Cómo ahorrar hasta 3.000 euros en la cesta de la compra

Dos clientas realizando la compra en un supermercado. /Jesús Andrade
Dos clientas realizando la compra en un supermercado. / Jesús Andrade

La elección del supermercado supone un ahorro medio de 909 euros al año en productos similares, que se eleva hasta los 3.013 euros en el caso de Madrid

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Elegir el supermercado donde hacer la compra no es una decisión baladí. Los consumidores pueden ahorrarse de media 909 euros al año dependiendo del establecimiento al que acudan. Es más, la brecha entre la tienda más cara y la más barata supera los 3.000 euros (concretamente 3.013 euros) en Madrid, la ciudad donde es posible lograr un mayor ahorro. Y no, no piensen que se trata de productos más económicos, sino que son más de 3.000 euros de ahorro por los mismos productos o, en el caso de los artículos de marca blanca o frescos, similares. Así se pone de manifiesto en el informe 'Compra Maestra' que hoy ha presentado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha analizado más de 164.000 precios de una cesta de 233 productos en 1.137 establecimientos repartidos por todo el territorio nacional e internet. Entre los artículos, se encuentran 52 alimentos frescos (carne, pescado, frutas y verduras), 98 productos envasados de alimentación, droguería e higiene, elegidos entre las marcas líderes del mercado, y 83 básicos baratos, generalmente de marca blanca.

Pues bien, tras un minucioso análisis, la OCU concluye que el establecimiento más barato este año es el supermercado Dani de Granada, que desbanca en 2017 al hipermercado Alcampo de Vigo, que, no obstante, ocupa el segundo lugar. En el lado opuesto, los establecimientos más caros de España son, un año más, los de la cadena Sánchez Romero en Madrid (concretamente el situado en la calle Arturo Soria es el que tiene los precios más elevados de toda España), seguido del supermercado online Ulabox y Sorli Discau en Barcelona.

Por poner un par de ejemplos, uno se puede ahorrar 2,86 euros en un kilo de naranjas. Donde más barato sale este cítrico es en el supermercado andaluz Dani, donde cuestan 1,09 euros; por el contrario, si se adquiere en un Sánchez Romero, el precio se incrementa hasta los 3,95 euros. De media, viene a suponer un ahorro de 1,28 euros dependiendo del súper en el que se compren. De igual manera, también es posible ahorrar hasta 26 céntimos en las plumas de pasta Gallo: en Sánchez Romero cuestan 1.03 frente a los 79 céntimos en Dani.

Alcampo, la cadena nacional más barata

Si se analiza por cadenas, la más barata vuelve a ser la local Dani (ubicada en las ciudades de Granada y Jaén), seguida de la regional Cash & Fresh y la nacional Alcampo. A nivel nacional, cuando en una ciudad no hay supermercados Alcampo, Mercadona se erige como la cadena más barata. En el lado contrario, las más caras son Sánchez Romero, Ulabox y Sorli Discau.

Si el ahorro medio de 909 euros al año es considerable, supone un 2,5% menos que en 2016, lo que refleja que se han reducido las diferencias de precio entre supermercados. Aun así, supone un 19% del gasto anual en alimentación, puesto que un hogar medio dedica de media 4.783 euros al año a llenar sus neveras. Tras Madrid, la zona de Alcobendas-San Sebastián de los Reyes es la segunda donde más se puede ahorrar con la decisión de a qué supermercado acudir: 2.850 euros anuales por ello. En tercer lugar se sitúa internet (que el estudio trata como una ciudad más), donde las diferencias de precio suponen 1.502 euros y, a continuación, Santa Cruz de Tenerife, donde es posible ahorrarse 1.410 euros. Por el contrario, hay ciudades donde el ahorro que se obtiene con la comparación de precios es muy pequeño: en Segovia, apenas representa 266 euros, en Pontevedra, 343 y 344 euros en Ciudad Real.

Otra conclusión que se extrae de este estudio es que el coste de la cesta en las diferentes cadenas ha sufrido una variación media de apenas una décima respecto al año pasado. Así, si los productos frescos sí que se han incrementado de forma considerable, esto se ha compensado con la bajada de precios de los productos económicos (productos básicos de alimentación y droguería).

Contenido Patrocinado

Fotos