Trial

Toni Bou: «La ilusión y la motivación siguen intactas desde el primer día»

Toni Bou, con su último trofeo que le acredita como campeón del mundo de trial. /Repsol
Toni Bou, con su último trofeo que le acredita como campeón del mundo de trial. / Repsol

A falta todavía de una prueba en Italia, el piloto catalán acaba de conseguir en la República Checa su 22º título mundial

JULIÁN ALÍA

Una semana antes de tiempo, como es costumbre en él, está al otro lado del teléfono el piloto al que su padre introdujo en el mundo del equilibrismo motorizado, el que a los 14 se hizo profesional y el que desde que cumplió los 20 no sabe lo que es no subirse al cajón más alto de una cita mundialista. Toni Bou, flamante campeón del Mundial ‘outdoor’ de trial por undécima vez consecutiva, reconoce que no pierde la costumbre de ganarlos a pares. «Estoy muy contento. Es algo muy bonito y que no había imaginado nunca. Además, haberlo conseguido a falta de la última carrera en Italia», dice con el tono alegre de quien hace un momento acaba de conseguir su vigesimosegundo título de esta índole internacional.

Y es que Toni Bou lleva desde el año 2007, sin llegar a 21, ejerciendo una hegemonía ‘tiránica’ en este deporte. Ahora, enfilando los 31, comenta que «la presión existe siempre». «Es distinto», dice pensativo. El hecho de llevar imbatido once años seguidos tanto en el Mundial ‘indoor’ como en el de aire libre no le afecta. Ni añade ni resta presión. No considera que esté ‘obligado a ganar’ por su estatus de campeón, ni estaría ‘excusado al perder’, sino que en cada carrera y en cada torneo sale siempre «al cien por cien sin importar cuál sea». «La ilusión y la motivación siguen intactas desde el primer día. Ganar me ayuda a ello», declara el piloto catalán, que todavía no ha encontrado el límite.

A este ritmo llegará el día en que tenga más mundiales que años. «Es así. Siempre salgo a dar el máximo y los resultados están saliendo. Gracias al entrenamiento y al trabajo del equipo entero estoy pudiendo disfrutar de algo tan grande». También hace mención a los rivales, «quienes te hacen mejorar», y será por eso, porque llevan más de una década sin darle caza. Inocentes de no ganar; culpables de que gane él.

«El trial ha cambiado mucho desde entonces» –afirma mientras recuerda aquel 2007 donde empezó su inmaculada trayectoria– «ahora es más exigente. Este domingo, por ejemplo tuve una penalización de cinco puntos en la primera vuelta. Por suerte pude acabar en segunda posición y hacerme con el título». Tanto, o más, ha cambiado Toni Bou. «La edad es lo que más se nota. No solo físicamente y que ya no puedes hacer cosas que antes sí, sino también como persona y como deportista. Vas madurando», dice antes de destacar que cree que alcanzó su mejor nivel entre los 24 y los 26 años: «Es muy difícil saberlo. No sé si mi yo de entonces ganaría ahora, pero sí creo que con esa edad tuve mi mejor momento, sobre todo por el tema físico; los años no perdonan. También es muy importante la comodidad. El sentirse a gusto encima de la moto. Este año hemos tenido suerte con las lesiones y eso también ayuda».

El doblete

Tras la última carrera, la del próximo domingo, de ese Mundial que ya cuenta en su haber, el natural del municipio barcelonés de Piera participará en el Campeonato del Mundo de Trial de las Naciones, donde reconoce que «siempre hay muy buen nivel» y el Campeonato de España, donde competirá tanto en Andorra como en Teruel, por lo que asegura: «Todavía no es tiempo de descansar. Ya llegará ese momento y el de intentar revalidar este doblete. Vamos a trabajar al máximo para volver a intentarlo».

Por último, asegura no haberse fijado una ‘fecha de caducidad’, sino que «dependerá de los resultados». «Cuando empiece a fallar y a no sentirme cómodo, lo pensaré. De momento no me preocupo por ello. Me siento bien», explicaba un Toni Bou que trabaja día a día para engordar su extenso palmarés y para seguir reduciendo esa ridícula diferencia no apta para el resto de mortales entre edad y Mundiales bajo el brazo. El año que viene podrían ser siete. «Ojalá sea así», exclama con entusiasmo, sabedor de que seguirá peleando por hacer historia, si es que todavía no le ha parecido suficiente, antes de colgar.

Contenido Patrocinado

Fotos