Mundial | MotoGP

Valencia vivirá su decimosexto desenlace de un Mundial

Márquez, por delante de Dovizioso, en el GP de Malasia. /Afp
Márquez, por delante de Dovizioso, en el GP de Malasia. / Afp

A Marc Márquez, con 21 puntos de ventaja, le vale ser undécimo para ser campeón aunque Dovizioso gane la carrera

BORJA GONZÁLEZSepang (Malasia)

MotoGP 2017 se resolverá en la última prueba del año, en el Circuito Ricardo Tormo de la Comunitat Valenciana, un trazado que hace unas semanas comunicó que había vendido todas las entradas y que vivirá el decimosexto desenlace de un Mundial. Una prueba en la que la presión se apunta como un factor extra con el que, en este caso, tendrán que lidiar tanto Marc Márquez como Andrea Dovizioso, aunque es cierto que el español es el que tiene más que perder. “Antes de este Gran Premio estaba muy relajado, y será así también en Valencia”, apuntó el italiano tras lograr su sexta victoria del curso en Malasia, que combinada con el cuarto puesto de su rival le permite llegar vivo a la última carrera del año, aunque sin muchas opciones. “No creo que Márquez esté bajo presión”, señaló. “Incluso tras un fin de semana particular, después de todas las dificultades que ha tenido, ha vuelto a casa con un buen cuarto puesto. Él está acostumbrado a ciertas situaciones y llega a Valencia con 21 puntos de ventaja: para perder el título tiene que suceder algo extraño. Allí seguro que Márquez será competitivo. Lo único que puedo hacer es encarar el Gran Premio como lo he hecho aquí. Aunque todo está en sus manos”. A Dovizioso sólo le vale ganar y esperar a que pase algo, porque es impensable que aunque tuviese un mal día, Márquez no vaya a ser capaz de sumar los cinco puntos que le hacen falta para sellar su cuarto entorchado de la categoría reina.

En Cheste se han resuelto ocho mundiales de la cilindrada pequeña –cinco de 125cc y tres de Moto3-, ganados por Arnaud Vincent (2002), Thomas Luthi (2005), Gabor Talmacsi (2007), Marc Márquez (2010), Nico Terol (2011), Maverick Viñales (2013), Alex Márquez (2014) y Danny Kent (2015). De estos, sólo Viñales no llegó como líder de la general a esta última prueba, aunque en aquel caso la igualdad era mayúscula. El actual piloto de Yamaha era segundo de la general a dos puntos del malogrado Luis Salom, con Alex Rins tercero a cinco puntos del líder. En carrera, Salom se fue al suelo en la vuelta 15, mientras que Rins intentó un adelantamiento casi imposible de última curva que permitió la victoria de Viñales, lo que le terminó dando el campeonato. En la clase intermedia quedaron para el final cuatro temporadas –tres en 250 y una en Moto2-, en campeonatos que se apuntaron Manuel Poggiali (2003), Jorge Lorenzo (2006, frente a Dovizioso), Hiroshi Aoyama (2009) y Stefan Bradl (2011, con lesión de Márquez que dio el título al alemán antes de que se disputase la carrera), cuatro pilotos que habían llegado como líderes a ese último Gran Premio. Por su parte, MotoGP se ha cerrado en Valencia tres veces. La primera en 2006. Valentino Rossi llegaba como líder con ocho puntos de ventaja sobre el recientemente fallecido Nicky Hayden, y falló. Tras apuntarse la pole, con Hayden quinto, Rossi vivió una tortura de carrera en la que terminó por los suelos, viendo cómo se esfumaba la posibilidad del título. Ese domingo dejó una curiosa imagen: confirmado el éxito de Hayden se encendió la clásica traca en Cheste, que esta vez era de color… amarillo, el emblemático color de Rossi. Y es que nadie imaginaba un desenlace así. El italiano fue también uno de los protagonistas del último Mundial cerrado en el Ricardo Tormo, a donde llegó con siete puntos de ventaja, pero con la sanción de tener que salir el último de la parrilla tras el famoso altercado con Márquez en Sepang.Esto facilitó que Lorenzo se proclamase campeón. El tercer MotoGP decidido en Valencia fue el primero de Márquez, el de 2013.

“En 2013 fue bastante más apretado que ahora, tenía que hacer cuarto, era mucho más difícil y tenía mucha menos experiencia, y este año llego con 21 puntos”, recordó el de Cervera este pasado domingo. “Pero el hecho de llegar con 21 puntos no quiero que me dé un extra de confianza y un extra de relajación. Son 21 puntos, que son muchos, pero tengo que acabar la carrera, tengo que intentar hacer un fin de semana bueno y también mantener la misma intensidad. Aunque es difícil, lo voy a intentar”. Un objetivo a lograr en un trazado favorable para su estilo. “Valencia lo tengo marcado como uno de esos circuitos en los que me va bien normalmente, se gira a izquierdas, y eso ayuda. No quiero pensar que va a ser fácil porque no quiero tener ninguna confianza extra. Quiero seguir como ahora, apretar desde el primer libre, intentar tener la misma mentalidad y lo bueno es que me gusta Valencia, normalmente soy rápido allí. Ahora toca volver a casa, tratar de relajarse, empezar a entrenar otra vez e intentar estar al cien por cien para esa carrera”. Y es que, en condiciones normales, Dovizioso necesitaría que pasase ‘algo’. En este sentido, Márquez se ha caído 25 veces en 2017, dos de ellas en carrera, además de que cuenta con el cero de Silverstone por la rotura del motor de su Honda. Casi las únicas ‘ayudas’ realistas que podría esperar el italiano. “Ya hemos visto que todo puede suceder en MotoGP, lo vimos en 2006. Aunque Márquez tiene el 90 por ciento de las opciones, por la ventaja y porque Valencia no es el mejor circuito para nosotros”, expuso Lorenzo como análisis de lo que se puede esperar de la carrera que se disputará el próximo 12 de noviembre.

Fotos