El déficit de 2018 puede desviarse hasta 5.500 millones por Cataluña

El déficit de 2018 puede desviarse hasta 5.500 millones por Cataluña

La Autoridad Fiscal ve «improbable» que la comunidades cumplan el objetivo del 0,4% si el conflicto catalán se prolonga

DAVID VALERAMadrid

La crisis de Cataluña pone en riesgo el cumplimiento de la senda de estabilidad presupuestaria. En este sentido, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima que el desfase en el déficit de 2018 podría alcanzar los 5.500 millones (cinco décimas de PIB) si la incertidumbre se prolongara durante todo el año. Esto supondría que España cerraría con un déficit del 2,7%. Una cifra que al mantenerse por debajo del 3% permitiría al país salir del programa de estrecha vigilancia de la UE. Por su parte, si la situación de Cataluña se resolviese antes -en los próximos tres meses- el desfase sería de dos décimas hasta el 2,4%, es decir, de 2.200 millones.

El informe presentado hoy por la Autoridad Fiscal sobre las líneas presupuestarias de las comunidades estima que el objetivo de déficit autonómico del 0,4% es “factible” siempre y cuando se mantenga las entregas a cuentas del sistema de financiación actualizadas. Esto supone un incremento de 3.700 millones de recursos más para las comunidades. Con este escenario sólo Murcia, Valencia y Extremadura es “improbable” que cumplan el objetivo.

Sin embargo, la Autoridad Fiscal defiende que lo normal es que estas entregas a cuenta se reduzcan hasta 2.000 millones para adecuarse al nuevo crecimiento previsto por el Gobierno para 2018 del 2,3% (tres décimas menos que el anterior). Una circunstancia que reduciría las posibilidades de cumplimiento de hasta 10 comunidades autónomas.

Asimismo, si la prórroga presupuestaria se materializa y por tanto las entregas a cuenta no se actualizan supondría una pérdida de 1.000 millones respecto a las transferencias de 2017.

Hay que tener en cuenta que la AIReF ya estimó que el impacto de la crisis de Cataluña en el PIB de España el próximo año oscilaría entre cuatro décimas y 1,2 puntos. Es decir, que en el peor escenario posible España crecería en 2018 un 1,5%. Una cifra más pesimista que el 2,3% estimado por el Gobierno.

Fotos