«Sólo mantendremos las centrales nucleares si son rentables para la compañía»

Galán, en su despacho de la compañía./F. Gómez
Galán, en su despacho de la compañía. / F. Gómez

Satisfecho con el informe del comité energético, el presidente de Iberdrola insiste en clausurar sus plantas de carbón y en quitar las cargas políticas que elevan la factura

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Hace un año, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, advertía de la falta de sostenibilidad económica de sus nucleares si se mantenían las cargas que se aplican a esta actividad. Instó entonces al Gobierno a aplicar una rebaja de las tasas para conseguir que el negocio subsista porque, tal y como ha indicado el comité de expertos energéticos esta semana, esas plantas permiten cumplir con los compromisos medioambientales. En su informe remitido al Ministerio de Energía, también apuestan por el cierre del carbón, otra de las batallas de la eléctrica para ser una firma puntera en sostenibilidad, como Galán recuerda habitualmente a los accionistas, que este viernes se darán cita en la junta anual en Bilbao.

-¿Le parecen adecuadas las medidas recomendadas por ese comité de expertos de cara a 2030?

-Se trata de un informe muy alineado con las directrices de la Comisión Europea impulsadas por el comisario Arias Cañete. Presenta un enfoque completo de las implicaciones del proceso de transición energética que nos debe llevar a cumplir con los objetivos de descarbonización. Además, el amplio consenso con el que ha sido aprobado sienta las bases para poder legislar sobre este asunto. Y pone de manifiesto el positivo impacto que puede suponer para la creación de riqueza y el empleo, haciendo, como aseguró el presidente del Gobierno, que la política medioambiental y energética sea un pilar de nuestra competitividad y nuestro crecimiento; palabras que comparto.

-Ese informe aboga, como Iberdrola, por dejar de usar el carbón. ¿Mantiene su intención de clausurar las dos centrales térmicas de Asturias y Castilla y León?

-La decisión final corresponde al Ministerio de Energía. Nuestra postura respecto a las dos únicas centrales de carbón que nos quedan en todo el mundo no ha variado y es plenamente coherente con la estrategia de reducción de emisiones y de lucha contra el cambio climático por la que Iberdrola es conocida y reconocida en el mundo. Y es coherente con la legislación europea.

-Llegado el caso, ¿qué planes tiene para recolocar a las plantillas afectadas y potenciar económicamente esos territorios?

-En línea con nuestro compromiso con el empleo, recolocaríamos al 100% de la plantilla, como lo hemos hecho en el caso de las quince centrales que hemos sustituido desde el año 2001, entre las que se encuentran otras españolas como las de Pasajes o Elcogas.

-¿Mantiene su postura de que las nucleares no son económicamente viables ¿Qué solución hay para evitar su cierre, que en casi dos años afectaría ya a Almaraz?

-El compromiso de Iberdrola con la descarbonización del sector es inequívoco. El informe de los expertos considera que las nucleares son necesarias por su contribución a la consecución de una transición competitiva y de los objetivos de reducción de emisiones. Pero, como dice ese texto, para que puedan seguir funcionando hace falta un marco retributivo que permita acometer las inversiones necesarias para operarlas, de acuerdo con una previsión de recuperación de las mismas con una rentabilidad razonable.

-Una pregunta que se hacen millones de ciudadanos cada mes: ¿Entiende su propio recibo de luz?

-Es el regulador quien indica cuál debe ser su estructura. Lo que es de difícil comprensión es que el 50% de la factura no tenga nada que ver con el coste de la energía. Además de las elevadas tasas e impuestos, a través de la factura financiamos políticas sociales, medioambientales, industriales, autonómicas... Si eliminaran estos conceptos, el coste del recibo se reduciría notablemente. No digo que no tengan que existir esas medidas, pero sí que no podemos sufragarlas a través del recibo. Esta es una de las propuestas de la comisión de expertos.

-Pero si esos cargos se quitan del recibo y se financian vía Presupuestos, habrá que pagarlos con más impuestos y, al final, sería el ciudadano quien los terminaría soportando de un modo u otro.

-En términos de costes propios del servicio, España es enormemente competitiva respecto a otros países de nuestro entorno. En términos de tarifa industrial, estamos muy por debajo de la media europea y es inferior a Alemania o el Reino Unido. En cuanto a la tarifa doméstica, es similar a la de Reino Unido o Italia, inferior a la de Alemania y está en línea con la media de Europa a pesar de las tasas. La respuesta la ofrecen, como decimos, los expertos. Una reforma de la fiscalidad energética a partir del principio de que 'quien contamina, paga' supondría un reequilibrio impositivo que no afectaría negativamente al consumidor, más bien todo lo contrario.

-¿Qué hacen ante la sociedad para mejorar su imagen, perjudicada por el problema de la vulnerabilidad, sobre todo tras la crisis?

-Desde 2014 hemos sido pioneros en la firma de acuerdos y convenios para la protección a los clientes más vulnerables. Abordamos su atención en términos de compromiso social, no como una simple cuestión de imagen. Con los 55 acuerdos ya suscritos, Iberdrola da cobertura al 100% de sus clientes residenciales en España, a los que protege de la suspensión del suministro eléctrico y de gas por impago de la factura.

-Acaban de anunciar uno de los proyectos fotovoltaicos más grandes de Europa en España. ¿Es un cambio frente a su actitud anterior en torno a las subastas de renovable, en las que Iberdrola no se asignó potencia alguna?

-Tenemos casi 30.000 megavatios renovables instalados por el mundo. No estamos en la carrera de conseguir potencia renovable a cualquier precio; podemos escoger aquellos proyectos cuyas características permiten obtener una rentabilidad razonable. Ese nuevo proyecto en Extremadura está aún en desarrollo y no supone un cambio de actitud, sino un ejemplo más de nuestro compromiso con las tecnologías limpias. Recuerdo que somos el primer productor renovable del país.

-¿Iberdrola modificará su presencia en el Reino Unido si cambian las condiciones del 'brexit'?

-Debemos esperar a conocer las condiciones que se fijen en el acuerdo entre la UE y el Reino Unido. Nuestro negocio británico no cambia por el 'brexit'. La clave es que el Reino Unido siga apostando por un modelo sostenible, competitivo y seguro, con una regulación estable. Y esperamos que eso no cambie.

-En el plano político, ¿se ha reunido con Albert Rivera, presidente de Ciudadanos?

-Los dirigentes de todas las formaciones mantienen encuentros con las empresas en múltiples foros. Eso forma parte de la normalidad de la agenda institucional en cualquier país democrático y lo extraño sería lo contrario. Mantengo contactos con representantes de muchas formaciones políticas, dentro y fuera de nuestro país, y creo que con ello cumplo con mi deber.     

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos