GP de Francia

Márquez busca golpear de nuevo en Le Mans

Johann Zarco y Marc Márquez. /Jean-Francois Monier (Afp)
Johann Zarco y Marc Márquez. / Jean-Francois Monier (Afp)

El líder de la general prueba en Francia su nivel y el de su Honda, en un trazado en el que Yamaha ha dominado con firmeza en los últimos años

BORJA GONZÁLEZCIRCUITO DE LE MANS

Yamaha ha ganado las tres últimas carreras disputadas en el mítico Circuito de Le Mans. Maverick Viñales se llevó la victoria en 2017 en una dramática pelea con Valentino Rossi, en la que el italiano cometió un inusual error tras el que terminó por los suelos. Fue Johann Zarco el que terminó subiendo al segundo peldaño del podio, después de haber liderado las primeras seis vueltas de la carrera. En 2015 y 2016 también Yamaha se apuntó el triunfo en Francia, en las dos ocasiones de la mano de Jorge Lorenzo, y en la dos con Rossi segundo.

Datos que sustentan la sensación de que este es un buen escenario para la marca japonesa, crucial se diría en esta temporada, donde están mostrando muchas dudas y evidentes problemas de competitividad. Un termómetro que genera cierto temor.

«Esperamos que el circuito donde en el pasado hemos sido siempre competitivos nos eche una mano», apuntó Rossi, que reconoce que trata de ser optimista. «Para el futuro soy un 10 de optimista: aunque no lo elijo, por fuerza tengo que serlo», señaló. Un espíritu que le cuesta mantener en el presente más inmediato. «Llegamos aquí en un momento difícil: no somos muy rápidos y tampoco en el test de Mugello hemos encontrado nada particular». «La moto no está al nivel que me gustaría, no puedo ser todo lo agresivo que me gustaría y hacer los cambios de dirección tan rápido como me gustaría», analizó por su parte Viñales. Unas dudas que desaparecen en el oasis de Zarco, que mantiene al máximo sus expectativas para la carrera de casa.

Más información

«Jerez fue muy bien. Mejor de lo que me esperaba inicialmente, porque pensaba que un podio ya estaría bien», comentó por su parte Marc Márquez, que llega a un trazado en el que no gana desde 2014 y en el que terminó por los suelos en los dos últimos años (en 2016 volvió a subirse a su moto y pudo sumar tres puntos). «Dije que si iba bien en Jerez, Le Mans y Mugello es que estamos muy bien. De momento, uno lo hemos pasado y en el test de Mugello fue muy bien, aunque veremos qué pasa en la carrera».

Y es que tras la victoria en Jerez Márquez pudo probarse en Mugello con muy buenas sensaciones, mejorando en cuatro giros su mejor vuelta del gran premio del año pasado. En ese sentido, el trazado galo dará una señal más del estado de Honda que, sobre el papel, llega con la vitola de mejor moto de la parrilla. «Le Mans es la prueba más de fuego, entre comillas, porque no es muy bueno a nivel de palmarés, aunque creo que aquí es más prueba de fuego para Yamaha. Si aquí no van bien es que están mal, pero yo creo que irán bien, porque hay una Yamaha segunda del campeonato, a doce puntos».

Un toque de presión para sus desdibujados rivales. En ese sentido, también Le Mans dará una buena medida tanto de Suzuki, que ha logrado tres podios consecutivos, como de Ducati, que pese al mal resultado en la última carrera, con el famoso incidente que llevó al suelo de una tacada a Dovizioso, Lorenzo y Pedrosa, dejó una buena sensación por su competitividad en una pista dura tradicionalmente para la marca italiana.

«Vengo muy bien, muy convencido con las últimas sensaciones que he tenido con la moto, sobre todo después de probar las piezas que trajo Ducati a Jerez, que un poco calmaban esa agresividad extra que ha cogido la moto», explicaba Lorenzo en Le Mans, que reconocía enfrentarse con uno de esos circuitos que le van como anillo al dedo. «Aquí puedo mostrar mi potencial».

Goteo de confirmaciones

Por otra parte, el mercado de MotoGP sigue con su goteo de confirmaciones. Este jueves Suzuki confirmó que Alex Rins seguirá hasta 2020 como uno de sus dos pilotos, lo mismo que hizo Aprilia con Aleix Espargaró. Movimientos nada sorprendentes a la espera de que en el puzle se coloquen piezas muy interesantes.

Confirmado Zarco con KTM, falta por ver qué estrategia seguirá Honda: si mantendrá una vez más a un peso pesado como Pedrosa, o si tirará por otro camino (se apunta a Joan Mir); también saber qué hará Suzuki, con Iannone a la espera y otras opciones abiertas, como el propio Pedrosa o incluso Lorenzo, uno de los 'atractivos' de este mercado, o cuál será la pareja de Ducati para 2019 y 2020. «Nos hemos acercado en los últimos días», reconoció Dovizioso sobre sus negociaciones para continuar en la marca italiana, un movimiento considerado como 'natural'. «Las cosas van bien, aunque faltan algunos detalles. Por eso aún no ha habido ningún anuncio, porque sólo faltan ciertos pequeños detalles que mi mánager hablará esta tarde con la gente de Ducati, esperando para definirlo».

Contenido Patrocinado

Fotos