GP Australia

Bautista: «El que puede ganar o perder el título es Márquez»

Álvaro Bautista. /Eva Frías
Álvaro Bautista. / Eva Frías

El piloto talaverano cuenta cómo ha sido para él este año en categoría reina

EVA FRÍAS/PHOTOCALL3000Phillip Island

Alvaro Bautista (21 de noviembre de 1984, Talavera de la Reina), piloto de Pull&Bear Aspar Team, nos contaba cómo ha sido para él este año en la categoría reina, el cambio de moto de Aprilia a Ducati, los neumáticos Michelin y la emocionante temporada con las tablas más apretadas que nunca.

«Ha sido un año extraño porque creo que estamos haciendo buen trabajo, me encuentro bien con la moto, con el equipo, volver de nuevo con Aspar ha sido bonito, especial. El nivel de la categoría es brutal, muy competitivo, ya no solo los pilotos que están arriba, sino todos. Está muy apretado, estamos 12 pilotos en 1 segundo. Es difícil. A veces dices, «He terminado octavo, sí, pero estoy a 8 segundos del primero». Esto no se veía en MotoGP. Es sorprendente», comenzaba el piloto español.

El inicio del año para Álvaro fue un tanto irregular, con varias caídas, como decía él mismo ‘misteriosas‘, en plena adaptación a su nueva montura. No obstante, cuando ha logrado terminar, lo ha hecho de la mejor forma posible y se ha sentido de nuevo piloto. «Aunque hayamos sido un poco más irregulares, cuando hemos estado ahí delante se disfruta. Ahí es donde yo me veo como piloto, no luchando por entrar casi en los diez primeros, yo me veo más cerca de los 5 como piloto que no luchar solo por un punto».

La categoría de MotoGP ha dado un vuelco total. Se pueden ver hasta 16 pilotos en un mismo segundo y eso es producto de los cambios que se han realizado como la unificación de la electrónica o los neumáticos.

Aunque Álvaro remarca que la diferencia entre los equipos satélite y oficiales sigue siendo considerable. «A medida que ha ido pasando el año se ha ido notando que las motos oficiales van mejorando un poco y que la nuestra es una buena moto, por supuesto, pero al inicio estábamos más cerca de los demás, ahora nos va costando un poco más. No obstante, está siendo un año positivo, estamos trabajando bien y digamos que de los pilotos que llevan mi misma moto, somos claramente los más fuertes. Mi objetivo es tener en cuenta los pilotos de delante, está claro, pero también puedes usar a pilotos que llevan tu misma moto y siguen tu misma evolución».

La categoría de MotoGP ha sufrido muchos cambios durante las dos últimas campañas. «Creo que el problema al principio fue extraño, no solo a mí, sino que le pasó a más pilotos que se caían sin hacer nada, perdiendo la parte de delante. Yo creo que cambiamos el neumático delantero y cuando hemos vuelto al que usábamos al final del año pasado, se ha normalizado de nuevo la situación. Los neumáticos no han mejorado a lo largo del año porque son siempre los mismos, pero tú vas trabajando con la moto para adaptarla a los neumáticos.

Al principio de temporada hacían más de dos compuestos, sobretodo el delantero y algunos pilotos se quejaban, yo creo que hay circuitos que el bicompuesto se usa igualmente y puede ir bien, pero creo que era más problema del propio neumático que se llevar más compuestos. A partir de ahí, muchas veces han llevado compuestos extraños en el sentido de que si hacía mucho calor tenías que poner el compuesto blando porque estaba preparado para el calor, si hacía frío tenías que poner el compuesto medio, que era más duro pero estaba preparado para bajas temperaturas. Es decir, un poco de lío».

Y cambios también este año, como el de la prohibición de las alas. «También tenemos menos cosas de lo que teníamos el año pasado, por ejemplo, las alas. Con las alas ya había una diferencia brutal. En los test de Valencia, que era la primera vez que cogía esta moto, veía la telemetría comparada con los pilotos oficiales y saliendo en curva la diferencia era brutal, solo por el hecho de las alas. Era la diferencia más grande que había. Creo que hemos hecho buen trabajo con esta moto, pero si tu tienes la misma moto de la primera hasta la última carrera, más no puedes hacer. Si llegas a ir rápido pero ahí te quedas, no mejoras. Si que se nota que los oficiales, y lo digo porque he estado en equipos oficiales y durante el año vas mejorando, te traen cosas que las pruebas y igual no te van bien y dices «va igual pero déjalo», te traen otra y dices lo mismo, y cuando te han traído siete cosas que no funcionaban pero con las siete juntas de repente te das cuenta de que vas tres décimas más rápido. Sin hacer nada especial, pero claro sumas siete cosas y ya está y tres décimas es un mundo en motogp. Esa es la diferencia que hay».

Al rojo vivo

La lucha por el títuo está al rojo vivo. «Lástima que se hayan quedado solo dos optando por el título porque estaba chulo cuando estaba también Maverick y Valentino. Al final está muy igualado. Dovi está realizando un grandísimo año, está aprovechando al máximo todas sus armas y si no llega a ser porque en la segunda carrera le tiró Aleix, en Argentina, sería líder o estaría más cerca de Marc. Sin embargo, el resto no ha cometido ningún fallo y Ducati ha intentado lograr el máximo. Como lo hace todo los años pero este año más arriba. Aunque nosotros como equipo satélite no hemos notado nada. Ahora mismo yo creo que Marc a nivel piloto es el que más confianza y más fuerza tiene para ser campeón pero también le veo más fácil de que falle, en circunstancias un poco extremas por la forma que tiene de hacer las cosas, siempre va muy al límite».

«Aunque a día de hoy el que creo que lo puede ganar o perder es Marc, más que se lo quite Dovi. Igualmente pase o lo que pase Ducati ha logrado este año una moto muy competitiva. Nosotros no hemos notado nada. Nosotros tenemos lo que tenemos. Honda tiene que ir bien por muy bueno que seas, en motogp si la moto no te ayuda no haces nada pero ahora mismo es más fácil de llevar la ducati o bien se adapta mejor a todo tipo de circunstancias que la Honda. La Honda es una moto más crítica y Marc en esos momentos críticos pone el resto. Lo de Yamaha no lo entiendo. Es curioso de que, no se si os dais cuenta vosotros, pero cuando las Yamaha oficial están bien, las satélite no están. Cuando las satélite están bien, las oficiales no están. Pero así, tal cual. Viñales y Rossi o están muy delante o muy detrás. ¿Tan diferentes son las Yamaha? Me asombra».

Vistas al 2018

«El año que viene si Dios quiere volverá a pasar lo mismo. Tendré la 2017 que estamos viendo que funciona muy bien, al principio serán muy parecidas pero poco a poco irá evolucionando la del 2018. Eso siempre pasa. El equipo satélite se trata de eso, tienes buen material pero no tienes muchas opciones».

Fotos