MotoGP

Marc Márquez: «Estoy en mi sueño»

Marc Márquez, en un acto en Madrid. /Efe
Marc Márquez, en un acto en Madrid. / Efe

El campeón del mundo de MotoGP habla sobre su futuro y reconoce que sentirse «muy cómodo en Honda», pero tiene claro que «al final uno siempre quiere escoger lo mejor en cada momento»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Marc Márquez sigue instalado en la nube que le han proporcionado sus cuatro Mundiales de MotoGP y los dos en categorías inferiores, pero mantiene los pies en el suelo. Sabe que su mentalidad sigue siendo la misma de siempre y afronta el 2018 con el objetivo de "adelantar a cualquier piloto que vea delante y no dejar pasar al que está detrás". Y cuando se le habla de nuevos retos y buscar un Mundial con una moto que no sea Honda, Márquez se sincera: "Mi ilusión desde pequeño era estar en la fábrica más grande y más potente del mundo, que es Honda. Estoy en mi sueño". Por eso de momento no se plantea dejar Honda, con la que termina contrato en 2018, aunque confiesa que "nunca se puede decir que de esta agua no beberé". "De momento, con 24 años no tengo que buscar extra motivaciones. Quizá más adelante… nunca se sabe. Cuando se cambia de una marcar es porque lo necesitas, porque crees que es lo mejor, o porque necesitas una motivación o un estímulo y de momento mi cuerpo no lo necesita, pero al final uno siempre quiere escoger lo mejor en cada momento", decía con una sonrisa en un acto de Estrella Galicia 0’0 que ha compartido con los otros dos campeones del mundo de 2017, Franco Morbidelli y Joan Mir.

Sin embargo sí confesó que hay algo que tiene pendiente y que le haría especial ilusión: "Sueños por cumplir tengo, cada año es un reto diferente, pero quizás el sueño más caprichoso que tengo es poder competir con o contra mi hermano en MotoGP”. De momento su hermano tendrá que "ganarse" una moto en la categoría reina y aunque queda lejano ese día en el que se juegue un Mundial en la última curva con Álex, ya le avisa: "No le trataría igual que a los otros pilotos, pero como el título quedaría en la familia, tampoco le dejaría. Lo normal es que gane el hermano mayor", confesó entre risas.

Más información

Álex no será su enemigo para 2018, donde además del abanico habitual de pilotos se añade este año Franco Morbidelli, campeón de Moto2. "Este año he aprendido la lección de no subestimar a nadie. Teníamos unos nombres a principio de temporada que iban a ser los favoritos y luego ha aparecido el actor secundario –Andrea Dovizioso- que me ha enseñado que hay que respetar a todo el mundo porque cualquiera te puede sorprender. No hay rival pequeño", reconocía el piloto catalán. Sin embargo Márquez cree que es demasiado pronto para pensar en los rivales de 2018 "porque no hemos empezado la pretemporada real. De momento hay mucho que trabajar y en estos meses las fábricas van a trabajar para llegar lo mejor posible al inicio de temporada". Pero Márquez cree "es muy pronto para decir" quiénes serán sus rivales. "En estos meses se hace el cambio, trabajan las fábricas. Ducati estará ahí, los vi en Jerez e iban rápidos y finos. Yamaha estará también, tiene dos grandes pilotos y buena fábrica, pero trabajaremos –en Honda- para ser competitivos desde la primera carrera y tener la mejor moto".

«Me gusta el flow de Joan Mir»

Compañero de patrocinio con Estrella Galicia 0’0 de Franco Morbidelli y Joan Mir, Marc Márquez confesó que al italiano le robaría la capacidad que tiene de “adaptarse bien a todas las condiciones” y al español, “el estilo. Tiene mucho postureo, mucho Flow… Coloca muy bien el cuerpo”, dijo entre risas. Además, se deshizo en elogios hacia el actual campeón del mundo de Moto2, del que señaló que “le vi bastante bien en los test y la trazada la hace muy bien. Se nota que lo tiene de serie”. Del campeón de Moto3 vaticinó que “será un piloto de MotoGP”, aunque “tendrá que ir superando etapas”.

Y para ello no pierde el contacto con la fábrica y con los ingenieros en estos meses tan importantes para crear la moto ganadora. "Durante el invierno, tienes el teléfono de los ingenieros y ellos el tuyo y hablamos, porque la intención es hacer la mejor moto". "La primera impresión fue bastante buena", señala, pero tiene claro que "a ver si podemos ganar un poco de estabilidad y aceleración". El seis veces campeón del mundo, preguntado de nuevo por su futuro, volvió a dejar claro que sabremos algo pronto: "Es un tema más al que habrá que estar atento en 2018. No hay secretos, todo el mundo prefiere esperar a ver cómo va cada moto, cada fábrica, cómo te sientes con tu equipo... Siempre me he sentido muy valorado en Honda y muy cómodo, pero vamos a ver cómo va la pretemporada y las primeras carreras. Aún no se ha hablado nada. Pronto empezarán los rumores, pero hay que separarlo y escoger el mejor camino para ti".

Y hablando de 2018, Márquez no fue muy exigente con sus deseos para el nuevo año: "A 2018 le pido salud y que no haya lesiones, porque lo demás hay que trabajárselo. Si hay salud y no hay lesiones ya tenemos gran parte ganado".

Contenido Patrocinado

Fotos