Campeonato Mundial de Resistencia

Alonso, un novato exultante con Toyota

Fernando Alonso./Afp
Fernando Alonso. / Afp

El español completó 113 vueltas y marcó el 5º tiempo global en una inolvidable jornada de test de novatos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Su sonrisa le delataba. No podía ocultar la satisfacción que le producía montarse en un LMP1 híbrido, aunque fuera sólo para unos test y ni siquiera tuviera más trabajo que el de llevar el coche a meta. Fernando Alonso ya es otro de esos pilotos que puede presumir de que ha probado uno de los coches más innovadores del mundo de la competición, el Toyota TS050.

Llegaba a primera hora al circuito de Baréin enfundado en una camiseta de su marca de ropa, unos vaqueros, unas vistosas gafas de sol y unas zapatillas. Sonriente, fue saludando a todos y cada uno de los miembros del equipo Toyota que le esperaban en el motorhome, incluido el otro ‘rookie’ de estos test en el equipo japonés, el francés Thomas Laurent. Se puso el traje de luces, en este caso un mono blanco sin patrocinadores ni ningún distintivo más que su nombre, un casco con sus colores (pero también sin marcas) y a rodar, que era su trabajo.

Sebastien Buemi, ex piloto de Fórmula 1 y uno de los que hoy triunfan en el WEC, fue el encargado de darle la alternativa. Le puso el coche a punto, dio una vuelta de instalación, y dejó al español que se estrenase. Las primeras vueltas le sirvieron para adaptarse, pero sin buscar tiempos. De hecho, acabó último de los seis pilotos que rodaron con un LMP1 en la mañana de Bahrein, tras sólo 37 vueltas al trazado árabe, donde logró, por ejemplo, su primera victoria con Ferrari allá por 2010.

Tras dos horas de descanso, rozando el mediodía, se volvió a subir al TS050. El rendimiento que había mostrado por la mañana fue lo suficientemente bueno como para que sus jefes le permitiesen hacer labores de probador puras, con tandas largas para ensayar con los Michelin que usarán la próxima campaña. Le dio para mejorar su tiempo de la mañana, y parar el crono en un buen 1:43.013. Para poner en perspectiva este tiempo, la vuelta rápida de la carrera de este domingo, marcada por André Lotterer con el Porsche 919 Hybrid, fue de 1:42.862, pero mucho más rápido fue el mejor tiempo del día de test: Timo Bernhard, que ejercía de mentor en Porsche, logró un 1:40.244.

Más allá de los datos de tiempos y vueltas, las sensaciones de Alonso no pudieron más satisfactorias. Se metió una buena paliza de vueltas (en cuatro horas, 113 vueltas) e incluso acabó con mejor tiempo que Thomas Laurent, el otro ‘rookie’ de Toyota en el otro coche y que tiene bastante más experiencia en este tipo de competición. Este mismo domingo estuvo a muy poco de convertirse en campeón del mundo de LMP2, la segunda categoría, con el equipo del actor Jackie Chan.

Las conclusiones: todos contentos

Alonso no podía estar más satisfecho al finalizar la jornada de trabajo. «Ha sido un día genial. Probar un LMP1 siempre es algo bueno para cualquier piloto, porque estos coches son alucinantes de conducir. Son muy consistentes durante toda una tanda, lo que es muy positivo. He querido probar un coche como este desde hace mucho tiempo y hoy lo he conseguido, así que estoy muy feliz», destacaba.

En la misma línea estaba Pascal Vasselon, máximo responsable técnico del Toyota Gazoo Racing. No sólo le dieron a Alonso la oportunidad de probar antes de confirmarle como corredor para Le Mans (y quizá para todo el año), sino que además recibieron un gran ‘feedback’ por su parte. «No rodamos con baja carga de combustible, ni ensayamos en vueltas de clasificación, No había ningún premio en liza», confesaba el dirigente francés, después de señalar, satisfecho, que Alonso había sido «rápido para ser la primera vez que llevaba un coche de ese tipo». «Tuvo que manejar y aprenderse los mecanismos, porque puedes hacer muchas cosas en este coche. Ha estado muy bien», resumía.

La gran duda ahora es cuándo explicarán, si lo hacen, sus planes para 2018. Toyota aún tiene que definir si va a estar en la parrilla del WEC el próximo año, cuando la reglamentación cambia radicalmente. Paralelamente, eso afectará a la que sería una de las grandes noticias del automovilismo mundial de los últimos tiempos: que Fernando Alonso sea confirmado como piloto para las 24 horas de Le Mans. Al fin y al cabo, hacer test sólo sirve si esos datos luego se llevan a una competición real.

Contenido Patrocinado

Fotos