El AVE 'low cost' cobrará suplementos por algunas prestaciones

El AVE 'low cost' cobrará suplementos por algunas prestaciones

Los billetes costarán entre 60 y 65 euros, un 25% más bajo de lo normal, pero podrá subir por transportar un equipaje especial o de mayor tamaño

EUROPA PRESSMadrid

El nuevo AVE 'low cost' que Renfe pondrá en servicio el próximo año en la línea Madrid-Barcelona cobrará suplementos al precio del billete por determinadas prestaciones, como puede ser transportar un equipaje especial o de mayor tamaño, si bien dichas prestaciones aún no están determinadas, según informaron en fuentes oficiales de la compañía ferroviaria.

Los suplementos se añadirán al precio básico del billete, que será de entre 60 y 65 euros, esto es, un 25% más bajo respecto a los 85 euros que supone la tarifa media actual de un trayecto de esta línea teniendo en cuenta los distintos descuentos de los que se puede beneficiar.

Más información

A partir de este importe medio básico del billete del nuevo servicio EVA se añadirían dichos suplementos, pero, como contraprestación, también se aplicarán descuentos para viajeros recurrentes o para familias y grupos en función de su número.

Billetes 'punto a punto'

En el caso de que el viajero compre un billete 'punto a punto' esto es, que incluya el traslado entre las estaciones y el origen y destino final del trayecto, el correspondiente coste de ese traslado se sumará al billete como un "complemento".

Para ofrecer este servicio con EVA, Renfe está abierto a colaborar con todos los modos de transporte, desde los tradicionales (taxi, metro, autobús y coche de alquiler) hasta los nuevos como son los vehículos de alquiler con conductor (VTC) o el coche compartido.

En cuanto a las prestaciones a bordo del nuevo AVE, Renfe suprimirá el vagón cafetería, para convertirlo en una sala multifuncional con máquinas expendedoras de bebidas y alimentos, y sopesa eliminar o reducir al mínimo las clases preferentes. Además, contará con más asientos con mesa para grupos e incluso sala de juegos para niños.

Próxima parada: Zaragoza

Renfe pone en servicio este AVE de bajo coste dentro de un año, entre febrero y marzo de 2019, un año antes de que se liberalice el transporte de pasajeros en tren en la UE y que, por tanto, tenga que empezar a competir con eventuales nuevos operadores privados.

El nuevo EVA arrancará con una oferta inicial de cinco frecuencias diarias. En un principio, el trayecto unirá Madrid Atocha y la estación de El Prat de Llobregat (Barcelona) con una única parada en Tarragona, si bien posteriormente parará también en Zaragoza.

La compañía ferroviaria invertirá entre 3 y 4 millones de euros en lanzar el servicio, importe que incluye el coste de la construcción de la estación AVE en El Prat (unos 2 millones de euros), el desarrollo de las 'App' y la remodelación de los tres trenes con los que prestará.

El nuevo AVE 'low cost' se combinará con las actuales circulaciones del AVE convencional, lo que, según dichas fuentes de Renfe, requerirá "aumentar la productividad de los trenes", esto es, aumentar el número de kilómetros que recorren al día, "con el consiguiente reto en su mantenimiento y limpieza".

Renfe basa la rentabilidad del nuevo servicio en este aumento de productividad y en el ahorro de costes que asegura genera la digitalización y las nuevas tecnologías, además del millón de viajeros que espera captar.

En este sentido, la compañía insiste en que el grueso de los pasajeros procederán del coche particular y otra gran parte será demanda "que generará la propia oferta del servicio".

Contenido Patrocinado

Fotos