniciada la jornada. La reducción de la probabilidad de una subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal mañana mismo en su reunión ordinaria de política monetaria y el rebote del crudo (que hoy ya no tiene continuidad) ante la posibilidad de que la semana que viene los países productores de petróleo lleguen a un acuerdo para congelar la producción no son suficientes motivos para sostener los avances en la Bolsa de Madrid. Además, Wall Street ayer terminó la jornada sin fuerza, lo que ha podido contaminar el ánimo europeo desde el inicio del día. Hoy la Bolsa de Nueva York sí comenzaba el día con ganancias ligeras, pero apenas fue útil para que el selectivo español entrara en positivo desde que se atisbara el tono con que comenzaría la Bolsa de Nueva York, porque, al final, el Ibex-35 cerró en rojo, con un descenso del 0,34%, para dar un último cambio en los 8.686 puntos.

Al selectivo español le frenaron los grandes valores, que terminaron mayoritariamente en negativo. Así, Repsol retrocedió un 1,30%, mientras que el Santander se dejó un 1%. BBVA, por su parte, perdió un 0,74%, mientras que Iberdrola y Telefónica se dejaron alrededor de medio punto porcentual.

De todas maneras, no fueron estos valores los que más sufrieron en la sesión. El que más cayó fue IAG, que se dejó un 3,80%, mientras que ArcelorMittal perdió un 2,44%. Técnicas Reunidas, Acerinox y Bankia perdieron más de un 1%.

En verde, el valor más rentable fue Indra, con una subida del 1,49%. Después se colocaron Dia, Abertis y Merlin Properties, con ganancias cercanas al 1,3%. Inditex, por su parte, se apuntó un 0,90%, en la víspera de la presentación de sus cuentas del primer semestre. Fue el único de los grandes que se salvó de los números rojos.

Los títulos del Popular acogieron con un avance del 0,18% el anuncio de que despedirá a 2.900 trabajadores y cerrará 300 oficinas.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas encabezó los ascensos, con una revalorización del 9,09%. Después se colocó Natra, con una subida del 7,89%. En rojo, el peor fue Sacyr, con un descenso del 4,43%.

Junto al Ibex-35, también sufrió pérdidas el Ftse Mib de Milán, que terminó el día con un recorte del 1,17%. El PSI-20 de Lisboa se dejó un 0,28%, mientras que el Cac 40 francés perdió un 0,13%. En verde, el Ftse 100 británico, que sumó un 0,25%, mientras que el Dax alemán ganó un 0,19%. Así, pues, los índices de la periferia se comportaron peor que los del centro de Europa. Pero, en general, vemos cierta tranquilidad en los mercados de renta variable europeos, a diferencia de en los emergentes, cuya volatilidad ha subido hasta los niveles más altos desde junio, debido tanto a la incertidumbre existente respecto a la reunión de la Fed como del Banco de Japón, que también se celebra mañana.

En el Eurostoxx 50, Adidas, nuevo componente del indicador, se anotó un 1,41% y fue el más rentable, mientras que Deutsche Bank, con su retroceso del 3,80%, fue otra vez el peor, seguido de Intesa San Paolo, el único gran banco italiano que sigue en el selectivo paneuropeo después de la exclusión de Unicredito, que retrocedió un 2,71%.

Bajadas importantes de las rentabilidades de los bonos

Donde sí cotizaba con mucha intensidad la escasa probabilidad que ve el mercado en que mañana la Fed pueda subir los tipos de interés era en el mercado de deuda. La rentabilidad del bono estadounidense a diez años bajaba desde el 1,71% hasta el 1,67%. El interés del título alemán a diez años entraba de nuevo en negativo, al colocarse en el -0,02%. El rendimiento de los títulos españoles, mientras tanto, caía por debajo del 1%. Con ello, la prima de riesgo de España se estrechaba hasta los cien puntos básicos. La probabilidad del encarecimiento del dinero en Estados Unidos se ha reducido a pesar de las declaraciones de múltiples miembros de la autoridad monetaria estadounidense partidarios de la subida de tipos y debido a los datos económicos decepcionantes que se han ido publicando en los últimos tiempos, tanto de empleo como de la industria y los servicios.

En el mercado de divisas, en cambio, si en el comienzo de la sesión el euro avanzaba contra el dólar hasta el nivel de 1,1210 unidades desde 1,1175 en que terminaba la sesión anterior, por la tarde volvía a perder posiciones, hasta 1,1167 unidades. En el mercado de divisas, pues, no se observaba tan claramente la posición de los inversores respecto a lo que mañana puede hacer la Reserva Federal con el precio del dinero. Y eso que los dos datos que se publicaron en Estados Unidos fueron decepcionantes, tanto las viviendas nuevas construidas como los permisos de construcción.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, sí continuaba al alza, pero moderadamente: al cierre de la sesión europea ganaba un 0,65%, hasta los 46,25 dólares, tras haber estado en negativo durante gran parte del día, quizás debido a que la que se presumía reunión informal de la OPEP la semana que viene en Argel será finalmente formal. Pero el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se venía un poco abajo: retrocedía un 1,5%, hasta los 42,66 dólares.

Temas