Mundial

Sainz se doctora con honores

Carlos Sainz, hasta ahora en la escudería Toro Rosso, se unirá al equipo Renault / EFE

El madrileño consiguió su mejor resultado en Fórmula 1 este domingo y hoy puede confirmarse que se estrenará con Renault en la próxima carrera

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Carlos Sainz sigue en una nube. No ganó una carrera, ni siquiera llegó al podio, pero el esfuerzo con el que logró el mejor resultado de su carrera deportiva, un 4º puesto, le supo casi casi a champán de ganador. El madrileño atraviesa uno de los mejores momentos de su vida, y protagonizar una carrera como la que realizó en la noche de la ciudad asiática es un refrendo necesario para aterrizar en Renault con las máximas garantías.

Y es que Sainz llega a la escuadra francesa en el momento ideal. Ni demasiado maduro, ni demasiado joven. Ni demasiado inexperto, ni con espolón de veterano. Ni demasiado ansioso, ni demasiado harto. Cualquier jefe de equipo haría bien en tener en cuenta las características de un Carlos Sainz por el que Red Bull ha peleado hasta el final para retenerle, pero que, ahogados en su propia correa, han propiciado que se vaya. La frase de Franz Tost, entre broma y en serio, que le dedicó es elocuente de sobra: «¡No te vamos a dejar ir!».

Lo que ocurra en un futuro con él sólo el tiempo lo dirá, pero de momento sólo tiene un objetivo por delante: triunfar vestido de amarillo en la escuadra en la que su amigo y mentor Fernando Alonso logró los dos títulos de campeón. De momento, Red Bull se ha asegurado una opción preferencial en caso de que quieran recomprarle cuando acabe su contrato de tres temporadas con Renault.

Todo sobre el GP de Singapur

Sus gritos de «toma, toma, toma, vamos, vamos, vamos» que dedicó por la radio lo dicen todo. Su padre, el mítico Carlos Sainz Cenamor, y su agente, Luis García Abad, se abrazaron efusivamente tras conocer lo ocurrido. Fernando Alonso, desde el box de McLaren, también levantó los brazos en señal de alegría por su amigo. El trabajo de estos casi tres años en la Fórmula 1 le ha dado sus frutos, no tanto en resultados, pero sí en prestigio.

Sainz está considerado como uno de los pilotos de presente y futuro más completos, e incluso no faltan las voces que le ven como un posible campeón del mundo si las circunstancias le son propicias. Está en ese escalafón justo por detrás de los ‘top’, a la altura de campeones como Button, Rosberg o los más veteranos Damon Hill o incluso Jacques Villeneuve. Ese tipo de corredores que, propiciados por el buen rendimiento de sus monoplazas y con ese toque de suerte que todos necesitan, se ve de repente liderando un Mundial. Sainz lo tiene todo para llegar a ese escenario: es razonablemente rápido, conservador cuando debe, no castiga la mecánica innecesariamente y sabe mantener la cabeza fría cuando debe. Quizá le falta ese colmillo que separa a los llamados a ser considerados leyendas, como su propio padre en los rallies, pero son muchos los que llamaron a su puerta antes de Renault.

¿Debut inminente con Renault?

Aunque en 2018 vestirá de amarillo, desde Renault están empeñados en que debute cuanto antes. Jolyon Palmer logró sus primeros puntos este domingo, lo que ya de por sí debería haber sido una alegría tremenda para el equipo, pero no es suficiente. Incluso en el gran día del británico (que también consumó su mejor resultado en Fórmula 1), Sainz le quitó el protagonismo con el cuarto puesto.

Por eso, este martes van a presionar a la ‘FIA Contract Recognition Board’ (CRB), el comité que debe determinar la legalidad de los contratos de los pilotos, para que permitan resolver el que tienen con Palmer para hacer efectivo de manera inmediata el de Sainz. El objetivo de Renault no es más que tener a Sainz como arma definitiva en su asalto al 5º puesto de la clasificación general, que ahora mismo tienen a 17 puntos. Saben que Palmer, que sólo puntuó este domingo, es insuficiente para acompañar a Hülkenberg en busca de esos puntos en las seis carreras que quedan. Están convencidos de que entre el alemán y Sainz pueden superar a Toro Rosso (que se vería obligado a acabar con Pierre Gasly y el decepcionante Daniil Kvyat), y posiblemente a Williams, que tiene al propio Palmer llamando a su puerta para que le hagan hueco en 2018.

Este martes se reúnen en Ginebra, la sede de la CRB decidirá el futuro inmediato de Sainz, de Renault y de Palmer. Quizá el español aún tiene que guardar fuerzas para celebrar un poco más.

Fotos