Futuro

Renault, al rescate de Alonso

Fernando Alonso, en el circuito de Monza. /Andrej Isakovic (Afp)
Fernando Alonso, en el circuito de Monza. / Andrej Isakovic (Afp)

La ruptura de McLaren con Honda y la firma con el fabricante francés como motorista es el único camino posible que tiene la escudería para mantener al asturiano en 2018

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La unión de Fernando Alonso y Renault ha dado los mejores años al asturiano, y sus mayores éxitos. A excepción del intervalo 2008-2009, en una vuelta a 'casa' que no dio buenos resultados, desde la fábrica de Enstone le han transmitido desde siempre confianza, amigos y el confort con el que Alonso cosechó sus dos títulos mundiales y se encumbró en los altares del deporte mundial.

Más información

El fin de semana en Monza se vivieron dos imágenes que, por lo que representan, no dejan de ser irónicas. La primera se produjo antes de la carrera del GP de Italia, en el llamado 'drivers parade'. Como si de una broma cruel del destino se tratase, el coche clásico con el que Alonso iba a dar el paseo alrededor del mítico circuito saludando a los fans, se paró. No era un coche Honda, ni tenía nada que ver con el fabricante japonés. A su rescate acudió el coche que llevaba a Jolyon Palmer, piloto de Renault. Precisamente con él se las tuvo por radio ya en competición, cuando el británico se saltó la 'chicane' para adelantarle y luego fue penalizado con una irrelevante sanción de cinco posiciones. Tanto uno como otro abandonaron, pero está claro que Renault se convirtió en protagonista en el destino inmediato de Alonso.

También lo puede ser en el futuro. Alonso, que este lunes viajó desde Italia a Madrid para ser nombrado socio de honor del Real Madrid y asistir al programa de televisión 'El Hormiguero', está pendiente de lo que ocurra en el seno de su equipo para tomar una decisión de cara a 2018. Él mismo decía después de la carrera que no quiere cambios porque sí, sino porque quiere ganar, como también quiere hacerlo McLaren. Con Honda está claro que ni lo han logrado, ni lo van a lograr, así que deben cambiar cuanto antes.

Todos están trabajando para que ese cambio se produzca. Desde la propia FIA, con el mismísimo Jean Todt a la cabeza, pasando por representantes de otros equipos, están ayudando a que las negociaciones a cuatro bandas entre McLaren, Honda, Renault y Toro Rosso fructifiquen. El escenario es el siguiente: McLaren quiere dejar Honda, pero estos quieren seguir en la Fórmula 1 (como también lo quiere la Federación). Para mantener a los japoneses, han contactado con Toro Rosso, equipo que está dispuesto a dejar de lado Renault para convertirse en escudería motorizada por Honda. De esta manera, los franceses podrían suministrar a McLaren sin problemas.

Posible acuerdo Toro Rosso-Honda

En el 'paddock' de Monza se intensificaron las negociaciones. Reuniones públicas y privadas dieron como resultado un preacuerdo entre McLaren y Renault, y ahora sólo falta que sea Toro Rosso el que mueva ficha por Honda. El máximo responsable de motorsport (por encima de Yusuke Hasegawa, jefe de la sección de Fórmula 1) estuvo presente en el GP de Italia para desbloquear la situación y, de paso, mandar un mensaje de compromiso de su fábrica con la competición. Red Bull, dueña de los derechos de Toro Rosso, tampoco ve con malos ojos el aterrizaje de Honda en el equipo de Faenza. «Para nosotros, un acuerdo entre Toro Rosso y Honda abriría una nueva posibilidad de futuro, ya que Red Bull, aparte de Renault, no tiene ninguna otra opción», aseguraba Christian Horner, jefe de la escuadra de las bebidas energéticas.

Si todo este puzzle se resuelve, Alonso puede firmar un año más con el equipo inglés. El rendimiento del equipo Renault, a día de hoy, tampoco dista mucho del que tiene McLaren, pero la imagen que muestra Red Bull día a día les hace tener esperanza. La gran arma que tiene McLaren es su chasis, uno de los más completos y óptimos de la parrilla, pero su gran hándicap es la unidad de potencia Honda. El propio Alonso se ha cansado de asegurar que se ve, incluso en circuitos tan poco propicios como Monza o Spa, en el 'top 5' si el motor aguanta y rinde los caballos que debería.

El tiempo corre en contra de todos. No obstante. McLaren y Toro Rosso, así como Honda y Renault, deben empezar cuanto antes la fabricación de las unidades de 2018, para tener garantías no sólo de llegar a tiempo a la próxima pretemporada, sino de que podrán plantar cara a sus rivales directos. Mientras tanto, Fernando Alonso (y también Carlos Sainz, aunque el madrileño está atado a lo que dicte Red Bull) sigue esperando acontecimientos. Lo peor que le podría ocurrir es que no se mueva nada: en ese caso estará abocado a seguir con McLaren-Honda. o abandonar la Fórmula 1 en busca de una competición en la que vuelva a subirse a lo más alto del cajón.

Fotos