GP Japón

Alonso se despide de la casa de Honda

Fernando Alonso firma autógrafos en Suzuka. /Efe
Fernando Alonso firma autógrafos en Suzuka. / Efe

El GP de Japón será el último en el que McLaren ejercerá de coanfitrión como socio de Honda con el objetivo de los puntos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

La parrilla de la Fórmula 1 disfruta mucho más en el GP de Japón que en otros. Además de un trazado que ha albergado legendarios duelos y definiciones de títulos que ya son historia del deporte mundial, la idiosincrasia del país del Sol Naciente hace que muchos aprovechen los días previos no sólo para aclimatarse al horario, sino también para empaparse de la cultura milenaria que rodea cada esquina de cada ciudad japonesa.

Por eso, no es raro que en Red Bull hayan aprovechado para dar una clase de Kendo, un arte marcial de los más respetados en Asia, o que otros muchos se hayan hinchado a sushi y sashimi como si no lo hubieran probado antes. Japón, además, pone inicio a la definitiva recta final del Mundial, y en la mente de todos están las últimas carreras del año.

Pero, además, para McLaren va a ser una carrera especial. Será la última vez que tendrán que guardar las formas como coanfitriones junto a Honda, ya que será la última cita en la que los británicos tendrán que hacer pleitesía a los que aún son sus socios. Honda se despide de la asociación con McLaren a final de temporada, y lo que van a vivir este fin de semana será un gran número de despedidas. Un cambio de era que no les hace salir de la Fórmula 1, pero sí aceptar retos mucho menos ambiciosos y más acorde a la situación real que están atravesando.

En esta cita, Fernando Alonso tiene ganas de puntuar, como es lógico. Para el asturiano, la cita de Suzuka siempre es especial, ya que es un enamorado absoluto de la cultura japonesa. Por eso, allí tiene casi tantos fans como en España, o igual más. Hasta el punto de que, un par de días antes, organizó un evento de su marca de moda y se tuvo que suspender por problemas de seguridad. Una avalancha de fans se agolpó en la zona donde estaba previsto que se celebrase. Con intervención policial incluida.

Después de la buena clasificación del sábado y la razonablemente buena carrera del domingo, Alonso espera seguir por ese camino. «En Malasia fue sorprendente que los dos coches estuviéramos en la Q3, y este circuito de Suzuka es algo más difícil para nosotros, pero hay zonas que se adaptan bien a nuestro monoplaza. Creo que podemos estar en la Q3, y si lo hacemos, los puntos son posibles», señaló el español. Sobre su futuro, aún se niega a decir nada, aunque tal y como ya se había previsto, todo apunta a que será la semana que viene cuando anuncie por fin su renovación con McLaren.

En la lucha por el título también habrá mucho que decir. Lewis Hamilton saldrá líder, pase lo que pase, gracias a esos 34 puntos que tiene de ventaja sobre Sebastian Vettel. Las dudas con las que acabaron tanto uno como otro, colocan a Red Bull, con Max Verstappen y Daniel Ricciardo, en una posición de favoritismo que ni ellos mismos se esperaban. Cualquier susto que puedan meter en la parte alta de la tabla puede ser fundamental para la resolución del campeonato del mundo. El sinuoso trazado de Suzuka obligará a todos los involucrados a no tener ni un despiste, si no quieren perder unos puntos clave antes de encarar la ronda americana.

Alonso no se moja con Cataluña

Un deportista de primer nivel como Alonso no podía escapar a la situación política que atraviesa España y, concretamente, Cataluña. Mientras otros deportistas con los que se podría comparar, como Rafa Nadal, se han posicionado claramente por la unión y el diálogo de ambas partes, Alonso no se ha mojado. Es más: ha dicho públicamente que opta por no decir nada.

«Mi posición es no tener posición. Cada uno tiene su propia opinión, pero prefiero quedarme al margen antes que estar involucrado», dijo al canal británico Sky. Fernando Alonso siempre ha sido recibido con cariño allá donde ha ido en cualquier circuito de España, tanto en Barcelona, en pretemporada o en el GP nacional de cada año, como en Valencia cuando se disputaba allí el GP de Europa. También en Jerez, cuando se disputaban allí los test de febrero y marzo, fue acogido con mucho cariño por la afición.

En cuanto banderas, Alonso nunca ha ocultado su cariño por España. Desde el principio, repartió espacio en su casco entre la rojigualda y la enseña asturiana azul celeste con la Cruz de la Victoria en el centro. Quizá por eso prefiera no decir públicamente su opinión acerca del conflicto catalán.

Contenido Patrocinado

Fotos