Entrevista

«Mi sueño sería ganar en Valencia»

Arón Canet./Efe
Arón Canet. / Efe
Arón Canet

El valenciano dice que es «capaz de convivir» con la presión horas antes de salir en Motorland, donde es uno de los favoritos

BORJA GONZÁLEZ Motorland de Aragón

Arón Canet está completando su segunda temporada en el Mundial, con un rendimiento que le permite ser ya uno de los aspirantes al cetro de 2018. Con tres victorias y otros dos podios, el de Corbera (Valencia), vuelve a ser uno de los favoritos este fin de semana en el Gran Premio de Aragón.

-Pregunta. En la presentación de su equipo, a inicio de año, bromeábamos con lo de que se quitaba de encima la presión de pelear por el título porque no paraba de repetir que era otro año de aprendizaje. Viendo cómo está yendo, parece que tenía algo de razón. ¿Pero tenía alguna esperanza?

-Respuesta. No, no, en ese momento ni mucho menos tenía esperanzas de estar peleando por el Mundial. Mi objetivo era verdad, seguir aprendiendo. Aunque sí que es verdad que ha habido algún momento del año en el que me he visto fuerte, en el que me he dicho 'podría haber sido posible' pero, bueno, igualmente he planteado bien las cosas desde principio de temporada, y lo haré en lo que nos queda. Insisto: se trata de seguir aprendiendo de cara al año que viene.

-P. ¿Está satisfecho con su temporada hasta este momento?

-R. Sí, estoy muy satisfecho. Creo que he cometido un par de errores 'mea culpa' totalmente. No hubiese tenido que cometerlos. Pero es como el año pasado, cometí muchos errores y no los he repetido; estos errores intentaré no volver a repetirlos.

Arón Canet, tras su victoria en Silverstone.
Arón Canet, tras su victoria en Silverstone. / Efe

-P. ¿Es importante entender por qué se falla para ese objetivo del año que viene de pelear por ser campeón?

-R. Los entiendo perfectamente. Uno fue en Austin, la caída con Romano (Fenati), algo que me vino muy bien de cara a las siguientes carreras, como Jerez, por ejemplo. Se trataba de planear bien las carreras sin salir pensando que ya estaba ganado antes de terminarlo. Por ejemplo, en Misano, estaba luchando por el podio y por meterme en la cabeza que tenía que terminar ahí terminé cayéndome. Este par de errores no los cometeré el año que viene.

-P. En este sentido, se puede decir que Austin, en un fin de semana de absoluto dominio, ha sido su decepción, ¿no? Todos le dábamos por ganador, e incluso lo confirmó en la primera parte de la carrera.

-R. Fue una gran pena, porque sacaron la bandera roja y todo cambió. Aunque en estos momentos, si te soy sincero, fue una pena lo que pasó porque ahora tendría 25 puntos más, pero ahí fueron cero y en la siguiente en Jerez fueron 25. Esa caída me sirvió para aprender en Jerez.

-P. Con un líder tan sólido como Mir, no ha debido correr con demasiada presión.

-R. No, no, yo en ningún momento he sentido presión y si me la hubiese colocado el equipo o alguien me la hubiese quitado, como voy a hacer el año que viene.

-P. ¿Podrá quitársela o es capaz de convivir con ella?

-R. Soy capaz de convivir con ella y de que no me afecte, y lo mejor es echarla fuera.

-P. ¿Ha habido algún momento en estos dos años en los que se ha sentido presionado?

-R. Sí, sí, conseguir el podio el año pasado, la victoria este año. Son obligaciones que la gente, sin darse cuenta, te mete en la cabeza y que después tú te tienes que quitar. Porque, si no, no vas a ningún sitio.

-P. ¿Es tan complicado Moto3 como se ve desde fuera? Por una parte parece fácil, porque no hace falta tener un buen sitio en parrilla para aspirar a ganar. Pero por la otra son carreras de mucho estrés.

-R. Es muy complicado, porque en cada fin de semana todos los pilotos pueden ir rápido con una buena referencia. Pero después, para carrera, necesitas tener un buen ritmo. Si te fijas en cabeza casi siempre estamos los mismos pilotos y no es porque los otros sean peores que nosotros o vayan más lentos, si no porque tenemos más facilidad tras equis carreras en el grupo delantero para saber movernos, saber en qué momento tenemos que atacar, en qué momento no vamos tan finos durante la carrera. Son movimientos estratégicos que se aprenden a lo largo de dos años de Mundial que llevo.

-P. Cuando empezó el año, Bastianini, su compañero de equipo, tenía que pelear por el título y no ha sido así. ¿Creía que eso le iba a ayudar?

-R. Teóricamente pensaba que iba a ser una ayuda para mí porque alguien iba a tirar del carro. Yo no iba a ser el primer piloto, ni mucho menos, no iba a ser el piloto rápido del equipo. Él iba a tener que tirar de mí en muchas ocasiones, y ha sido todo lo contrario. He madurado en este aspecto, he madurado mucho. He tenido que tirar siempre solo, hacerlo todo solo, buscar yo el límite. Esto me ha motivado mucho y me ha hecho aprender mucho.

-P. Quedan cinco carreras: ¿alguna marcada en especial?

-R. Me llama Valencia. Mi sueño sería ganar allí, ese sueño lo tengo desde que soy pequeño. Y lucharé al máximo para conseguirlo. Luego me gusta mucho Phillip Island. Ahí logré mi primer podio el año pasado, me puse a llorar como un niño pequeño tras una carrera complicada. Fue muy bonito.

-P. ¿Es capaz de mojarse sobre el Mundial de MotoGP?

-R. Valentino y Pedrosa creo que no tienen posibilidades ya. A mí me gustaría, personalmente, que se le diera una oportunidad a Dovi, un piloto que va con la Ducati, que siempre ha estado ahí, que este año está siendo su mejor año con diferencia. Nunca ha gestionado un campeonato del mundo de MotoGP, así que yo creo que esto le puede pasar factura. Sería bonito verle como campeón del mundo, aunque igualmente apoyo a mi amigo Marc Márquez. Siempre tiene sed de victoria y nunca se da por vencido.

Temas

Moto3, Moto

Contenido Patrocinado

Fotos