Retirada

Massa dice adiós la F1… otra vez

Felipe Massa./SRDJAN SUKI | EFE
Felipe Massa. / SRDJAN SUKI | EFE

El brasileño vuelve a anunciar que deja la competición, después de aceptar ‘in extremis’ quedarse un año más a finales de la temporada pasada

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

A la segunda (parece que) va la vencida. Felipe Massa y la escudería Williams han anunciado que el brasileño colgará los guantes y el casco cuando finalice la presente temporada. El brasileño, subcampeón del mundo de 2008, ya quería haberse ido la pasada campaña, pero por agradecimiento y lealtad al equipo, aceptó seguir un año más en el que ha ejercido de ‘tutor’ de un Lance Stroll que ha superado con creces las expectativas, podio en Canadá incluido.

“Como todo el mundo sabe, después de anunciar mi retirada de la Fórmula 1 el año pasado, accedí a volver esta temporada cuando me llamaron. He disfrutado cuatro grandes años con este equipo, pero mi carrera en Fórmula 1 llegará a su fin cuando acabe esta. Una vez más, me gustaría dar las gracias a todos los que me han apoyado este tiempo: mi mujer y mi padre, mi familia entera, mi mánager Nicolas (Todt, hijo de Jean Todt, presidente de la FIA) y todos mis amigos, colegas y patrocinadores. También me gustaría añadir un enorme agradecimiento a todos los fans que me han apoyado increíble y apasionadamente durante estos años. Me quedo con muchos enormes recuerdos así como me preparo para mis dos últimas carreras en Brasil y Abu Dhabi, que aun así serán muy emotivas. Estoy deseando acabar con una nota alta y prepararme para una nueva etapa en mi carrera”, afirma el brasileño en el comunicado de Williams.

Massa pondrá fin así a una carrera en Fórmula 1 que comenzó hace 15 años y que prometía mucho más de lo que finalmente dio. El cenit de su carrera llegó en 2008, cuando se quedó a apenas unos metros de proclamarse campeón del mundo. La lluvia, Timo Glock y Lewis Hamilton lo impidieron. Desde entonces, el declive. Su momento más bajo, sin duda, el accidente de Hungría 2009, cuando estuvo a punto no sólo de perder un ojo, sino incluso la vida. Desde aquel choque no volvió a ser el mismo y, de hecho, no volvió a subirse a lo más alto del podio.

En sus últimos años en Ferrari tuvo que vérselas con un Fernando Alonso que le arrasó, y con el que también se las tuvo. Aunque cordiales, la relación entre ambos nunca llegó a poder calificarse como de amistad. Para Massa, parte de la derrota con Hamilton en 2008 vino dada por la polémica victoria del español en Singapur de aquel año. Nunca se lo ha perdonado, ni siquiera cuando pelearon juntos por conseguir un nuevo título para el Cavallino que nunca llegó.

En Williams vivió una especie de segunda juventud. Aunque sus resultados nunca llegaron a estar a la altura de un coche que, sin ser nada del otro mundo, tuvo siempre la gran ventaja de contar con motores Mercedes, sí volvió a saborear el podio. Cuatro terceros puestos y un segundo, entre 2014 y 2015, han sido sus mejores resultados en su última etapa en Fórmula 1. En total, y a falta de lo que consiga en las dos próximas carreras, Massa ha logrado 11 victorias, 16 poles, 15 vueltas rápidas y 41 podios.

Su destino está aún en el aire, pero todo apunta a que se apuntará a la Fórmula E, el campeonato de monoplazas eléctricos, con el que ya tuvo conversaciones la pasada temporada.

Un hueco para Kubica

Queda libre así un asiento muy apetitoso en el paddock para la temporada 2018. Desde Williams ya llevan tiempo moviéndose en los despachos y con diversos agentes de pilotos para encontrar un sustituto a Felipe Massa.

Entre otros, hay un nombre sobre la mesa que genera tantas dudas como ilusión: Robert Kubica. El polaco ya ha probado con Renault este año, con muy buenas sensaciones, y lleva tiempo trabajando para regresar a la Fórmula 1. De hecho, con este fin contrató al mismísimo Nico Rosberg, campeón del mundo en 2016, para que le ayudara. Las dudas que genera su estado físico, en concreto la mano en la que perdió gran movilidad por su accidente en 2011, son el principal hándicap al que se enfrenta.

Fotos