Leonoticias

CaixaBank acude al mercado para digerir la compra de la entidad portuguesa BPI

Sede de CaixaBank en Barcelona.
Sede de CaixaBank en Barcelona. / Lluis Gené (Afp)
  • El banco vende un 9,9% de su capital por 1.375 millones entre grandes inversores para mejorar su solvencia tras la OPA sobre la firma lusa

CaixaBank ha tirado de acciones propias para hacer frente a la operación con la que va a controlar el banco luso BPI. La entidad ha vendido un 9,9% de su capital en una colocación acelerada de 585 millones de títulos en la que han participado inversores cualificado.

Después de que a pocos minutos del cierre de la sesión de ayer la CNMV suspendiera su cotización en los 2,35 euros por título, la entidad comunicó al regulador la operación. El mercado cuenta con que esta venta provocará una nueva caída de sus acciones en su previsible regreso a la Bolsa hoy mismo.

El grupo anunció también que «dos inversores institucionales con vocación de permanencia ya han formulado indicaciones de interés no vinculantes para participar potencialmente en la colocación». Lo harán por un importe aproximado de 380 millones.

Con esta venta, CaixaBank facilita la OPA sobre BPI y, sobre todo, intenta fortalecer su solvencia al recibir unos 1.375 millones por las acciones transmitidas. Porque con el desembolso para controlar prácticamente la totalidad del banco portugués –hasta ahora poseía un 45% del total–, el ratio de capital ‘fully loaded’ se situaría por debajo del 11%. El plan estratégico de la entidad define que ese factor debe encontrarse entre el 11% y el 12%. Aun con la recepción del dinero de esta venta de acciones propias, ese capital quedaría por debajo del 11,5% con el que finalizó junio.

Las acciones propias utilizadas en esta operación proceden de las adquiridas a Criteria Caixa, su propio accionista de referencia, en virtud de la permuta de activos efectuada a finales de 2015. Mediante este pacto, CaixaBank vendía un 17,24% de The Bank of East Asia y un 9,01% de Inbursa a Criteria, por el que recibió 642 millones y este 9,9% de acciones propias que ahora ha utilizado para obtener capital y financiar la OPA a BPI.

La operación se produce un día después de que la junta de BPI suprimiera la limitación del derecho de voto, una de las condiciones impuestas por CaixaBank para seguir adelante con su opa sobre la entidad portuguesa.

Tras esta decisión, la oferta se ha convertido en obligatoria, lo que ha llevado a CaixaBank a actualizar el precio ofrecido por BPI, que debe ajustarse a la media ponderada por volumen del precio de cotización de la acción de BPI en los seis meses anteriores a la fecha actual. El nuevo precio es de 1,134 euros por acción, un 1,8% superior a los 1,113 euros que ofrecía en abril, cuando se inició el proceso.