Octavos de final

Muguruza rompe su techo ante Kerber

Garbiñe Muguruza celebra la victoria.
Garbiñe Muguruza celebra la victoria. / Efe

La hispano venezolana remonta a Kerber en uno de los mejores partidos de su vida | En cuartos de final se cruzará con la rusa Svetlana Kuznetsova

MANUEL SÁNCHEZMadrid

La batalla era de proporciones épicas. No les reservaron la central, ni siquiera la pista uno. Kerber y Muguruza se vieron abocadas a disputar uno los partidos más importantes de lo que se ha jugado de torneo en la pista dos, donde la española ha caminado firme, hasta hoy, cuando ha decidido despegar para romper el nivel de su carrera.

Garbiñe Muguruza ha derrotada a la número uno del mundo, Angelique Kerber, en tres sets (4-6, 6-4 y 6-4) para acceder por segunda vez en su carrera a los cuartos de final de Wimbledon.

Más información

Para ambas jugadoras, este partido no era una nueva experiencia. Ya sabían lo que es cruzarse en el All England Tennis Club con el torneo avanzado. Fue en 2015, el año en el que Muguruza llegó a la final. Antes de aquel decisivo partido con Serena Williams, Muguruza tuvo que eliminar a Kerber en tres sets. Aquel día, el primer set se decidió tras un "tiebreak" de 22 puntos y en esta ocasión, no iba ser para menos.

El primer envite esta vez fue más corto (6-4), pero contó con la misma intensidad que antaño. Cada una mostraba sus propias armas y le enseñaba las garras a su rival. Muguruza jugó dentro de la pista y buscó las líneas, mientras que Kerber se comportó como una pared desde el fondo. Se iba a decidir por detalles, y la condición de número uno de Kerber se impuso. A la segunda oportunidad que tuvo, la alemana rompió el saque de Muguruza y se apuntó la primera manga. Malas noticias para Garbiñe, que tiene en el primer parcial un talismán en los “Grand Slam”. De las 43 veces en las que ganó la el primero, venció en 41 de ellas. Solo dos excepciones, ante Serena Williams en Australia 2015 y ante Maria Sharapova en 2014. No obstante, cuando había ganado el envite inicial solo vencía en siete de 24 partidos.

Comenzaba la segunda manga y Conchita Martínez se recogía la coleta en la grada. La aragonesa supo que iba para largo. La igualdad no se rompía, pese a que Muguruza se obcecaba en golpear a velocidades de vértigo. Según pasaba el partido más se engrasaba la máquina de la española. Dejó de fallar en la red, se hizo más precisa con el revés y continuó quemando con la derecha. Falló en sus dos ocasiones de romper la alemana, pero en el psicológico décimo juego le otorgó dos oportunidades de set a Muguruza. El segundo se lo apuntó en su casillero y mandó el partido a la manga definitiva.

Y ahí comenzó nerviosa. Kerber no solo se jugaba el torneo, también el número uno, y no podía permitirse perderlo todo de una tacada. Consiguió el “break” de inicio y puso el 2-0 con su saque. El mejor partido de Muguruza en mucho tiempo no merecía acabar así. La española aguantó su saque, devolvió la rotura, y pese a ceder en el quinto (2-3), recuperó otra vez el “break”, antes del juego que le dio el encuentro. El séptimo parcial duró más de nueve minutos y en él Muguruza salvó cuatro bolas de rotura. Un puntazo de una provocaba la reacción de la otra hasta que Garbiñe le puso fin (4-3). Muguruza estaba imperial en la red (14/19 puntos en el tercer set) y no tardaría en confirmarlo.

Kerber escapó de la quema (4-4) y Muguruza pasó la pelota al tejado de la alemana. Otra vez en el décimo juego y otra vez con la española al resto. Rápidamente se colocó 15-40. Kerber igualó, pero esta vez no hubo desesperación en la raqueta de su rival. Consiguió el tercer punto de partido y esta vez sí lo convirtió. La pupila de Conchita cerró el puño y lo apretó contra su pecho antes de felicitarse con la alemana por uno de los mejores partidos del torneo.

Con 55 golpes ganadores, cincuenta errores no forzados y la tarea de mejorar al saque (64 % de primeros), Muguruza se cita en sus segundos cuartos de Wimbledon con la rusa Svetlana Kuznetsova, quien derrotó a Agnieszka Radwanska por 6-2 y 6-4.

Fotos