Segunda ronda

Nadal remonta en la noche neoyorquina

Nadal remonta en la noche neoyorquina

El balear se sobrepone a un mal primer set y corrige el rumbo para derrotar a Taro Daniel

MANUEL SÁNCHEZ

El Abierto de los Estados Unidos está siendo un torneo extraño. A las innumerables bajas, eliminaciones de favoritos y sufrimientos de Roger Federer, se les une un Rafa Nadal que no acaba de carburar al 100 %. El balear volvió a sufrir, como ya le ocurrió con Dusan Lajovic en primera ronda, y tuvo que remontar un set de desventaja para meterse en tercera ronda del torneo. Esta vez, Nadal se apuntó la victoria en cuatro mangas ante Taro Daniel (4-6, 6-3, 6-2 y 6-2) para lograr por décima vez en su carrera el derecho a disputar la tercera ronda en Nueva York.

El español tuvo que volverse a poner el mono de trabajo para superar a un rival, a priori, de mucho menor nivel (Taro Daniel es el número 121 del mundo). Lajovic estuvo a punto de robarle un set (sacó para ganar el primero), pero el japonés, sí que lo consiguió. Nadal comenzó muy atrás al resto y con nula eficacia en los puntos de rotura. Falló lo que nunca falla y mostró alarmantes lagunas mentales en los momentos más importantes. El balear concedió dos oportunidades de rotura en el primer juego y una más en el noveno. El japonés, nacido en Nueva York y de origen tenístico valenciano, aprovechó esta última y cerró el primer set al servicio (4-6) imponiendo su agresividad, con más golpes ganadores que el español (11 por 9). Nadal solo ha ganado tres de siete partidos en el último “Grand Slam” del año tras ceder el primer set, por lo que las alarmas saltaron en el torneo.

Nadal cayó para impulsarse

Y las alarmas pudieron sonar más fuerte. El japonés agarró ventaja de rotura también en el segundo parcial (1-2), pero a partir de ese momento se hundió. Nadal cogió el hilo del partido y ya no lo soltó a merced de una mejor mentalidad y un menor cansancio en el cuerpo. El manacorense se vio abajo ante un rival con una mecánica de saque muy inusual (apenas requiere preparación) y con un revés a dos manos exquisito y reaccionó a tiempo. Rompió a la sexta oportunidad con un “passing shot” (2-2), sacó el puño al aire y quebró otra vez también con un “passing” para tomar la delantera. El balear se apuntó el segundo set (6-3) y ablandó a Taro en el tercero (6-2) para dar la puntilla en un cuarto set en el que el japonés recuperó el buen juego, pero no lo suficiente para frenar a un Nadal que en cuanto coge calor, es complicado de parar. El dos veces campeón (2010 y 2013) finalizó su segundo partido en Nueva York con más ganadores que errores no forzados (40 por 35), ganando casi el 80 % de puntos con primeros, y con el único lunar de los puntos de rotura, donde solo pudo moverse en un 55 % (6/11)

Nadal se enfrentará en tercera ronda a Leonardo Mayer, al que domina en el cara a cara por tres victorias y cero derrotas. El argentino, campeón de Copa Davis el año pasado, hasta su llegada a este Abierto de los Estados Unidos, no había ganado ni un partido ATP en pista dura. Tras pasar la fase previa, y eliminar a Richard Gasquet y Yuichi Sugita, Mayer acceder por segunda vez en su carrera a la cuarta ronda de un “Grand Slam”.

En su lado del cuadro, los mayores favoritos han cedido. Tomas Berdych, que era uno de los posibles rivales de Nadal en octavos, cedió, con muchos problemas físicos, ante Alexander Dolgopolov (3-6, 6-1, 7-6 y 6-2) y Grigor Dimitrov, reciente campeón en Cincinnati, cayó ante el ruso de 19 años, Andrey Rublev (7-5, 7-6 y 6-3) en lo que supuso la mayor sorpresa de la jornada. Sin estos dos obstáculos en su camino a semifinales, y visto el bajo nivel de Federer, las probabilidades que las casas de apuestas dan a Nadal para sumar su tercer Abierto de los Estados Unidos, han subido desde el 25 % en el que estaban al inicio del torneo, hasta el 36 % actual. Esta circunstancia, le sitúa como principal favorito a alzarse con el torneo.

Federer se asoma al abismo

Las dudas de Roger Federer, quien pelea en Nueva York por el número uno del mundo, y su vigésimo “Grand Slam”, se acrecientan partido a partido. Necesitó cinco sets para derrotar a Francis Tiafoe, y, en su segundo compromiso, tuvo que agotar los parciales de nuevo para superar a Mikhail Youzhny. Federer se clasificó para tercera ronda al inclinar al ruso por 6-1, 6-7, 4-6, 6-4 y 6-4 en un partido de más de tres horas.

El de Basilea vive en el límite. Tras los problemas de espalda que mostró en Montreal, necesitaba un comienzo tranquilo en Nueva York, pero no pudo tener un peor arranque. Federer suma casi seis horas en pista en tan solo dos partidos. Además, es la primera vez en toda su carrera que se va a cinco sets en sus dos primeros partidos de un “Grand Slam”. Solo estuvo cerca en Wimbledon 2010, cuando venció en cinco mangas en primera ronda, y en cuatro en segunda. Tras más de 71 “Grandes” disputados, Federer se apunta otro récord, aunque esta vez no es del todo positivo.

La parte buena para el suizo fue que volvió a vencer, sin jugar bien. Completó un fulgurante primer set y llegó a sacar para apuntarse el segundo. Se despistó, dejó renacer a una vieja leyenda como Youzhny, y en cuestión de minutos se encontró con una desventaja de dos sets a uno. Una situación que solo ha remontado 12 de 44 veces en su carrera. A su favor jugó que Youzhny nunca le ha superado en 16 encuentros.

Con el ruso aquejado de problemas físicos, Federer pudo solventar la papeleta. Primero en el cuarto set, donde volvió a tomar ventaja, pero desperdició un saque para cerrar la manga y tuvo que ser sobre el servicio del ruso, cuando mandase el partido al desempate. Ahí, el suizo fue más resolutivo y se aprovechó de la ventaja psicológica de los precedentes ante Youzhny. Ganó el 93 % de primeros servicios y conectó 15 golpes ganadores, que se tradujo en dos roturas sobre el saque de su rival, y el definitivo 6-2 en el marcador. “Confío en que mi juego ya solo puede ir a mejor”, manifestó el suizo tras derrotar a Youzhny.

Esta victoria, la décimo sexta en “Grand Slam” esta temporada, permite a Federer continuar en la lucha por el número uno. Su próximo escollo para ello será el toledano Feliciano López, que venció en el duelo español de la jornada a Fernando Verdasco (6-3, 6-2, 3-6 y 6-1). López y Federer se han enfrentado en doce ocasiones con todo victorias para el suizo. “Me encantaría jugar contra él, es un partido muy especial, porque quizás no volvamos a jugar nunca”, explicó el español en rueda de prensa mientras Federer aún jugaba con Youzhny.

Fotos