Moto3

Canet: «El año que viene voy a luchar por el título»

Arón Canet, durante la entrevista. /Rafa Marrodán//Photocall3000
Arón Canet, durante la entrevista. / Rafa Marrodán//Photocall3000

El piloto de Moto 3 se muestra satisfecho de la temporada, pero se muestra ambicioso de cara a la próxima campaña

EVA FRÍAS/PHOTOCALL3000Phillip Island

Es uno de los pilotos más jóvenes de la parrilla de Moto3 y aterrizó en el campeonato del mundo de MotoGP el año pasado tras realizar una gran actuación en el FIM CEV Repsol. La pasada temporada logró su primer podio mundialista en Phillip Island y tiene muy claro que el año que viene luchará por el título de la categoría pequeña.

P. Queremos conocer a Canet como persona. Antes de todo, cuéntenos cómo surge la idea de ser piloto de motociclismo. ¿Viene de familia?

R. Todo comenzó cuando tenía año y medio. Me regalaban motos de batería, de juguete y siempre me gustaban mucho. Tengo una foto con una de color verde que era muy especial. Cuando tenía 3 años me regalaron una réplica de Mike Doohan con tres caballitos y muchos topes ya que al ser un niño pequeño iba con dos ruedecitas detrás y a raíz de esto ya empecé a entrenar…. A los 5 años mi padre me regaló un kart, porque él fue campeón de España de karting. Hice un par de carreras e incluso conseguí algún podio a nivel territorial pero le dije: ‘Papá, lo siento mucho pero prefiero las dos ruedas que las cuatro’. Y ahí comenzó todo.

Más información

P. ¿Cuáles eran sus ídolos de pequeño? Qué significa saber que ahora es usted el referente.

R. Mi ídolo siempre ha sido Marco Simoncelli y lo sigue siendo. Dicen que era una persona maravillosa y me hubiera encantado conocerle. Para mí era una referencia. Cuando miraba las carreras veía a Maverick Viñales, incluso a Romano Fenati, y con 13 años pensaba: ‘es increíble cómo van, qué rápido’. Les veía como dioses y ahora habrá niños que me verán a mí ahora así. Es indescriptible. Ahora no me fijo en nadie concreto sino que me voy fijando en pequeños aspectos positivos de cada piloto para intentar inculcarlos en mi estilo de pilotaje y en mi día a día.

P. ¿Cómo lleva el tema de los viajes, de no ver a la familia? Le permite pasar tiempo con sus amigos…

R. No me gusta viajar, si viajara en ‘business’ sería perfecto (ríe). Nunca me ha gustado viajar, ni los aviones. A nivel personal es bonito ver cómo puedes seguir con tu vida normal siendo un piloto del campeonato del mundo y también siendo una persona más del pueblo. Mis amigos, cuando estamos sentados en el parque, me dicen: ‘Es raro ver cómo un piloto del campeonato del mundo que es tan conocido a nivel mundial pueda estar sentado con nosotros aquí comiendo pipas, hablando normal y una semana después estar en Australia ganando carreras, por ejemplo’. Y es el vacile que tenemos entre los amigos. Para mí lo más importante es mantener los pies en el suelo. Desde que eres pequeño siempre te dicen que no se suba a la cabeza y creo que he sabido seguir siendo yo mismo.

"Me gustaría terminar el año entre los tres primeros e intentar luchar por el campeonato"

P. Nos han dicho que le gusta mucho entrenar, a veces en exceso.

R. Entreno bastante, la verdad. Los pilotos españoles somos los que más entrenamos. Hago un entrenamiento de moto y uno de cardio por la mañana y por la tarde cinco días a la semana. Además, la pretemporada todavía fue más dura porque entrenaba todos los días y me provocó una carga en el cuerpo bastante importante. El equipo me llamó la atención por entrenar demasiado, cuando normalmente es lo contrario.

P. Hablando de lo deportivo, ¿cómo valora la temporada ahora que estamos en la recta final?

R. Durante toda la pretemporada con el psicólogo deportivo hablábamos de los objetivos. Yo quería estar en el grupo delantero durante toda la temporada y él me decía que no debía ponerme expectativas muy altas para un piloto de segundo año y que mantuviera los pies en el suelo. Cuando comenzó la temporada vi que estaba para luchar por victorias. Esto me sorprendió bastante porque mi intención al inicio, como he dicho, era luchar por las posiciones delanteras y terminar el mayor de carreras posible. El año pasado sufrí varias caídas, pero llegar a Australia con tres victorias y dos podios más, además de sumar dos poles y estar tercero en el mundial es muy positivo. Creo que el objetivo está cumplido totalmente. Ser uno de los más jóvenes de la categoría y estar luchando por victorias en el campeonato del mundo, es una buena proyección de futuro.

Arón Canet, muy sonriente.
Arón Canet, muy sonriente. / Rafa Marrodán//Photocall3000

P. ¿Cómo se trabaja para ser el número uno en la parrilla?

R. Aprender a ser campeón del mundo es complicado. Este año no tenía presión, pero estar en las posiciones delanteras te hace tener que gestionar las cosas de otra manera. Me gustaría terminar el año entre los tres primeros e intentar luchar por el campeonato, pero el año que viene espero luchar por esa primera plaza viendo lo cerca que he estado este año. Esta era una temporada para aprender a estar arriba, un aprendizaje de cómo ser campeón del mundo y he aprendido muchas cosas para intentar lograrlo.

P. 2016 fue, por el contrario, un año complicado.

R. No tenía el respeto de mis compañeros porque era muy rápido, pero después en carrera me venía abajo. Lo más importante para mí ha sido mantener una línea durante todo el fin de semana, algo que no logré el año pasado. Si en la primera sesión estaba arriba me venía muy arriba, pero en el momento que estaba atrás me venía muy abajo y me enfadaba conmigo mismo, lo que no generaba confianza en el equipo.

"Tras la caída en Austin aprendí muchísimo, maduré como piloto y persona y me llevó a ganar la carrera en Jerez"

P. ¿Qué importancia tuvo la caída en Austin?

R. Fue una cura de humildad y un clic muy importante. Me dije a mi mismo ‘venga chiquitín que tienes 17 años todavía y tienes que ser más humilde’. Salí a carrera pensando que ganaría, como el resto de pilotos, pero yo pensé que iba a hacerlo antes de salir y eso nunca se debe hacer. Tras aquella caída aprendí muchísimo, maduré como piloto y persona y me llevó a ganar la carrera en Jerez.

P. ¿Qué pilotos son los que más le han sorprendido?

R. El que más Marcos Ramírez, porque es el piloto que menos esperaba que lo hiciese tan bien. También están Jorge Martín, Joan Mir, Fenati… aunque estos ya tenían más opciones de hacerlo bien. El que me ha sorprendido para mal, porque creía que lo haría mucho mejor es Nicolò Antonelli, y también Bulega, porque ambos lo hicieron bien el año pasado. En cualquier caso, seguro que el año que viene estarán luchando por el campeonato.

P. ¿Qué intuye para 2018?

R. El año que viene voy a luchar por el título. Desde pequeño, sé expulsar muy bien la presión hacia afuera. No me preocupa. El hecho de aguantar la presión de final de temporada o a ser uno de los favoritos la campaña que viene. Y es que, aunque dijese que no, también he sido uno de los candidatos a ser campeón del mundo. Si estás ahí y te ven capaz es porque lo eres. Es una presión positiva.

P. ¿Cuáles son sus sueños cumplidos y los que le faltan por cumplir?

R. Mi primer sueño era debutar en el Mundial, algo que se cumplió el año pasado en Catar. Después el podio y lo cumplí también el año pasado aquí, en Australia. Posteriormente, tenía en la cabeza conseguir una victoria que también se cumplió en Jerez, este año. Ahora mismo sería lograr una victoria en casa, en Valencia. Es una cosa que he soñado siempre desde pequeño: en casa, con los fans, con todos los amigos, familia... Sería impresionante. También me gustaría ser el piloto valenciano con más victorias, aunque no sé si será posible. Y finalmente ser campeón del mundo. Me quedan todavía tres sueños por cumplir y después recumplirlos (ríe). Desde pequeño sueño muy alto y, por mucho que te diga la gente, la cuestión es no darte por vencido, no rendirte nunca.

P. ¿El mejor consejo que le han dado?

R. Tener los pies en el suelo. Me lo ha dicho mucha gente, pero hasta que no lo ves con tus propios ojos no haces caso. Una cosa de la cuál estoy muy orgulloso es que nunca me he tropezado con la misma piedra dos veces. Eso es muy positivo.

"Si no pasa nada, Marc Márquez será campeón, pero me gustaría que ganara 'Dovi'"

P. ¿Cómo ve el Mundial de MotoGP de este año?

R. Está siendo una temporada increíble. Me hubiese gustado ver las carreras desde casa con un amigo. En 2015, cuando veía las carreras con él y toda la familia, él apoyaba a Valentino y yo a Marc, y era un pique bonito. Estando en el Mundial es difícil ver la carrera de MotoGP. Me hubiera gustado seguir esta temporada al detalle, pero creo que si no pasa nada, Marc será campeón. Dejando de lado que Marc es mi amigo, me gustaría que ganara ‘Dovi’. Es una persona que se lo merece, lleva muchos años en el mundial y creo que sería muy bonito tanto para él como para Ducati.

P. ¿Y la actuación de Joan Mir en Moto3?

R. Este año ha arrasado. Ha tenido un plus de cabeza y ha estado muy fuerte mentalmente. Ha sido algo como ‘Me creo el mejor y si me lo creo finalmente voy a terminar siéndolo’. Entonces empezó a ganar carreras, sobre todo en grupo que es lo que quería. Tuvo un error en Japón por la presión y es cierto que Romano todavía está ahí para luchar por el campeonato si Mir comete errores, pero esperamos que se vaya para España y lo gane Joan.

P. Con tanto viaje podrá aprovecharlo para escuchar música o ver películas…

R. Cuando estoy triste me gusta escuchar un grupo que se llama Wonder y si no lo estoy me da por escuchar AC/DC o Estopa. Dos tipos de música totalmente diferente. También me gusta el cine, sobre todo películas que me motivan. Justo ayer busqué una que me gustó mucho de pequeño que se llama ‘El expreso de Elmira’. Es una película para recomendar.

P. ¿Y los estudios? ¿Ha pensado qué hará cuando se acaben las motos?

R. Comencé el Mundial estudiando bachillerato. Lo intenté al máximo porque para mí era importante tenerlo. Hice todo lo posible, estudiaba mucho pero tuve los exámenes durante las carreras de Argentina, Estados Unidos, Brno y Austria. Al ser a distancia, no me daban la posibilidad de cambiarlos de fecha y opté por estudiar idiomas que también me hace falta. Ahora estoy estudiando inglés e italiano en profundidad. Cuando me retire, aunque siempre me había gustado el marketing, ser mánager o asesor deportivo, tras estar en el Mundial y ver cómo se me da hablar delante de la cámara, el micro... me decantaría por la prensa. Es decir, involucrarme con el periodismo.

Fotos