Castilla y León crece un 2,5% en 2017 ralentizada por la sequía y Del Olmo afirma que 2018 es un ejercicio «para el optimismo»

Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda./ValteroGráfico
Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda. / Valtero

La consejera considera los anuncios de cierres «hechos puntuales» y defiende que hay «muchas noticias positivas» que invitan a la «esperanza»

ICAL

La economía de Castilla y León avanzó un 2,5 por ciento en el año 2017, lo que supone ocho décimas menos que su crecimiento en 2016, lastrada por el impacto de las sequía en las producciones agrarias y la generación de energía. La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, destacó que la falta de agua influyó directamente sobre la evolución económica de la Comunidad y su menor subida respecto a la del PIB nacional, que se elevó un 3,1 por ciento, aunque se situó en la media de la UE y los países de la zona euro.

Pilar del Olmo, que presentó los datos de la Contabilidad Regional, asumió que el avance del PIB autonómico fue «sustancialmente inferior» al registrado en 2016, pero remarcó como «positivo» que la economía de la Comunidad continuó en signo positivo, conforme a sus previsiones, tras un año récord en crecimiento, exportaciones, producción industrial y empleo.

Pilar del Olmo precisó que el año pasado, el empleo en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo aumentó un 0,8 por ciento, frente al 3,2 por ciento del ejercicio anterior. Al respecto, precisó que se generaron 7.759 empleos, aunque constató que se hubiera llegado a 18.000 si se hubiese mantenido estable el sector primario.

Previsiones esperanzadoras

La consejera defendió asimismo las previsiones del Ejecutivo autonómico para 2018, que fijó en los presupuestos de la Comunidad, en el 2,7 por ciento, y aseguró que este es un ejercicio «para la esperanza y para el optimismo» que comparten desde la Junta, dijo, con los industriales de la Comunidad, como muestra el último informe KPGM, donde la mayoría de las empresas tienen buenas perspectivas de pedidos y empleo. «La confianza en la economía es fundamental», sentenció.

Del Olmo mostró su optimismo pese a los últimos cierres industriales anunciados en la Comunidad (Siemens Gamesa en Miranda de Ebro y Made en Medina del Campo) y resaltó que se trata de «hechos puntuales», dentro de un tejido de más de 160.000 empresas, donde hay «muchas noticias positivas». Eso si, asumió que esas crisis son «muy importantes por el drama humano» que suponen para los trabajadores afectados, y desde la Junta y la Fundación Anclaje seguirán trabajando para que puedan ser reversibles.

La consejera recalcó asimismo que "está lloviendo" y el campo "está bien" lo que permitirá mejorar las producciones de un sector tan importante como el agrario, lo que también tendrá un efecto arrastre en otros sectores.

Oferta

Pilar del Olmo precisó que desde la perspectiva de la oferta, en 2017 se registró un peor comportamiento del VAB del sector primario y de la industria, mientras que el de la construcción y el de los servicios anotaron mejores resultados que en 2016.

En concreto, la consejera comentó que el sector primario retrocedió un 9,9 por ciento en 2017, frente al crecimiento registrado en el año anterior, observándose un importante descenso de la producción agraria compensado, en parte, por un mayor crecimiento de la ganadera.

Por su parte, y siempre según Del Olmo, la industria anotó una variación anual del 0,5 por ciento durante el pasado ejercicio, inferior a la del año anterior (4,7 por ciento), donde las ramas manufactureras se desaceleraron hasta alcanzar el 1,8 por ciento, mientras las energéticas anotaron un mayor descenso (-9,6 por ciento) que en 2016 (-1,9 por ciento). Las ramas que más contribuyeron a este menor crecimiento de la industria manufacturera en 2017 fueron las alimentarias y la de material de transporte.

Pilar del Olmo concretó además, que la construcción creció el 3,3 por ciento el pasado año, superior a la variación contabilizada en 2016 (1,7 por ciento). La edificación residencial y la obra civil aumentaron su actividad frente a los descensos observados en el año anterior, y la edificación no residencial se aceleró respecto del ejercicio precedente.

Por otra parte, Del Olmo aclaró que el conjunto del sector servicios se incrementó el 3,5 por ciento en el último año (2,8 por ciento en 2016), resultado del mejor comportamiento de los servicios de mercado, que pasaron del 3,5 al 4,4 por ciento en 2017, y una desaceleración de los servicios no de mercado (del uno por ciento al 0,6 por ciento en 2017).

Demanda

La consejera de Economía y Hacienda también trasladó a los medios su análisis desde el punto de vista de la demanda, y manifestó que el menor crecimiento del PIB en 2017 viene explicado por una contribución negativa de la demanda externa (-0,7 puntos porcentuales, frente a 0,1 puntos positivos en el año anterior). La demanda interna, sin embargo, anotó una aportación de 3,2 puntos porcentuales en este año (igual que en 2016).

El gasto en consumo final aumentó el 2,7 por ciento en 2017 (2,4 por ciento en 2016). El gasto en consumo final de los hogares se elevó el 2,5 por ciento (el mismo que en el año anterior), y el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas pasó del 2,2 por ciento en 2016 al 3,3 por ciento en 2017.

En cuanto a la formación bruta de capital (inversión), se incrementó el 4,9 por ciento durante el ejercicio pasado, menos que en 2016 (5,5 por ciento). La formación bruta de capital fijo creció el 4,9 por ciento en 2017, cinco décimas menos que el año anterior. La inversión en bienes de equipo se elevó el 3,9 por ciento (6,2 por ciento en 2016), mientras que la inversión en construcción registró un aumento superior al del año precedente (5,6 y 4,8 por ciento, respectivamente). Por su parte, la variación de existencias mantuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB, al igual que en 2016.

En cuanto al sector exterior, en 2017 se produjo una contribución negativa al crecimiento del PIB, estimada en 0,7 puntos porcentuales, frente a la positiva observada en 2016, de 0,1 puntos. Las exportaciones totales se desaceleraron en mayor medida que las importaciones totales, mostrando variaciones del 1,2 y dos por ciento, respectivamente, en el ejercicio.

Contenido Patrocinado

Fotos