Rivalidad

Nadal, Federer y el mejor de la historia

Roger Federer y Rafa Nadal se estrechan la mano en Miami. /Rob Foldy (Afp)
Roger Federer y Rafa Nadal se estrechan la mano en Miami. / Rob Foldy (Afp)

El balear, que se sitúa a tres 'Grand Slam' del suizo, tiene el físico y la inercia para convertirse en el mejor jugador de la historia del tenis

MANUEL SÁNCHEZMADRID

«No pienso en lo que ha ganado Federer, me motiva mi carrera, no la de los demás. Yo hago mi camino y él el suyo, Veremos cuándo acabamos», sentenció el campeón de Nueva York en rueda de prensa. Rafa Nadal es una persona calmada y con los pies en la tierra, que tras ganar su decimosexto 'Grand Slam' se marcha a casa a descansar. Aun así, es inevitable pensar en lo que él mismo se ha ganado. El derecho a competir por ser el mejor tenista de la historia.

Más información

En su raqueta está la posibilidad de disputarle tal honor a Roger Federer. Ambos tenistas, los más grandes de la historia se han repartido los grandes esta temporada. Nadal, Roland Garros y Nueva York, y Federer, Australia y Wimbledon. Por lo tanto, la diferencia entre uno y otro está como al principio de temporada, pero con dos entorchados más para cada uno. Federer lidera la clasificación con 19 torneos, Nadal tiene 16, y por detrás aparecen Pete Sampras (retirado) con 14, y Novak Djokovic, aún en disposición de aumentar su cuenta, con 12.

Si las lesiones le respetan, Nadal luchará por aumentar su palmarés durante varios años aún. Que gane más Roland Garros no es una quimera, y la posibilidad de sumar algún trofeo en Melbourne o Nueva York está ahí, visto lo visto este año. Además, con los casi 2.000 puntos de ventaja sobre Federer, parece complicado que el español no llegue como número uno del mundo al próximo Abierto de Australia. Esto, unido a las dudas físicas de jugadores como Djokovic, Andy Murray o Stan Wawrinka, le ponen en el disparadero de favoritos para triunfar por segunda vez en Melbourne y encarar el decimoséptimo.

Por su parte, Federer, como siempre imposible de enterrar, ya tiene 36 años y los problemas físicos, sobre todo en la espalda y la rodilla, han sobrevolado su entorno en los últimos tiempos. Sus opciones más claras pasan por reinar donde lo ha hecho siempre, en su jardín. Wimbledon es el Roland Garros de Nadal para el suizo, y por ahí pasa la oportunidad más evidente de convertirse en el primer tenista masculino en sumar veinte 'majors'.

Sin embargo, la pregunta pasa por discernir si el número de 'Grand Slam' determina quién es el mejor. Federer domina a Nadal en este apartado, además, tiene más títulos (93 por 74), más semanas como número uno (302 por 145), más victorias (1.119 por 862), pero también más años (36 por 31), por lo que, pese a las sorpresas que siempre depara su carrera, el ocaso del suizo cada vez está más cerca.

Nadal tiene más Masters 1000 (30 por 26), más medallas olímpicas (dos, por una del suizo) y, sobre todo, le domina en el cara a cara, con 23 victorias para el manacorense y 14 derrotas. Nadal le ha batido en nueve ocasiones en torneos de 'Grand Slam', de las que seis fueron en finales, por tan solo tres derrotas. El balear le ha vencido en la tierra de París, la hierba de Wimbledon y el cemento de Australia, mientras que Federer solo pudo vencerle dos veces en Londres y una el pasado mes de enero en Melbourne.

El tiempo que les quede para seguir compitiendo al máximo nivel y repartiéndose los 'majors' es una incógnita. Pero Nadal quiere continuar en la pelea y sentir los nervios al saltar a la pista. «Mientras esto siga pasando, estaré aquí», aseguró el balear. Ahora, solo queda sentarse y disfrutar de una de las mayores y más sanas rivalidades de la historia del deporte. Qué suerte estar viviéndolo.

Contenido Patrocinado

Fotos