GP de Japón

La lluvia complica aún más el Mundial de Viñales

Maverick Viñales. / Foto: Toshifumi Kitamura (Afp) | Vídeo: Eva Frías/Photocall3000

El piloto de Yamaha finaliza undécimo los libres, a casi un segundo y medio de Dovizioso, que marcó el mejor tiempo

BORJA GONZÁLEZMotegi

Andrea Dovizioso primero. Marc Márquez segundo, a 0.043 segundos. Y Maverick Viñales undécimo, a casi un segundo y medio del italiano. Como ya había anticipado el jueves en Motegi, la lluvia volvió a mostrarse una vez más como el punto débil de Viñales. O tal vez se podría decir de Yamaha, más en concreto, de la Yamaha 2017, porque Johann Zarco, con el modelo 2016 de la marca japonesa, se colocó quinto, a medio segundo de los más rápidos, con el debutante Kohta Nozane –piloto que sustituye en el Tech 3 francés al alemán Jonas Folger, baja indefinida por una mononucleosis- en los mismos tiempos que los dos oficiales. «Tenía la esperanza de salir e ir fuerte, y por la mañana me sentía bien, pero seguimos teniendo el mismo problema, no conseguimos tener tracción y resulta muy difícil ir rápido», explicó Viñales, que parece haber asumido que con agua en la pista va a ser imposible pelear con sus dos rivales por el título, un asunto peliagudo cuando es precisamente él el que tiene que recortar más puntos al líder. «Está claro que esto genera ansiedad, pero ha sido así todo el año con agua, no puedo hacer nada; lo intento y si encima me empiezo a comer más la cabeza será peor, quiero estar tranquilo, trabajar al máximo y sacar el máximo rendimiento aunque no sea el mejor resultado que pueda hacer».

Más información

Ya en la pretemporada, cuando todo era un camino de rosas para el piloto gerundense, Rossi había advertido acerca de los problemas de la moto 2017 de Yamaha, anticipando que esto podría acrecentarse cuando apareciese la lluvia, algo difícil de aceptar viendo el rendimiento del español. «También tenemos problemas en seco», analizó el italiano, aún renqueante de su pierna aunque en ningún momento usó la lesión como excusa para explicar su resultado. «En realidad, y por decirlo de manera sencilla, cuando vamos fuerte gastamos mucho el neumático. Y si no lo hacemos es porque vamos lento. Así que podemos decir que no hemos resuelto el problema. Por el otro lado hemos empeorado mucho en mojado, el año pasado la moto iba muy bien en esas condiciones, era fácil, entrabas en pista y enseguida marcabas el tiempo, yo siempre estaba delante en cada entrenamiento. Sin embargo, esta moto es difícil».

Un lastre para Viñales en el momento clave del año, más viendo cómo rindieron sus dos rivales. «Teníamos dudas acerca de cómo nos podía ir en agua, si podríamos ser competitivos, porque en las últimas dos pistas no habíamos conseguido estar como en el pasado», reconoció Dovizioso. «Sin embargo aquí hemos conseguido ser rápidos desde el principio. Era nuestra duda y la hemos resuelto rápido». Un extremo avalado también por el buen rendimiento de Jorge Lorenzo, que vivió el susto de la jornada al ser embestido en el primer entrenamiento por Cal Crutchlow, en un incidente que tan sólo le dejó con una contusión en la mano izquierda.

«Me temía lo peor», explicó Lorenzo. «Por suerte, han salido bien las radiografías y he podido pilotar normalmente por la tarde. Creo que pese a todo he tenido mucha suerte porque con el impacto tan violento que he tenido me podía haber roto un hueso del brazo, o de la pierna, o la clavícula». El mallorquín, que viene de ser tercero en Aragón, se mostró muy consistente bajo la lluvia, corroborando su mejoría y el buen punto de Ducati en la pista nipona. «La moto sigue yendo muy bien en agua, somos muy competitivos y he tenido un gran ritmo, sobre todo en la última salida. Hemos mejorado mucho la moto». Los ‘problemas’ para Viñales son mayores porque Márquez confirmó –también y pese a una caída, la vigésimo tercera del año- lo que había apuntado en la previa del Gran Premio, que se siente listo en todas las condiciones. «En general estoy muy contento de cómo ha ido, aparte de la caída, está claro. Siempre es bueno empezar con buen pie y con buenas sensaciones la ruta asiática. Además, este es un circuito en el que ha habido años que me ha costado mucho y siempre es bueno que te entre bien desde el primer entrenamiento, y más en agua».

Mir, decimoséptimo en Moto3

El que no empezó de la mejor manera fue Joan Mir, el piloto que podría cerrar el primer título del año. El mallorquín sólo pudo ser decimoséptimo, con caída incluida, a 2.5 segundos del más rápido, Bulega, y a 2.2 de su principal rival, Fenati, aunque no terminó preocupado por el arranque del que puede ser el mejor fin de semana de su aún corta carrera deportiva. «Romano hace sus carreras y tampoco mira mucho el campeonato, pero esto igual es lo que quiere aparentar. La verdad es que no veo difícil ganar la carrera. Es difícil, claro, pero como una carrera más. Hoy hemos tenido este problema que le podía haber pasado a cualquiera. Hay que aprender de los fallos».

Fotos