GP de México

Vettel se revuelve contra la probabilidad

Sebastian Vettel./Afp
Sebastian Vettel. / Afp

El alemán suma su 'pole' número 50, cuarta de la temporada, frente a Max Verstappen y Lewis Hamilton

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lewis Hamilton aún tiene muchas posibilidades de proclamarse campeón del mundo este domingo, pero no lo tendrá tan fácil como en domingos anteriores. El piloto británico falló en el último momento cuando estaba peleando por su decimosegunda 'pole' del año, y dejó la pelea por el primer puesto a su principal rival, Sebastian Vettel, y a un Max Verstappen que aún está picado desde Austin.

Fue el alemán quien, pese al empuje del de Red Bull, se llevó el gato al agua. 'Mad Max' venía encendido durante toda la clasificación. En la Q2 había batido el récord del circuito, y en el primer intento de la Q3 repitió. Sin embargo, el tetracampeón apuró un poco más e impidió la que habría sido la primera 'pole' en la carrera deportiva del holandés. Además, también perdió la oportunidad de sumar otro récord más de precocidad en su haber, ya que habría sido el 'poleman' más joven de la historia.

La gran decepción del día fue, precisamente, el otro Red Bull. Daniel Ricciardo no sólo no llegó al nivel de su compañero, sino que además se vio superado hasta por Esteban Ocon. El de Force India brilló en el terreno de su compañero, el ídolo local Sergio Pérez.

La pelea por la victoria va a ser vibrante. Lewis Hamilton ya ha avisado que quiere ser campeón desde lo más alto del podio, pese a que tiene colchón y le vale con ser quinto. Sebastian Vettel no puede hacer otra cosa que no sea ganar, ya que necesita recortar el máximo posible frente al de Mercedes para mantener vivas sus opciones. Y Max Verstappen, tras la sanción de Austin, viene con ganas de revancha y con muchas opciones de llevarse el gato al agua. Los Red Bull, como se preveía, vienen a ser los jueces del desenlace de la carrera.

Alonso y Sainz, desde sitios opuestos a por los puntos

Tanto Fernando Alonso como Stoffel Vandoorne tuvieron un sábado de transición. Desde el viernes ya sabían que iban a cerrar la parrilla del domingo, ya que Honda les ha regalado otra sanción múltiple en la antepenúltima carrera que tendrán que soportarles. El belga arrastra 35 posiciones de castigo, tras cambiar su unidad de potencia completa, mientras que Alonso tendrá 20.

Eso hizo que, tanto uno como otro, se tomasen la jornada del sábado como dos tandas de entrenamientos. En los terceros libres, que normalmente sirven para poner a punto el 'set up' del coche para la clasificación, ensayaron directamente con la configuración de carrera. Las opciones para llegar a los puntos no son muy altas, pero evidentemente no iban a gastar energías y, posiblemente, mecánica para la sesión clasificatoria. Pese a que es irrelevante a efectos prácticos, el español marcó el mejor crono del segundo sector en la Q1: ahí queda. En la Q2 cayó eliminado, sin apenas intentar pasar a la Q3 dado que no iba a poder hacer nada. Duele especialmente en su caso, ya que según admitió, este sábado tenían «el mejor coche de la parrilla». Quizá no sea tanto, visto lo que fueron capaces de hacer en Ferrari como en Red Bull, pero sin ese castigo provocado por el desastre acumulado de Honda, posiblemente podría haber peleado por los puestos de la zona media del 'top 10'.

Ellos al menos pudieron disputarla, ya que Pierre Gasly, el sustituto/excompañero de Carlos Sainz en Toro Rosso, ni siquiera. El madrileño respira aliviado cada vez que su antiguo equipo sufre problemas, como le ocurrió al francés. Una avería del motor, precisamente Renault, en los libres, le impidió estar en la sesión definitiva. A Brendon Hartley, el otro piloto del equipo canterano de Red Bull, no le fueron las cosas mejor: rompió en la Q2. En cambio, en el lado del equipo en el que ahora milita el español, todo fue razonablemente bien. O al menos dentro de los planes previstos.

En los libres quedó claro que tanto Sainz como Hülkenberg iban a pelear por entrar en la Q3. Dado que el Autódromo Hermanos Rodríguez es uno de los cortos del calendario, que los dos corredores del equipo amarillo pasaran a la tanda definitiva es muy notable. Uno empuja del otro, y eso se nota. Tanto el español como el alemán han encontrado en el otro el perfecto punto de apoyo, y con eso una manera de tirar hacia adelante por los puntos. Desde Renault confían en que ambos lleguen a los puestos de arriba, y se augura una pelea muy emocionante con los Force India, los más fiables de la actual parrilla y que contarán, merced a 'Checo' Pérez, con el apoyo del vibrante Foro Sol del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Fotos