Dunlop y su papel en el Campeonato del Mundo de MotoGP

Josep Sardà, técnico de pista de Dunlop. / Photocall3000 / Rafa Marrodán

Josep Sardà, técnico de pista de la marca, cuenta sus secretos

EVA FRÍAS

Mucho hemos hablado de Michelin después de su aterrizaje en el Campeonato del Mundo de MotoGP tras muchos años fuera de esta competición, pero poco se nombra el trabajo que desde hace años y años realiza Dunlop en las categorías intermedia y pequeña. Para ello, hemos hablado con Josep Sardà, técnico de pista de la marca.

Sardà comenzó a trabajar con Dunlop en 2002 como piloto probador y anteriormente estuvo en Bridgestone, por lo que conoce muy bien la gestión de las marcas de gomas. En 2008 le ofrecieron ser técnico de pista valorando su experiencia tanto como piloto como en neumáticos.

Dunlop se organiza de la siguiente forma: el martes llegan los camiones al circuito, mientras que miércoles se realiza el montaje, además de revisar la maquinaria. El jueves es el día más duro, pues todos los equipos deben tener ya su material a punto y se suelen preparar entre 800 y 1000 ruedas en un día. No obstante, la elección no la realizan ellos, sino que IRTA selecciona cada paquete de ruedas y a qué piloto corresponde. Es decir, realizan los lotes por igual y deciden qué lote va a cada piloto. Lo que viene a ser el "pack de Irta" supone que los pilotos de Moto3 obtienen cinco neumáticos delanteros y seis traseros y en Moto2 obtienen cinco delanteros y siete traseros. El material que utilicen de forma extra, deberan pagarlo a parte, pero no es ilimitado, solo pueden gastar un máximo de ocho gomas delanteras y nueve traseras.

"En realidad nosotros no decidimos nada, es IRTA quien lleva la parte técnica. Si es cierto que mucho antes de iniciar la temporada tenemos una reunión todo el cuerpo técnico y se planea el año en función del anterior, pero en cada circuito ya tienes más o menos la referencia. Nuestra prioridad es la seguridad, es nuestra causa principal. No venimos a batir récords, aunque estamos contentos de hacerlo algunas veces, pero no es el objetivo principal, sino que el compuesto que hayas decidido realmente funcione", señala.

Cabe decir que, como es natural, también cuentan con neumáticos de agua y en este caso se suministran cuatro. "En muchos fines de semana de carrera gastan hasta el máximo, pero por ejemplo, si llueve es posible que no llegue", asegura.

"Cómo ha cambiado todo. Antes ho había limitación de las gomas pero cuando entras con una monomarca está bien la limitación. Tampoco se escaneaban los códigos y eso llevaba a confusiones, de si uno tiene una cosa o otra. Todo se ha hecho para evitar confusiones, como los motores que coges un número y aquél es el que te toca", explica.

Las principales quejas de los pilotos se refieren a los neumáticos. "El que sufre siempre es el fabricante de neumáticos porque cuando las cosas no salen bien, los pilotos tienden a echar la culpa a las gomas. Sabemos que siempre les pasa a los mismos".

"Si te das una vuelta por el 'pit lane' podrás comprobar como en cada rincón hay un responsable de Dunlop que controla. Los que hacemos el trabajo en pista escuchamos mucho lo que dicen los equipos y los pilotos y ves si puedes ayudarles en caso de que tengan algún problema. Aunque estos posibles inconvenientes normalmente vienen de los chasis o las suspensiones, que es donde tienen que trabajar más. Para la presión trasera llevan un sensor y no pueden bajar de una cierta presión, por lo que está limitado por el reglamento, ya no es como antes, que lo teníamos que controlar porque según ésta pueden tener más rendimiento en pocas vueltas".

"Además se impuso una regla de poner un sensor que no se puede bajar del 1.4 de presión. Dunlop cuenta con tres técnicos que gestionan 10 pilotos cada uno, excepto cuando hay 'wild card', en cuyo caso el número aumenta y se realizan rotaciones para que no haya críticas de favoritismo".

"Estamos para ayudar, los pilotos prueban y tu puedes decir qué neumático puede ser mejor en unas condiciones u otras, pero al final la decisión es del equipo y el piloto. Si hay una presión que no es correcta, lo comentas con el equipo para que esté al caso, pero no depende de nosotros, digamos que no nos encargamos de poner las sanciones. Hay cosas que no están en nuestras manos. Aunque sea la misma goma, hay pilotos que, por ejemplo, a veces dicen que la goma les baja de rendimiento y entonces piensas, vale, a ti te ha bajado pero al que ha ganado no y la goma era la misma. Muchas cosas no dependen de la goma, sino de como gestionar la carrera, del 'set up'…”.

"En el Gran Premio de España (Jerez), Dunlop decidió aplicar códigos cromáticos a los neumáticos como ya existe en MotoGP, para intentar ayudar a los medios, la televisión… Los comentaristas tienen que estar muchas horas, no son solo las carreras sino también los entrenamientos y de esta forma les ayudas a que puedan diferenciar el neumático duro del blando. Fue una queja y nosotros lo entendemos, hay que ir mejorando los pequeños detalles como este. Se agradece también para nosotros mismos“.

En total, cuentan con ocho montadores, tres ingenieros y un coordinador, además de añadir un técnico en alguna carrera complicada. Por ejemplo, recordábamos este año en Qatar, que por primera ver la lluvia amenazaba en el gran premio nocturno del calendario.

"Fue extraño en Qatar, daban mucha previsión de agua y como se corre de noche en principio decían que no se utilizaban los de agua porque debido al reflejo de la luz los pilotos no rodarian bien. Finalmente hubo que traer un avión lleno de neumáticos de agua. La Duana se agilizó por Dorna, todo fue rodado, pero sí que fueron unos días complicados".

Trabajar como monomarca hace las cosas más fáciles. Sería muy diferente con dos marcas, a nivel de trabajo es el triple de exigente tener otra marca. No se podrían quejar de la goma, porque si se quejan no le subministras y ya, hay que ver la parte tanto positiva como negativa.

¿Cómo ha visto Dunlop la llegada de Michelin a MotoGP? "Es una gran fábrica y ha estado a la altura. Los inicios son muy difíciles y al final aquí cada vez que entras de nuevo es difícil. No estaban en nada parecido a motoGP, estaban en enduro etc… Quién no lo quiera creer no es razonable… pero los inicios son difíciles y para mi han hecho un gran trabajo. Han tardado muy poco en reaccionar. Alfinal es el segundo año y a día de hoy no tienen ningún problema".

Valentino Rossi no hace mucho se quejó de que los Dunlop dejaban mucha goma y dificultaban la adherencia de las MotoGP que rodaban después. "Es una cosa que no he terminado de entender nunca. Los que dejan más goma son ellos, no nosotros. No tiene ningún sentido. Porque lo dice Valentino… pero si no que corran ellos a las 9 de la mañana. Yo no lo veo. Las sensaciones en la pista cambian de las 9 de la mañana a las 11, no tiene que ser por la goma", concluye.

Temas

Motogp

Fotos