Pretemporada

Cartas boca arriba en la penúltima jornada de test

Sebastian Vettel rueda sobre el trazado con su Ferrari. /Alejandro García (Efe)
Sebastian Vettel rueda sobre el trazado con su Ferrari. / Alejandro García (Efe)

Vettel rompe el cronómetro de Montmeló hasta bajar al 1:17, en una jornada en la que varios pilotos superaron ampliamente las 100 vueltas, incluido Stoffel Vandoorne con el McLaren

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Se agota la pretemporada 2018 de Fórmula 1, y los equipos son conscientes de que les queda poco tiempo para ensayar. Por eso, este jueves en el Circuit de Barcelona-Catalunya se vivió un día muy provechoso en el que se vio salir a los monoplazas con neumáticos cada vez más blandos. La buena temperatura que hubo en el asfalto barcelonés propició que todos los coches rodasen sin mayores dificultades, en un día en el que se rebajó el récord oficioso del circuito hasta un espectacular 1:17.182, marcado por Sebastian Vettel.

Ese crono, que incluso podía bajarse más este viernes en función de lo que busquen los equipos, lo logró después de dar varias vueltas por la mañana con los neumáticos hiperblandos, en una tanda corta de tres vueltas en la que rodó de manera constante en 1:17. Sin embargo, esa no es la noticia que hay que mirar. Si bien el tiempo de Vettel es espectacular y muy llamativo, buena parte de la jornada se dedicó a hacer ensayos de carrera por parte de todos los equipos. Algunos rozaron la distancia equivalente a tres carreras, incluso, entre los que estaba el propio Vettel. Es en este tipo de pruebas en las que se puede intuir mejor el rendimiento puro de los coches, donde realmente se puede entrever en qué posiciones están todos.

Ahí es donde Mercedes mete miedo y se confirma como una amenaza real. Otro año más. Valtteri Bottas, encargado de pilotar el W09 por la mañana, realizó varios stints muy constantes en unos tiempos realmente temibles, con neumáticos medios. Primero, rodó de manera constante en 1:22 durante casi 20 vueltas, luego bajó a 1:20 durante otras 10 y realizó una tanda similar pero rebajando aún más hasta el 1:19. Con neumáticos medios, y carga a priori suficientemente alta como para no considerarlo un ritmo alto. Por la tarde, justo nada más pasar el mediodía, Sebastian Vettel y Max Verstappen hicieron lo propio con el Ferrari y el Red Bull respectivamente, y se quedaron a mucha más distancia. En tandas similares, tanto el alemán como el holandés se alternaron con cronos en torno al 1:22 y 1:23, lo que suponen casi dos segundos más lentos que los de Bottas. Hamilton, que rodó sólo del mediodía en adelante, realizó un programa distinto, si bien sus tandas razonablemente largas (no superiores a 10 vueltas) no fueron en cronos significativos.

¿Significa esto que Mercedes parte con ventaja? Eso no es noticia. Ya se preveía que el vigente campeón iba a ser el rival a batir. Donde está el meollo de la cuestión es quién le puede dar respuesta justo detrás, si Red Bull o Ferrari. Según esa misma simulación, todo apunta a que ambos van a estar muy igualados, lo que en el fondo juega a favor del espectáculo… si se obvia a los favoritos por la victoria. Aunque esto son sólo acercamientos teóricos, y sin conocer con exactitud las cargas de combustibles y programas de cada uno, sí pueden mostrar unas líneas maestras de por dónde pueden ir los tiros.

McLaren recupera tiempo perdido

Después de los problemas del miércoles, era fundamental para McLaren hacer que Stoffel Vandoorne rodase una buena cantidad de vueltas. Lo hizo desde buena mañana. El belga fue el primero del día en rebajar la barrera del 1:19, primero, y del 1:18, luego. Después, un pequeño parón para comprobar sistemas les mantuvo en boxes, pero ‘pecata minuta’ comparado con lo vivido en días anteriores.

Stoffel Vandoorne, durante la penúltima jornada de test.
Stoffel Vandoorne, durante la penúltima jornada de test. / Alejandro García (Efe)

Al final, Vandoorne acabó el día con 151 vueltas en su contador, lo que supone un buen saco de datos que pueden confirmar esa idea que tenía Fernando Alonso de que este viernes es casi innecesario rodar. El asturiano será el encargado de poner fin a la pretemporada de McLaren, trufada de más problemas de los previstos, pero mejor de lo que les fue en años anteriores con los motores Honda. Aún no se han ido del todo esos temores relacionados con la fiabilidad, pero en cualquier caso desde la escuadra británica están razonablemente satisfechos.

Queda por ver en qué posición estará Renault, el fabricante que les nutre de motores y, a la vez, uno de sus rivales directos en el campeonato. Carlos Sainz y Nico Hülkenberg se turnaron la jornada de este jueves, como han hecho durante toda la pretemporada, y completaron 69 y 79 vueltas respectivamente. Las sensaciones son optimistas, el RS18 funciona y aunque ha dado un paso adelante, aún está ligeramente por detrás de Ferrari y Red Bull, que son quienes marcan la diferencia en la pelea por el podio. No obstante, han demostrado fiabilidad y eso es un paso adelante con respecto a las previsiones más pesimistas.

Contenido Patrocinado

Fotos