El Ibex guía las subidas europeas con su mayor avance desde abril

Sede del Ibex-35, en Madrid. / Archivo

El principal indicador de la Bolsa española subió un 1,91% y así recuperó los 10.300 puntos por la caída del euro

CRISTINA VALLEJOMadrid

La jornada de este lunes ha ido de menos a más en el Ibex-35: comenzaba la sesión en el entorno de los 10.200 puntos y la termina en los 10.322,60 puntos, lo que supone una revalorización del 1,91%, la mayor desde la del 24 de abril, el día después del resultado de la primera vuelta de las elecciones francesas cuando se anotó un 3,76%. Recupera, pues, el nivel de los 10.300 puntos que perdía el pasado lunes, 4 de septiembre.

El selectivo español, además, ha sido el mejor de Europa, con lo que rompe la tendencia de los últimos días en que, sistemáticamente, era el que más sufría. Después del Ibex-35 se colocó el Ftse Mib de Milán, con un avance del 1,64%. El Dax alemán, por su parte, se anotó un 1,39%, mientras que el Cac 40 francés ganó un 1,24%. Más rezagados, el Ftse 100 británico, que avanzó un 0,49%, mientras que el PSI-20 de Lisboa se tuvo que conformar con un mínimo repunte del 0,11%.

Esa positiva evolución comparativa del selectivo español se explica por el importante repunte que se han anotado Santander y BBVA, que se han colocado entre los valores más rentables del día. El banco que preside Ana Botín ha sido el valor que más ha subido, con un avance del 3,35%, mientras que su competidor se ha anotado un 2,70%. Además, han destacado otros 'blue chips', como Inditex (1,80%) y Telefónica (1,88%). 

Entre los mejores, también Siemens y Mapfre, que ganaron más de tres puntos porcentuales, mientras que Indra, Bankia, IAG, ArcelorMittal y Cellnex se apuntaron más de dos puntos porcentuales. Ningún componente del selectivo restó: el peor fue Técnicas Reunidas, que avanzó un 0,54%. Los otros pocos valores cuya revalorización no llegó al punto porcentual fueron Iberdrola, Ferrovial, Meliá, Merlín Properties y el Sabadell. En verde, Duro Felguera fue el más rentable, con un rebote del 11,67%. Lingotes fue el peor, con un descenso del 9,29%, mientras que Liberbank cerró con un recorte cercano al 3%.

Wall Street vuelve a rondar máximos

Las ganancias fueron generalizadas en Europa y también en Estados Unidos, cuya apertura en positivo sirvió de nuevo impulso para el Viejo Continente. El Dow Jones rebasaba los 22.000 puntos por primera vez en un mes y trataba de acercarse a sus máximos históricos. El Nasdaq 100 estaba, al cierre de los parqués europeos, a apenas 15 puntos de su último máximo histórico. El S&P 500, por su parte, sí lograba ya marcar un nuevo récord. 

Mientras Wall Street ronda sus máximos históricos, el recorte en Europa en las últimas semanas sí ha sido más importante: el Ibex-35 se encuentra a una distancia de más del 7% de los máximos que marcó a principios de mayo y el Eurostoxx 50, a un 4,5%.

La aversión al riesgo se reduce

La aversión al riesgo en los mercados se reduce. Y ello fue palpable no sólo en el potente rebote registrado por las Bolsas, sino también en el comportamiento de otros activos. Así, el precio del oro sufría un descenso del 0,90% al cierre de la sesión europea, hasta los 1.334 dólares la onza. Se trata de su mayor caída en más de dos meses.

Además, los intereses de los bonos volvieron a subir después de las caídas de la semana pasada. La rentabilidad de los títulos americanos a diez años subía desde el 2,05% hasta el 2,11%. El rendimiento de los bonos alemanes avanzaba desde el 0,30% hasta el 0,33%. El interés de los bonos españoles pasó desde el 1,51% hasta el 1,55% en una sesión marcada por la Diada. La emisión catalana que se considera más significativa y más líquida, que vence en 2020, continúa con la rentabilidad clavada en el entorno del 2,50% desde principios de agosto. Desde entonces no se ha visto un deterioro mayor. 

Asimismo, hubo recogida de beneficios tanto en el franco suizo y en el yen japonés. Frente al billete verde, estas monedas, las que se considera más defensivas, se dejaron alrededor de un punto porcentual. Y hablando de divisas, el otro factor que sirvió de apoyo para los índices de renta variable europeos fue la depreciación del euro frente al dólar.

Al cierre de la sesión europea, la divisa comunitaria cedía un 0,6%, hasta colocarse en 1,196 unidades. Comenzaba la jornada por encima del nivel de 1,2020 dólares. Además, el US Dollar Index, que mide la evolución de la divisa estadounidense respecto del conjunto de principales monedas, avanzaba alrededor de medio punto porcentual en su primera jornada alcista después de ocho consecutivas de bajadas. 

A este comportamiento del dólar y a la menor aversión al riesgo de los inversores contribuyó que el huracán Irma fuera perdiendo fuerza a medida que iba atravesando Estados Unidos. También, que el temor a que Corea del Norte realizara más pruebas balísticas o incluso lanzara un misil fuera infundado.

Fotos