Fórmula 1

Alonso se queda

Fernando Alonso. /Clive Rose (Afp)
Fernando Alonso. / Clive Rose (Afp)

McLaren y el asturiano continuarán, al menos, un año más juntos, manteniéndose abierta la posibilidad de que el piloto pueda disputar otras competiciones, como las 24 horas de Le Mans

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Era un secreto a voces que, tras un mes mareando la perdiz, se ha convertido en un comunicado, un vídeo y un par de tuits: Fernando Alonso seguirá siendo piloto de McLaren la próxima temporada (o quizá más). El asturiano y el equipo británico ya habían llegado a un acuerdo hace semanas, pero aún quedaban flecos por cerrar, como la duración del contrato o la libertad para que pudiese ‘hacer una escapada’ a otras competiciones, como efectuara en este 2017 en Indianápolis.

Más información

La escudería lo anunció con cierto sentido del humor. En un vídeo, varios miembros del equipo intentan aprender palabras en francés y en español. Lo segundo está claro por qué, mientras que lo primero es una manera de dar la bienvenida a Renault, que serán los motoristas de McLaren a partir de la próxima campaña. Es precisamente el feedback del fabricante francés lo que ha acabado de convencer a Alonso de que seguir era una buena idea.

Fernando Alonso tenía claro que necesitaba varias cosas. La primera, tener un coche competitivo. Tres años lastrado por unos de los peores motores de la historia de la Fórmula 1, los fabricados por Honda, han sido suficientes como para colmar su paciencia. Para renovar, pidió al equipo que se buscasen la vida para encontrar un nuevo suministrador de unidades de potencia: era una exigencia, más que una petición. En McLaren entendieron que era el único camino posible no sólo para mantener al español, sino también para recuperar el paso. Quitarse de encima a Honda allanó, y mucho, la salida del purgatorio.

Los datos que ha obtenido Alonso de Renault son muy prometedores, lo que ayudó a que las duras negociaciones se destensasen mucho. No fue la única exigencia, ni mucho menos. Alonso es consciente de la edad que tiene, y que le queda más pasado que futuro en la Fórmula 1. En McLaren, sin embargo, confían mucho más en él, no sólo como un valor del equipo, sino como el capitán de un barco que está a punto de zozobrar sin remedio. Querían que firmase un acuerdo de más años, pero al final han aceptado la fórmula del ‘uno más uno’: es el piloto quien decidirá, a mitad de temporada, si quiere seguir a la siguiente o no.

«Yo siempre he creído que McLaren había realizado su parte en el lado del chasis, haciendo los pasos justos y con el agarre mecánico que nos podía llevar a ser competitivos. Dejamos las puertas abiertas y hablé con todo el mundo y los diferentes proyectos, pero el que más me convencía era el de McLaren», confesó ante los medios. «Ellos tenían que resolver su situación con el motor y al final decidieron irse con Renault. Ahí hubo que esperar otras semanas más para tener toda la información sobre el nuevo motor que quería», dijo acerca de la tardanza en confirmar la noticia.

Con Le Mans ¿y Daytona? en el horizonte

Pero, ¿cuál es la razón ulterior para que Alonso no se haya decidido a anunciar un acuerdo que ya tenían firmado hace semanas? El objetivo del español no es (o no el único) convertirse en campeón del mundo de Fórmula 1 por tercera vez. La posibilidad de conseguir la ‘triple corona’ (GP de Mónaco, 500 Millas de Indianápolis y 24 horas de Le Mans) es un caramelo que le atrae demasiado como para olvidarse de él. Tras probar en Indy de manera infructuosa, aún le queda su gran sueño de competir en el circuito de la Sarthe en la conocida como la carrera más grande del mundo. Pero no va a ser fácil encontrar un hueco.

El Mundial de Resistencia se encuentra en plena crisis existencial. La categoría reina, los LMP1, están de capa caída (Audi se ha ido ya, Porsche lo hará el año que viene) y la normativa va a cambiar de manera radical. Entre los que aún siguen está Toyota, pero no tiene decidido si va a seguir o no en 2018. Fernando Alonso es un piloto que tienen en su agenda, asegura el portal Motor.es, pero todavía no han cerrado la terna de corredores para la próxima temporada, y obviamente tampoco para la cita de Le Mans.

Además, el español ha recibido una oferta muy seria para competir en otro tipo de coches: los de las 24 horas de Daytona. La gran cita del campeonato norteamericano de resistencia (el IMSA) se disputa en enero, con lo que no chocará con el calendario de la Fórmula 1 como ocurrió en Indianápolis. El ambiente estadounidense ha embriagado a Alonso, y aún no ha renunciado a triunfar allí. Algo que, al menos en un año, no conseguirá en McLaren.

Fotos