El Grupo Unicaja Banco obtiene un beneficio neto de 138 millones en 2017, un 2,5% más, e incrementará el dividendo por acción un 17%

El Grupo Unicaja Banco obtiene un beneficio neto de 138 millones en 2017, un 2,5% más, e incrementará el dividendo por acción un 17%

Las nuevas operaciones de crédito concedidas crecen un 44% en empresas y un 22% en particulares y los recursos de clientes minoristas aumentan un 4,6% el pasado año

LEONOTICIAS

El Grupo Unicaja Banco obtuvo un beneficio neto de 138,4 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento del 2,5% respecto al ejercicio anterior, que se traduce en una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 4,1 por ciento.

Estos resultados se han caracterizado por una mejora de sus indicadores fundamentales, el volumen de negocio y la actividad comercial, que “continúa creciendo”. Asimismo, contribuye positivamente la nueva mejora de los indicadores de riesgo, el mantenimiento de los niveles de cobertura y de los altos niveles de solvencia y fortaleza financiera, según un comunicado recogido por Ical.

En el primer semestre finalizó el proceso de reordenación en el ámbito de los seguros de vida, sin cuyos resultados el beneficio neto del Grupo se habría situado en 189,3 millones de euros en 2017. Sin este impacto se habría alcanzado un ROE del 5,6 por ciento.

Asimismo, destacó la mejora de los niveles de solvencia, que han situado la ratio CET1 en el 14,6 por ciento; la reducción de los activos no productivos (NPAs), con una disminución de los riesgos dudosos en un 15,7 por ciento, lo que permite bajar la tasa de mora al 8,7 por ciento, en tanto que los adjudicados disminuyen un 27,1; el mantenimiento de altos niveles de cobertura de los activos dudosos (50 por ciento) y de los activos adjudicados (64 por ciento), que figuran entre los más elevados del sector; el incremento de las nuevas operaciones de financiación crediticia hasta un importe de 3.080 millones de euros (con un crecimiento del 36 por ciento interanual); y, todo ello, subrayó la entidad, “sin afectar al alto nivel de liquidez”, con unos activos líquidos disponibles descontables en el Banco Central Europeo (BCE) que representan una cuarta parte del balance total.

A juicio de Unicaja Banco, los principales factores que permiten mantener unos elevados niveles de generación de resultados son un sólido margen de intereses, soportado, por un lado, por el incremento de las operaciones que potencian los ingresos y, por otro, por la fuerte reducción de los costes de financiación minorista y mayorista, que mejoran un 6,1 por ciento en el último trimestre.

También, unos ingresos por comisiones superiores a los obtenidos en el año anterior; así como la disminución de los gastos de explotación en el marco de una política de mejora de la eficiencia y de consecución de las sinergias previstas; la reducción de las necesidades de saneamiento del crédito (tanto por la caída del volumen de activos no productivos como por los elevados niveles de cobertura mantenidos); y la progresiva mejora en la aportación de resultados procedentes de la gestión de los activos inmobiliarios, lograda con un significativo incremento en las salidas netas de activos no productivos (NPAs), que ascienden en el año a 1.201 millones de euros, de los cuales 362 corresponden al cuarto trimestre.

Márgenes brutos

El margen bruto del Grupo se sitúa en 997 millones de euros, lo que, unido a una caída del 3,5% de los gastos de explotación, da lugar a un resultado antes de saneamientos de 364 millones, en tanto que el beneficio atribuido asciende a 142,4 millones.

El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 803 millones al cierre del ejercicio 2017, un 1,42 por ciento respecto a los activos totales medios. Se incrementan las operaciones generadoras de ingresos y se reducen los costes de financiación, “posibilitando compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias y de la cartera de deuda”. Los ingresos por comisiones han experimentado un constante incremento a lo largo del ejercicio aumentando un dos por ciento en el último trimestre y un 6,1 respecto al cierre del ejercicio anterior.

Por otra parte, la gestión activa de las inversiones en renta fija y variable ha permitido que el Grupo Unicaja Banco haya logrado 98 millones de euros de resultados por operaciones financieras. Como resultados de otros productos o cargas de explotación se contabilizan 24 millones. Este importe retrocede respecto al cierre del año anterior debido, principalmente, al proceso de reordenación de las alianzas de bancaseguros, que se inició en 2016 con la venta de los derechos de comercialización de seguros no vida a Caser, lo que contribuyó a que este dato fuera excepcionalmente alto en el ejercicio 2016.

La “estricta” política de contención y racionalización de los gastos se ha visto reflejada en una reducción de los costes de explotación en 23 millones de euros, lo que implica una caída respecto al ejercicio 2016 del 3,5 por ciento.

Por otro lado, en 2017 se ha destinado a saneamientos y otros resultados un importe de 224 millones de euros, de los que 98 corresponden al impacto de la reordenación en el ámbito de ‘bancaseguros’. A su vez, los saneamientos correspondientes a inversión crediticia e inmuebles son un 51 por ciento inferiores a los del ejercicio 2016, manteniendo, no obstante, los altos niveles de cobertura, dada la favorable evolución tanto de los activos dudosos como de los adjudicados.

Solidez del negocio bancario

La dinámica comercial, centrada en la optimización de los niveles de rentabilidad, ha permitido continuar incrementando los volúmenes de negocio, tanto en términos de formalización de operaciones de crédito como de los recursos minoristas captados. En este sentido, hay que destacar, por una parte, el impulso registrado en la concesión de nuevas operaciones de préstamo a empresas y particulares, con nuevas formalizaciones por importe de 3.080 millones de euros, 814 millones más que en el ejercicio 2016.

Por otra parte, se mantuvo en 2017 un ritmo de crecimiento de los recursos de clientes con menor coste financiero y de aquellos otros que, por su naturaleza, aportan más ingresos por comisiones a la entidad, incrementándose el saldo de las cuentas a la vista del sector privado (13,2 por ciento de variación interanual) y de los productos fuera de balance (9,1).

En relación con el volumen de recursos administrados gestionados por el Grupo (sin ajustes por valoración), éste se eleva a 58.202 millones de euros al cierre de diciembre de 2017. Los recursos de clientes minoristas se sitúan en 50.417 millones, con un crecimiento acumulado en el año de 2.239 millones de euros (4,6 por ciento). De ellos, los recursos gestionados mediante instrumentos fuera de balance se elevan un 9,1 por ciento (1.064 millones) en el año hasta los 12.699 millones, suponiendo una cuarta parte de los recursos de clientes minoristas del Grupo.

Respecto al crecimiento registrado en las nuevas operaciones de préstamo, la producción crece 627 millones en el segmento de pymes y resto de empresas, con un aumento interanual del 44 por ciento. En el segmento de particulares, la producción de nuevas operaciones se elevó en 187 millones, lo que supone un incremento interanual del 22 por ciento, de las cuales las operaciones con garantía hipotecaria aumentan un 23 por ciento y el resto, un 19.

El saldo del crédito a la clientela (sin ajustes por valoración y sin otros activos financieros) se sitúa en 30.840 millones a diciembre de 2017. El mayor peso dentro de la cartera crediticia corresponde al crédito al sector privado con garantía real, que representa el 57 por ciento del crédito total.

A lo largo de 2017 se avanzó en la línea de diversificación de productos y servicios, dentro de la que alcanzan un mayor relieve los servicios de banca personal. Asimismo, se amplió la base clientes y el grado de vinculación, y continuó el aumento del peso relativo de las operaciones online.

Fortaleza en solvencia

El mantenimiento de la capacidad de generación de resultados del Grupo Unicaja Banco y la reciente salida a Bolsa de la entidad se traducen, asimismo, en un reforzamiento de los niveles de solvencia y de la calidad de su capital.

El Grupo Unicaja Banco presenta una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET1) del 14,6 por ciento y de capital total del 15,1. Esto supone un incremento, en relación con el cierre de 2016, de 0,8 puntos porcentuales en CET1 y de 0,9 en capital total.

Los anteriores niveles de las ratios de capital superan holgadamente los requerimientos establecidos a la entidad por el BCE para 2018 en el marco del SREP, que sitúan la ratio CET1 en el 8,125 por ciento y la de capital total en el 11,625. Así, el Grupo, al cierre de 2017, cuenta con un superávit de 6,45 puntos porcentuales sobre los requerimientos de CET1 y de 3,43 sobre los requerimientos de capital total, lo que pone de manifiesto la “alta capitalización y el bajo perfil de riesgo de la entidad”.

En términos de ‘fully loaded’ (una vez finalizado el período transitorio de aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco presenta una ratio CET1 del 12,8 por ciento y de capital total del 13,3. Esto supone un incremento de un punto porcentual en la ratio CET1 y de 0,9 en la de capital total, en relación con diciembre de 2016.

Con todo ello, la propuesta de reparto de dividendos del Grupo que se someterá a la aprobación de los accionistas ascenderá a un importe equivalente al 25 por ciento del resultado neto, lo que supondrá la distribución de dividendo más alta de la historia del Grupo, que equivaldrá a un importe de 2,1 céntimos por acción, un 17 por ciento superior al de 2016.

Holgados niveles de liquidez

Por otro lado, el Grupo Unicaja Banco mantiene unos “sólidos y excelentes niveles de liquidez, así como un elevado grado de autonomía financiera”. Los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan al cierre del ejercicio a 14.177 millones de euros, lo que representa una cuarta parte sobre el balance total del Grupo. Este importante volumen de activos líquidos permite gestionar con “comodidad los próximos vencimientos de emisiones en mercados”.

Caída de activos no productivos y elevada cobertura

Por otra parte, se mantiene el proceso de reducción de los activos no productivos –NPAs- (dudosos más adjudicados inmobiliarios), que han caído en el año en un total de 1.201 millones de euros (un 20,8 por ciento), con disminuciones netas de 505 millones de euros en los activos dudosos (15,7 por ciento) y de 696 millones de euros en los adjudicados (27,1 por ciento) respecto al cierre de 2016. Así, el saldo de activos dudosos al cierre del año se sitúa en 2.710 millones, acumulando una caída de más de 2.100 millones desde finales de 2014. Respecto a diciembre de 2016, la tasa de morosidad ha caído 1,1 puntos porcentuales hasta situarse en el 8,7 por ciento.

Igualmente, el Grupo Unicaja Banco mantiene unos elevados niveles de cobertura que figuran entre los más altos del sector: la cobertura de sus activos no productivos se sitúa en un 56 por ciento al cierre de diciembre de 2017; la de los riesgos dudosos, en el 50, y en el 64 por ciento la de los activos inmobiliarios adjudicados. Así, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, se sitúa en la cifra de 2.030 millones de euros, lo que representa un 3,6 por ciento de los activos del Grupo, con una disminución de 0,9 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior.

Por último, la ratio ‘Texas’, que mide el porcentaje que representa la suma de los activos dudosos y los adjudicados sobre el agregado de provisiones de dudosos, provisiones de adjudicados y capital, mejora hasta el 72,4 por ciento. Esta ratio, cuanto más reducida sea, mejor situación de calidad del balance y solvencia pone de manifiesto. En el caso del Grupo Unicaja Banco presenta una reducción de 22,3 puntos porcentuales respecto al cierre de 2016 y de 4,2 en el trimestre.

Otras actuaciones en 2017

En el ejercicio 2017, Unicaja Banco completó “con éxito” su salida a Bolsa, con una evolución positiva de su cotización en el año del 19,4 por ciento de la acción, que se revalorizó hasta 1,314 euros. En el mes de junio la entidad pasó a cotizar en las cuatro bolsas españolas, así como en el Mercado Continuo. En diciembre, Unicaja Banco fue incluido en el Índice Ibex Medium Cap, así como en los índices generales de la Bolsa de Madrid y de la Bolsa de Barcelona.

Asimismo, la entidad financiera llevó a cabo otros hitos previstos en su hoja de ruta. Por un lado, la reordenación de su negocio de seguros de vida, en su interés por seguir potenciando la línea de seguros de vida y pensiones que recoge su Plan de Negocio 2017-2020, que ha supuesto el inicio de una nueva alianza con la aseguradora Santalucía en el ámbito de vida y pensiones. Por otro lado, la devolución íntegra y anticipada al FROB de las ayudas públicas concedidas a su filial EspañaDuero, antes de la adquisición por Unicaja Banco, dentro de su plan de reestructuración. También cabe destacar la adquisición de la totalidad de la participación que, con carácter temporal, el FROB ostentaba en EspañaDuero.

Unicaja Banco continuó el avance en el proceso de integración operativa de su filial EspañaDuero y en octubre acordó iniciar los trámites para su futura fusión con la filial, como figura en los objetivos estratégicos de su Plan de Negocio. Así, a finales de enero de 2018 los Consejos de Administración de la matriz y de la filial han aprobado el correspondiente proyecto común de fusión por absorción de EspañaDuero por Unicaja Banco, que generará sinergias, mejora de eficiencia y beneficios para clientes, accionistas y empleados, fortaleciendo su cercanía y vinculación con el territorio.

Durante 2017 Unicaja Banco se encontró en fase de desarrollo y cumplimiento de su Plan de Negocio, dentro del que se incluyen, entre otros, los planes de digitalización y dinamización comercial diseñados con la atención dirigida al cliente. En este contexto se ha puesto en marcha el Proyecto de Transformación ADN 2.0, con el objetivo de afrontar los cambios y la adaptación a los nuevos escenarios tecnológicos del sistema financiero, que incorpora mejoras y avances en medios de pago y aplicaciones tecnológicas.

Por otra parte, la entidad prosiguió con actuaciones dentro de la responsabilidad social corporativa (RSC), como la puesta en marcha de un programa de actuaciones con motivo de la conmemoración del X aniversario del programa de educación financiera Edufinet, impulsado por Unicaja Banco, en colaboración con la Fundación Bancaria Unicaja y una serie de instituciones y universidades, con participación voluntaria y desinteresada de colectivos de empleados de la entidad financiera.

Contenido Patrocinado

Fotos