El alza del ’rating’ da margen a España para cuadrar mejor las cuentas de 2018

Román Escolano espera antes de una reunión. /Sergio Pérez (Reuters)
Román Escolano espera antes de una reunión. / Sergio Pérez (Reuters)

S&P eleva la calificación a notable bajo (A-) con perspectiva positiva, una nota que el país no tenía desde el año en el que pidió el rescate bancario

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

A cuatro días de que presente los Presupuestos de este año, el Gobierno ha recibido un espaldarazo extraparlamentario con el que podrá realizar una mayor disponibilidad de fondos que dejará de destinar al pago de la deuda pública. La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) anunció en la noche de este viernes que eleva la nota concedida a España ante los mercados internacionales, situándola en el notable bajo. Es una cota que no veía desde hace más de seis años, en pleno rescate bancario.

La revisión del ’rating’ al alza implicará que el Ejecutivo pueda descontar una partida menor de los intereses de la nueva deuda de 2018, porque los inversores tienen ahora como referencia una nota que ha subido hasta el grado ‘A-’, con perspectiva positiva. Para el ministro de Economía, Román Escolano, esta decisión «contribuirá a diversificar y ampliar la base inversora del Tesoro, así como a reducir aún más sus costes de financiación, de la economía y, en particular, de las pymes». Además, al poner en perspectiva positiva la valoración del país, considera que incluso puede augurar nuevas subidas de nota en el futuro.

La agencia espera que España crezca más que la Eurozona entre 2018 y 2021, lo que conducirá a una mayor consolidación presupuestaria. S&P también indica en su informe que las tensiones políticas en Cataluña han tenido un efecto limitado sobre la economía española, gracias a la confianza institucional que introdujo la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Esto ha permitido que España haya registrado un crecimiento superior al 3% en 2017 por tercer año consecutivo.

De esta forma ya son tres las agencias internacionales (S&P, Fitch y DBRS) que sitúan a España el grupo de mejor calificación (zona A), lo cual se refleja en la evolución de la prima de riesgo, que se sitúa en mínimos de los últimos ocho años.

El nivel otorgado por S&P al Reino de España le sitúa en el escalón ‘A’, algo que no veía desde que a mediados de 2012 esta misma agencia degradara su nota como consecuencia de la situación que vivía el país, con el rescate de parte de la banca encima de la mesa. De esta forma, el nuevo ’rating’ con el que el país se presenta ante los mercados sigue la senda del que ya otorgado por Fitch en enero, con una alza desde el suficiente raspado (‘BBB+’) anterior.

Moody’s, la siguiente

En menos de un mes, la tercera gran agencia internacional, Moody’s, también revisará su nota. Se cerrará así el círculo con el que la economía española abandona el grupo de países encuadrados con notas cercanas al suspenso. Hasta ahora la calificación otorgada por sus analistas no pasa del suficiente (‘Baa2’) y no varía desde 2014, cuando el PIB inició la senda de la recuperación.

El mercado ya había anticipado esta buena noticia para los intereses de España con la que despide el primer trimestre. La evolución de la prima de riesgo había descendido de forma considerable en las últimas semanas hasta cerrar ayer en los 70 puntos básicos. El interés del bono a diez años también bajó a 1,262%, el mínimo desde noviembre de 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos