De Guindos apunta que la alternativa al rescate habría sido la salida del euro

De Guindos, antes de comparecer en la Comisión de investigación de la crisis financiera y rescate bancario. /Emilio Naranjo (Efe)
De Guindos, antes de comparecer en la Comisión de investigación de la crisis financiera y rescate bancario. / Emilio Naranjo (Efe)

El ministro aclara que Rato quiso seguir al frente de Bankia aunque se nacionalizara y tacha de «poco profesional» su gestión de la entidad

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El ministro de Economía, Luis de Guindos, se apuntó este martes el tanto de que España siga dentro de la zona euro al incidir en que el rescate bancario por el que se inyectaron miles de millones de euros a parte de la banca era la única opción posible en aquel momento. «No había otra alternativa», apuntó, porque lo contrario habría conducido al «rescate completo de nuestra economía o nuestra expulsión» de la Unión Monetaria.

Las apreciaciones del titular de Economía en su comparecencia ante la comisión que investiga la crisis en el Congreso han tenido que remontarse casi seis años para recordar a los diputados que no había otra opción de solicitar el rescate bancario «por el riesgo de que las dudas sobre el sector financiero acabaran extendiéndose al Tesoro», lo que habría provocado una intervención como la sufrida en Portugal o Grecia. Además, De Guindos recordó que sin esa intervención se habría puesto en marcha una suspensión de pagos del sector, ni se habrían podido atender las peticiones de reintegro de los ahorradores.

El ministro, que no atisbó ningún síntoma de autocrítica en su gestión como responsable económico del Gobierno desde finales de 2011, apuntó que la actuación del Ejecutivo desde el primer consejo de ministros tras las elecciones de aquel año «arrojó luz» sobre la situación de las cuentas públicas y financieras, aprobó reformas estructurales, «lidió con los embates de los mercados financieros» al afrontar la situación que tenían por delante «de manera exhaustiva e integral».

De Guindos también criticó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al señalar su falta de reacción a la crisis que ya comenzó en 2008 y tachó de «parches» las medidas que se estaban aplicando en aquel momento. Además, criticó que la normativa de aquél Gobierno «impulsó» a los gestores de Bankia a salir a Bolsa como vía para cubrir las necesidades crecientes de capital.

«Conspiración y perdedores»

Al hilo de Bankia, Luis de Guindos dedicó parte de su intervención a desmentir parte de la comparecencia que realizó el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato. Lo hizo indicando que «las teorías conspirativas son de perdedores», en referencia a las insinuaciones realizadas por el exvicepresidente del Gobierno la semana pasada. De Guindos reveló que Rato le informó sobre su dimisión en mayo de 2012, una circunstancia que también habría comunicado a la CNMV, «porque veía todo lo que se le venía encima». Pero al día siguiente, según aclaró el ministro, Rato le pidió seguir como presidente de Bankia hasta la siguiente junta de accionistas, aunque se nacionalizara la firma. Pero De Guindos rechazó esta propuesta. Finalmente fue José Ignacio Goirigolzarri quien accedió a esa presidencia, aunque el propio Rato también llegó a plantear que asumiera el cargo de consejero delegado con él como primer ejecutivo del grupo.

Sin citarlo directa ni indirectamente en toda la intervención, De Guindos tachó de «poco profesional» la gestión de antiguos responsables de bancos a los que había que cambiar. En el caso concreto de Bankia, tildó de «inaudito» el hecho de que la entidad no hubiera auditado sus cuentas de años como 2011 y recordó las «graves inexactitudes» del folleto de salida a Bolsa expresadas por el Tribunal Supremo.

Contenido Patrocinado

Fotos