La inflación se mantiene estable en el 1,5% en julio

Alimentos en un supermercado. / Archivo

La tasa frena su moderación por el precio invariable de los alimentos y el menor descenso de los carburantes respecto al año pasado

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Los precios frenaron su descenso en julio y la inflación se mantuvo en el 1,5% en tasa interanual, la misma cifra registrada un mes antes. De esta forma se interrumpe la senda de moderación iniciada en mayo y que continuó en junio. La causa del comportamiento en julio se debe a la estabilidad de precios en los alimentos y bebidas no alcohólicas y al menor descenso de los carburantes respecto al año anterior, según el dato adelantado del INE difundido hoy.

Por su parte, la variación anual del indicador adelantado del IPC Armonizado (homogéneo en toda la UE) se sitúa en julio en el 1,7%. Si este dato se confirma, la tasa anual de este índice aumentaría una décima respecto al mes anterior. Además, podría suponer un incremento de la brecha con la inflación media en la UE, que en junio (último dato disponible) se situó en el 1,3%. En caso de confirmarse sería una mala noticia para las exportaciones en la zona euro, y que las empresas españolas perderían competitividad vía precios.

En cualquier caso, superada la mitad del ejercicio la inflación ya se ha reducido significativamente desde el repunte que experimentó a comienzos de 2017 cuando se situó en el 3% por el alza del precio del petróleo, que repercutió en los carburantes y el recibo de la luz. Sin embargo, superado ese efecto escalón –la subida coincidió con los bajos precios de las materias primas un año antes- el escenario se estabiliza con tasas más moderadas.

Pérdida para pensionistas

La estimación del Gobierno es que el IPC acabe el año en el 1,5% de media, por lo que los precios deberían moderarse todavía más en la segunda parte del año. Sin embargo, aunque se cumplan esas estimaciones el comportamiento de la inflación acarreará pérdidas de poder adquisitivo para los pensionistas, que apenas vieron cómo su paga se revalorizó un 0,25% -el mínimo que marca la ley-. Una menor capacidad de compra para este colectivo que se suma a la registrada en 2016 cuando el IPC acabó el año en el 1,6% y las pensiones se habían incrementado de nuevo el 0,25%.

La evolución de precios también perjudicará el bolsillo de los trabajadores. De hecho, la subida media de salarios pactada en los convenios se situó en junio en el 1,3%. Parece complicado que los sueldo se revaloricen más teniendo en cuanta que sindicatos y patronal han roto las negociaciones sin acuerdo de un pacto salarial. Ambas partes estaban bastante de acuerdo en establecer una horquilla de revalorización de entre el 1,2% al 2,5%. Sin embargo, el obstáculo insalvable ha sido intención de CC OO y UGT de establecer una cláusula de revisión si la inflación superaba el 2% que la CEOE no ha aceptado al considerarla obsoleta.

Fotos