CaixaBank devuelve la mitad de las quejas recibidas por cláusulas suelo

Imagen desde la sede de CaixaBank en Barcelona. /Reuters
Imagen desde la sede de CaixaBank en Barcelona. / Reuters

La entidad reintegra 210 millones de euros a unos 47.000 clientes frente a los 625 millones previstos inicialmente

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El mecanismo extrajudicial de resolución de cláusulas suelo puesto en marcha por el Gobierno a principios de año ha permitido a unos 47.000 clientes de la entidad recuperar el dinero que les habían cobrado de más por la aplicación de los tipos mínimos de interés en sus hipotecas. Se trata de un 51% de las reclamaciones que han llegado a CaixaBank desde enero, lo que la aceptación de prácticamente la mitad de las recibidas en este periodo.

Al banco han llegado desde febrero unas 94.000 reclamaciones de clientes que solicitaban la devolución de las cláusulas suelo tras la sentencia del Tribunal de la Unión Europea en la que fijaba la retroactividad total de estos reintegros por falta de transparencia. De esas solicitudes, CaixaBank ha rechazado un 48,5% al considerar que sí cumplían los requisitos de transparencia y buena comercialización. Con el real decreto 1/2017 sobre la mesa, cada banco podía determinar la viabilidad de una reclamación según sus criterios.

De todas las aceptadas por CaixaBank, ha procedido a devolver el dinero a un 90% del total, lo que ha supuesto un desembolso de unos 210 millones de euros. El 10% restante se encuentra en vías de materializar el reintegro. En cualquier caso, la entidad destinará mucho menos dinero de lo que había previsto inicialmente para este fin. Había previsto gastar unos 625 millones de euros, como máximo, después de dotar 110 millones adicionales a los 515 millones fijados inicialmente para este proceso.

Gana casi 1.500 millones

En cualquier caso, el Grupo CaixaBank registró un beneficio atribuido de 1.488 millones de euros entre enero y septiembre de este año, lo que supone un incremento del 53,4% respecto a los primeros nueve meses de 2016 y el mejor resultado en su historia en este periodo, así como también su mayor beneficio trimestral, con 649 millones (un 48,7% más que en el trimestre anterior).

Según ha informado este martes la entidad presidida por Jordi Gual a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la evolución hasta septiembre viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados del banco portugués BPI desde febrero, que ha contribuido a los resultados del grupo en 180 millones de euros -de los cuales 103 millones en el tercer trimestre-. También ha contribuido la "intensa" actividad comercial, y es que los recursos de clientes del grupo se han incrementado en 46.119 millones (+15,2%) respecto al año pasado, hasta los 350.024 millones -34.773 millones procedentes de BPI-.

El margen bruto ha alcanzado los 6.491 millones de euros, lo que supone un 9,3% más respecto a los nueve primeros meses de 2016, por la incorporación de BPI y la mayor generación de ingresos del negocio bancario y de seguros, que aumentan un 19,4% en el grupo y un 10% en CaixaBank, y que permiten compensar los menores resultados derivados de activos y pasivos financieros (-60%, hasta 287 millones). El margen de intereses ha crecido un 15,2%, hasta los 3.550 millones, impactado por la incorporación del negocio de BPI, que aporta un 8,7% de crecimiento, y en CaixaBank, el margen aumenta un 6,5%, esencialmente por la gestión de la actividad minorista.

Los ingresos por comisiones han crecido un 20,8% y se han situado en 1.867 millones, y los ingresos y gastos amparados por contratos de seguro o reaseguro han aumentado un 65,9%, hasta 354 millones.

La rentabilidad del grupo se ha situado en el 8% y ha mejorado en 235 puntos básicos desde principios de año, apoyada por la buena evolución del negocio bancario y asegurador de CaixaBank, que alcanza una rentabilidad del 10,5%, con un resultado de 1.490 millones en los nueve primeros meses. Los activos líquidos totales se sitúan en 71.581 millones y durante el ejercicio se ha reforzado la posición de liquidez del grupo, con un Liquidity-Coverage Ratio (LCR) del 213%, muy por encima del 80% mínimo requerido.

En cuanto a la solvencia, el Grupo CaixaBank ha alcanzado una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,7%, y ha señalado que está en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico, de entre el 11 y el 12%, y casi tres puntos porcentuales por encima de los requerimientos del supervisor del 8,75%.

CaixaBank mantiene el liderazgo en banca retail en España, con una cuota de penetración como primera entidad del 26,7% y la primera posición en nóminas domiciliadas (cuota del 26,6%) y también en seguros, planes y fondos por recursos gestionados (21,8%).

Activos gestionados

Los activos bajo gestión de CaixaBank se han situado en 86.860 millones de euros, con un aumento del 6,1%; destaca el incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta los 60.331 millones (+6,5%) y los planes de pensiones (+5,2%, hasta 26.529 millones de euros).

La ratio de morosidad se ha situado en el 6,4% -frente al 6,9% a cierre de 2016- y la ratio de cobertura de la cartera dudosa ha mejorado hasta el 50%, frente el 47% a cierre del ejercicio 2016.

En CaixaBank, la cartera crediticia bruta se ha reducido un 1,5% y la cartera sana en un 1,1%, mientras que el crédito a empresas ex promotor ha crecido un 1,8% y el crédito al consumo, un 18,9%.

Las dotaciones para insolvencias se han situado en 658 millones (-5,5%) y el apartado de otras dotaciones a provisiones asciende a 800 millones e incluye el registro de 455 millones asociados a prejubilaciones y 154 millones de saneamiento en Sareb.

Fotos