EspañaDuero prevé un crecimiento para Castilla y León en 2018 del 2,5%

Logo de EspañaDuero./
Logo de EspañaDuero.

El Producto Interior Bruto de Castilla y León ha crecido un 2,3% en el segundo trimestre, en términos interanuales

LEONOTICIAS

EspañaDuero ha presentado este miércoles en Valladolid el undécimo número de su publicación 'Previsiones Económicas de Castilla y León', que recoge los datos correspondientes al segundo trimestre de 2017, así como las previsiones de crecimiento para los años 2017 y 2018. En el segundo trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) regional ha crecido un 0,7% respecto al primer trimestre, situándose la variación interanual en el 2,3% (2,5% en el trimestre previo). Para el conjunto de 2017, nuestras estimaciones señalan un aumento del PIB del 2,5%, igual al previsto para 2018.

Al igual que el número anterior, este informe de EspañaDuero, de periodicidad trimestral, se divide en tres partes: Contexto Económico, Coyuntura Económica de Castilla y León y Análisis Provincial. El primer apartado se centra en el análisis del contexto internacional y nacional, en tanto que en la segunda parte se analiza la evolución reciente de la economía regional y sus expectativas de crecimiento, incluyendo las previsiones de producción y empleo para 2017 y 2018. Por último, se incluye un análisis de la actividad económica en las nueve provincias de Castilla y León, incorporando estimaciones y previsiones de crecimiento para 2017.

Contexto económico

La economía mundial ha continuado mejorando a lo largo del año, mostrando un favorable comportamiento el empleo y la inversión, al tiempo que los mercados financieros muestran reducidos niveles de volatilidad, a pesar de que persisten las tensiones geopolíticas y las dudas acerca de las repercusiones derivadas del cambio de orientación en la política monetaria. Esta mejor percepción se ha trasladado a la actualización de las previsiones de crecimiento para 2017 y 2018, por parte del FMI, de la OCDE y del Eurosistema.

Por su parte, la economía española ha seguido registrando un sólido ritmo de expansión, logrando recuperar, en términos reales, el nivel de producción que tenía antes de la crisis. No obstante, no todos los agregados económicos ni tampoco el empleo han alcanzado el nivel anterior a la recesión. Las previsiones para el conjunto del ejercicio 2017 apuntan a una consolidación de la actual etapa expansiva, si bien puede verse potencialmente afectada por ciertos factores, tanto externos como internos, que podrían incidir sobre la confianza de los agentes, en sus decisiones de gasto e inversión, y en sus condiciones de financiación. Coyuntura Económica de Castilla y León

Coyuntura económica

Según los últimos datos publicados de la Contabilidad Regional, el PIB de Castilla y León ha crecido un 0,7% en el segundo trimestre, una tasa inferior a la registrada en el mismo periodo de 2016, por lo que la variación interanual se ha moderado dos décimas, hasta el 2,3% (3,1% en España).

Este crecimiento continúa sustentado en la demanda interna, que ha supuesto una aportación positiva de 2,5 puntos porcentuales en el segundo trimestre de 2017, frente a los 3,3 puntos porcentuales del primer trimestre. Esta menor aportación se ha debido a la desaceleración del consumo y la inversión, aunque la ralentización ha sido más evidente en el primer caso, dado el aumento más moderado del consumo de las Administraciones Públicas (2,1% interanual), ya que, por el contrario, el crecimiento del consumo privado ha aumentado una décima, hasta el 2,6%. Por su parte, la formación bruta de capital ha crecido un 2,2%, produciéndose una desaceleración tanto de la inversión en construcción como en bienes de equipo.

El saldo exterior ha restado puntos al crecimiento del PIB (-0,2 puntos porcentuales), aunque con menor intensidad que en el primer trimestre, ya que el aumento más moderado de las exportaciones (0,9% frente al 3,2% del primer trimestre) ha coincidido con un incremento también más moderado de las importaciones (1,2% en el segundo trimestre y 4,3% en el primero).

Por el lado de la oferta, el crecimiento en el segundo trimestre se ha debido al avance del sector servicios y de la construcción. En el sector servicios se ha registrado una mayor tasa de crecimiento (3,6%) que en el trimestre anterior, mientras en la construcción se ha observado una ligera desaceleración, hasta el 3,2%, y en la industria y el sector agrario se han producido sendos descensos en el valor añadido (-0,4% y -11,5%, respectivamente).

En lo que respecta al mercado de trabajo, la población activa ha disminuido un 0,6% en términos interanuales en el segundo trimestre, en tanto que el número de ocupados ha crecido un 1,5% (frente al 2,8% previo). Por ramas de actividad, el ritmo de creación de empleo se ha desacelerado en la industria, hasta el 1,1% interanual, y en la construcción, donde el número de ocupados ha disminuido un 1,3%, acentuándose además la caída del empleo en el sector agrario, hasta el -16,2%. Por el contrario, el ritmo de crecimiento del empleo en el sector servicios se ha intensificado, hasta el 3,8%. A su vez, el desempleo se ha reducido un 11,7%, disminuyendo la tasa de paro 1,8 puntos porcentuales respecto al segundo trimestre de 2016, hasta situarse en el 14,5% (17,2% en España).

En lo referente a las previsiones económicas para Castilla y León, según nuestras estimaciones el PIB crecerá un 2,5% en 2017, una tasa similar a la prevista en junio aunque con variaciones en su composición. Desde el lado de la demanda, el consumo privado y el de las Administraciones Públicas pueden aumentar un 2,6% y 2,0%, respectivamente, en tanto que la inversión crecerá un 2,7%. En cuanto a la oferta, se espera una aportación positiva de los sectores no agrarios, estimándose un descenso para el sector agrario (-4,1%) y aumentos en el resto, entre el 1,0% de la industria y el 3,1% de la construcción y el sector servicios.

Respecto al mercado de trabajo, se prevé un crecimiento del número de ocupados del 2,0% para el promedio de 2017 (2,8% en España), que se debería al incremento en los sectores no agrarios. Cabe resaltar el crecimiento relativo en la construcción (3,4%), si bien por su aportación al volumen de empleo de la Comunidad Autónoma destaca el incremento previsto en el sector servicios, del 2,7%. Por su parte, la población activa descendería en torno a un 0,3%, de modo que la cifra de parados disminuiría en torno a un 12%, situándose la tasa de paro en el promedio del año en el 14,0%.

Para 2018, nuestras primeras estimaciones señalan también un crecimiento de la economía castellanoleonesa del 2,5%, que seguiría apoyándose en el impulso de la demanda interna y en la aportación positiva de todos los sectores. Cabría reseñar el mayor ritmo de crecimiento en la construcción (3,3%), creciendo también a mayor ritmo que el conjunto de la economía el sector servicios (2,7%). En cuanto a la demanda, el consumo privado crecería un 2,5%, en tanto que el consumo público lo haría un 1,2%, repuntando la inversión un 3,2%. Por su parte, el empleo podría crecer un 1,9%, en tanto que la tasa de paro quedaría situada en el 12,3% en el promedio del año.

Análisis provincial

En cuanto a las distintas provincias de Castilla y León, según estimaciones de nuestro Indicador Sintético de Actividad, el crecimiento de la actividad en el segundo trimestre ha sido generalizado, con mayores avances en Soria y Segovia (3,0% en ambos casos). Por su parte, para el conjunto del año 2017 también se prevé un crecimiento generalizado de la actividad económica, con aumentos por encima del promedio regional en Soria (2,9%), Segovia (2,8%) y Burgos (2,6%), en tanto que Zamora y Valladolid pueden crecer a una tasa similar al promedio de Castilla y León.

Fotos