Bruselas presenta tres impuestos a los gigantes de internet pero aún sin consenso

Gravarían su facturación, ingresos por publicidad y transacciones digitales para evitar que paguen casi doce puntos menos que las tradicionales

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La burocracia de Bruselas puso este jueves la primera piedra para tratar de, al menos, acercar algo la carga fiscal que sufren las empresas tradicionales frente al reducido peso que soportan los gigantes de internet, con un tipo medio del 20,9% para las primeras frente a solo un 8,5% de los segundos. Para ello la Comisión Europea (CE) presentó su propuesta inicial, que parte del establecimiento de hasta tres figuras tributarias, aunque todavía no está claro si se integrarían dentro del impuesto de sociedades actual o se habilitarían nuevas tasas.

El problema de fondo, no obstante, es que sigue haber consenso suficiente entre los Veintiocho a la hora de andar este camino. La poderosa influencia de los Google, Apple, Facebook y Amazon, conocidos en bloque por sus siglas (GAFA), parece estar dando frutos, al menos en aquellos países de la UE que les ofrecen una fiscalidad muy baja a cambio de establecer su residencia europea allí. Son los casos de Irlanda, Malta y Luxemburgo, entre otros.

Pero enfrente tienen esta vez a las economías más poderosas del euro, encabezados por Alemania, Francia, España e Italia. Ya han recabado el apoyo de media docena de Estados (Austria, Bulgaria, Grecia, Portugal, Rumanía y Eslovenia), pero aún hay una mayoría de indecisos. Asimismo, Dinamarca, República Checa, Luxemburgo o Suecia mantienen aún ciertas reservas.

Por eso, aparte de las gestiones que se puedan hacer desde Berlín y sus aliados, la Comisión ha lanzado ya una comunicación con tres alternativas fiscales que se podrían adoptar a corto plazo. Eso sí, no es una iniciativa legislativa sino más bien una declaración de intenciones, con el fin de tratar de recabar apoyos.

De hecho, fuentes comunitarias reconocen que podrían ser vistas incluso como parches, pues admiten que una solución definitiva a largo plazo puede tardar varios años y, además, requeriría del respaldo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Unificar criterios

Y es que en Bruselas estiman que sería necesario reformar las normas fiscales internacionales. Por ejemplo, habría que unificar criterios para determinar cuánto valor crea una filial de estos gigantes de la Red, a fin de asignarle con ello una cuota proporcional de impuestos que, a su vez, generaría una carga fiscal.

También se tendría que determinar, a efectos tributarios, cuándo se considera que una empresa tiene «establecimiento permanente» en un país. Incluso, en último caso, habría que ir hacia una base común consolidada en el impuesto de sociedades, al menos dentro de la UE.

Mientras, la propuesta de la CE pasa por crear un impuesto de compensación, que se aplicaría a los ingresos sin gravar o con insuficiente carga fiscal de los grandes de internet. Propone también una retención a las transacciones digitales, limitada a quienes ofrecen servicios y bienes vía ‘online’ desde filiales sin residencia fiscal en el país. Y, por último, una tasa sobre el negocio generado por la provisión de servicios digitales o su actividad publicitaria.

Contenido Patrocinado

Fotos