El alza de los alimentos eleva la inflación al 1,8% en septiembre

El alza de los alimentos eleva la inflación al 1,8% en septiembre

Son dos décimas más que la tasa de agosto y el índice más alto desde mayo

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Los precios en septiembre se elevaron por segundo mes consecutivo hasta situar la inflación en el 1,8%. Esto supone dos décimas más que la tasa registrada en agosto y el nivel más elevado desde mayo, cuando alcanzó el 1,9%. La causa del encarecimiento de la cesta de la compra esta vez no se encuentra en los productos energéticos, sino en los alimentos y bebidas no alcohólicas, según el dato publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, los productos que más influyeron en este incremento de los precios fueron los alimentos con una tasa del 1,2%, más de un punto por encima de la de agosto. Una subida provocada por el encarecimiento de los precios de las frutas, que bajaron en septiembre del año pasado. También influye el aumento de los precios de las legumbres y hortalizas, frente a la estabilidad reflejada en 2016.

Asimismo, el ocio y la cultura también aumentaron la variación anual más de un punto hasta el 1,8% a causa, fundamentalmente, de que el descenso de los precios de los paquetes turísticos este mes es menor que el registrado el año pasado. En el lado opuesto, es decir, entre los productos que más descendieron se encuentra la rúbrica de la vivienda, cuya tasa baja cuatro décimas, hasta el 2,9%, debido a que los precios de la electricidad y el gasóleo para calefacción suben este mes menos que en septiembre del año pasado, y a que los precios del gas bajan este mes, mientras que subieron en 2016.

Por su parte, la tasa de inflación subyacente (índice general sin alimentos ni productos energéticos) se mantiene en el 1,2%, con lo que se sitúa seis décimas por debajo del IPC general. El Gobierno mantiene que la tendencia es que ambos índices se aproximen según transcurran los meses hasta final de año.

Pérdida de competitividad

Asimismo, la tasa del IPC Armonizado (homogéneo en toda la UE) se situó en el 1,8%. Una cifra superior al 1,5% registrado en la media de la zona euro. Esa diferencia perjudica a la competitividad de las empresas españolas vía precios, algo que en los últimos años fue al revés por la inflación negativa que registraba España.

En cualquier caso, desde el Gobierno insisten en que los precios mantendrán su moderación en la segunda parte del año. De hecho, estiman que la inflación acabará alrededor de ese 1,5% una vez superado el efecto escalón de los primeros meses debido a la diferencia en el precio del petróleo. Una situación que provocó que se disparasen los precios de los productos energéticos en el primer cuatrimestre. Algo que no debería repetirse en lo que queda de curso.

Pese a todo, el comportamiento de la inflación acarreará pérdidas de poder adquisitivo este año para los pensionistas, que apenas vieron cómo su paga se revalorizó un 0,25% -el mínimo que marca la ley-. Una menor capacidad de compra para este colectivo que se suma a la registrada en 2016 cuando el IPC acabó el año en el 1,6% y las pensiones se habían incrementado de nuevo el 0,25%. También los trabajadores perderán capacidad de compra, ya que la revalorización pactada por convenio en septiembre se ha situado en el 1,4%.

Temas

Ine, Ipc

Contenido Patrocinado

Fotos