Copa Federación

Vencer a Paraguay o... para tercera

La capitana del equipo español, Anabel Medina, habla con Carla Suárez./Efe
La capitana del equipo español, Anabel Medina, habla con Carla Suárez. / Efe

España se jugará no descender a una nueva categoría de la Copa Federación el fin de semana del 21 de abril en casa y ante el cuadro guaraní

MANUEL SÁNCHEZMadrid

La duda que salta tras el desastre tenístico en Italia que ha dado al traste con las opciones de España de ascender al Grupo Mundial en este 2018 es unánime. ¿Con Garbiñe Muguruza hubiera sido distinto? ¿La presencia de la hispano venezolana hubiese dado el plus al equipo para derrotar a Italia y no ceder ante una selección que, atendiendo al ránking, era bastante inferior?

Las lamentaciones ya parecen absurdas y es que ante los problemas físicos de la española parecía complicado que cambiase completamente de superficie a la tierra batida en plena temporada de cemento. Estando ya inmersa en el torneo de Doha, donde entrena desde días antes de la eliminatoria de Copa Federación, Muguruza nunca ha ocultado su deseo de formar parte del combinado español, pero sí que es verdad que en los dos últimos cruces, por diferentes circunstancias físicas, no ha podido estar disponible.

Pero no solo la falta de Muguruza ha provocado que España esté al borde de caer a las eliminatorias por zona, lo que le obligaría a competir contra combinados de Europa y África como Georgia, Bulgaria, Hungría y Turquía, entre otros.

Sin una sola jugadora entre las 140 primeras del ránking, Italia fue capaz de desarmar a España. Apoyadas en su público y aprovechando la ventaja que la aguerrida Sara Errani da con su carácter, las transalpinas se deshicieron del conjunto de Anabel Medina. Rompiendo los pronósticos y arañando la confianza en el equipo, donde Lara Arruabarrena ya posee una balance negativo en la competición (tres victorias y cuatro derrotas) y Carla Suárez falló cuando más se le necesitaba. Pese a ello, y como siempre, aplaudir a las que fueron es de rigor.

Eliminatoria sencilla

Ahora la realidad que se presenta pasa por un cruce aparentemente sencillo, pero esta vez en casa. Será el 21 y 22 de abril, en una sede aún por decidir, cuando España recibirá a Paraguay, tal y como ha decidido el sorteo celebrado este martes en las oficinas centrales de la ITF. Y parece un reto sencillo porque la selección paraguaya está por debajo de las prestaciones de las italianas y más aún de las de las españolas. Atendiendo al ránking, solo Verónica Cepede es habitual jugadora del circuito WTA. Ubicada en el puesto 84 de la clasificación mundial, Cepede lidera un grupo de jugadoras desconocidas que se han ganado la oportunidad de subir al Grupo Mundial II tras vencer en su zona continental. Paraguay se llevó el billete al playoff tras derrotar el pasado miércoles a Colombia, el jueves a Chile y el sábado a Brasil. Este formato difiere del que está acostumbrado España, y en lugar de disputarse una eliminatoria en un fin de semana, se juegan tres a modo de torneo. Cada una de ellas está compuesta por dos partidos individuales y un dobles, pasando el ganador a la siguiente ronda.

Parece una realidad paralela en comparación a lo que está habituada una selección que se ha coronado en la Copa Federación en cinco ocasiones y que hasta hace unos meses tenía en Muguruza a la número uno del mundo. Pero a tan solo un paso de caer a tercera división, lo cierto es que los tiempos de Conchita Martínez y Arantxa Sánchez-Vicario son de otra dimensión. Ahora hay que salvarse y esperar otra mejor oportunidad, que como mínimo, no llegará hasta 2020.

Contenido Patrocinado

Fotos